Sin peluca ni gafas de sol, la exmujer de Josep María Mainat rompe su silencio: 'Es frío y calculador'

·3 min de lectura

Hace unas tres semanas, salió a la luz la investigación, por parte de un juez de Barcelona, del intento de asesinato del productor Josep María Mainat, componente del trío humorístico La Trinca y fundador de la productora Gestmusic, por parte de su exmujer Ángela Dobrowolski. Con ella se casó en el año 2012 y con ella tiene dos hijos pequeños, de ocho y cuatro años de edad. Este miércoles por la noche, la alemana de nacimiento rompía su silencio. Dejaba de ocultarse y compartía finalmente su versión de los hechos, acusando a su exmarido de, entre otras cosas, estar detrás de su detención y negando en todo momento que intentara acabar con su vida.

Ángela Dobrowolski
Ángela Dobrowolski

"Para mí es mi gran destape", comenzaba diciendo tras quitarse la peluca y las gafas de sol ante las cámaras de En el punto de mira, antes de recordar que llegó a la Ciudad Condal con 24 años y que al poco conoció al productor, al que sus padres siempre consideraron "el yerno dorado". "Me sorprendió que esta vez estaban de mi parte porque llegaron a la conclusión de que lo que estaba pasando no les gustaba", proseguía. "Los recuerdos son buenos, la actualidad es mala", sentenciaba poco después Ángela, quien eligió para la ocasión el mismo fular que lució Mainat el día de su boda con ella.

Dobrowolski intentaba explicar el origen de las tensiones en el matrimonio. "Cuando empeora su audición es cuando perdemos el contacto. Lo que siguió era la distancia, era una relación fría, empezó el abuso y terminó con lo que hay hoy. Abuso psicológico, emocional y también físico, público... las humillaciones... conocí a una persona que nunca antes en la vida había conocido (...). Mi infidelidad sí que ha cambiado muchas cosas pero no creo que fuera causa de nuestro problema, sino consecuencia. Y el día que salgo de este matrimonio es el día en el que me dice que no me quiere y que se quiere divorciar", manifestó al respecto.

"Nos queríamos. Hoy en día es frío, calculador, controlador, vengativo, abusivo... se me ocurren muchos adjetivos", le definía antes de negar que intentara asesinar a su marido. Sí reconoció que la noche objeto de la investigación se levantó hasta en 13 ocasiones, pero lo achaca a su inquietud por buscar algo dulce para paliar su insomnio. "En el atestado hay más de una incoherencia y más de una mentira absurda como que yo no sabía que el glucómetro no tenía memoria. ¿Qué familiar de un diabético se cree esto?", se quejaba para defender su inocencia. "En mi detención ha habido muchos errores y yo tengo la tendencia de llamar a esos errores 'favores' (...). La palabra de mi marido es suficiente para enviarme a mí al cababozo" añadía, apuntando directamente al hecho de que el productor estaría detrás de todo.

La exmujer de Josep María Mainat
La exmujer de Josep María Mainat

"Rompió cada acuerdo, todos los acuerdos, no respetó ni uno (...) pero para él esas leyes no aplicaron", se quejaba minutos después la alemana. "Nunca en nuestra vida en común me enseñó un solo papel con un número exacto de sus ingresos y gastos", criticó para demostrar que no tenía ningún interés económico en su exmarido. "En su bolsillo no le mira nadie. Luego me criticó por gastar demasiado y no tener en cuenta la situación económica de la familia (...). En caso de divorcio yo sabía que no cobraría una herencia", se escudó.

Esta historia recuerda a la que inspiró una película de Oscar, el caso Von Bulow -en la que la rica heredera Martha von Bulow sufrió un coma hipoglucémico y su marido, Claus von Bulow, fue acusado de intentar asesinarla empleando insulina, aunque finalmente logró ser absuelto-. Por lo pronto no dejan de surgir nuevos detalles, como el contrato prematrimonial que firmaron en su día Mainat y Dobrowolski en el que se reflejaban tanto la manutención y custodia de los hijos como la pensión compensatoria que recibiría. Ahora, al menos, conocemos la versión de Ángela después de que Mainat sí se haya pronunciado en anteriores ocasiones.