"¿Con qué película de terror lo has pasado realmente mal?": la pregunta de un tuitero que se ha hecho viral

·10 min de lectura

Si hay un género de cine más subjetivo que la comedia, ese es el terror. Y es que los horrores que a unos les causan pánico e insomnio a otros les dejan indiferentes o incluso les provocan risa. Por eso, al margen de críticas, premios y recaudaciones, siempre es interesante conocer de primera mano qué películas de terror son las que realmente han llegado a espantar a sus espectadores.

Un aluvión de usuarios de Twitter están confesando qué títulos del género les han causado verdadero horror y espanto.
Un aluvión de usuarios de Twitter están confesando qué títulos del género les han causado verdadero horror y espanto. (Imagen: A24)

Eso mis debió de pensar el tuitero @levmauc cuando lanzó en Twitter la pregunta “¿Con qué película de terror lo has pasado realmente mal?”, invocando un torrente de respuestas con recomendaciones que oscilan entre lo previsible y lo absolutamente sorprendente.

El propio usuario arranca con una recomendación poco conocida pero de lo más interesante: La autopsia de Jane Doe (2016). El tercer largometraje del director de Trollhunter, el noruego André Øvredal es una de esas películas que se lo juegan todo a una carta. En este caso, se trata de la historia de un forense y su hijo aprendiz que reciben, a altas horas de la noche, el encargo de realizar la autopsia al cadáver de una joven, encontrado en extrañas circunstancias.

Sin hacer spoilers, desde aquí te solo te decimos que en menos de 90 minutos, la investigación que padre e hijo llevan a cabo sobre el misterioso cuerpo contiene más tensión que sagas de terror enteras, y que en más de una ocasión nos ha llegado a resultar casi insoportable. Y eso que la película no es especialmente gore… (para narrar una autopsia completa).

En conclusión: la iniciativa de @levmauc no podía arrancar con una propuesta mejor. La pregunta es: ¿estarán las del resto de usuarios a la altura?

Hasta cierto punto y según el caso, como era de esperar. Un usuario asegura haberlo pasado realmente mal con La cuarta fase (2009), segundo largometraje de terror de Olatunde Osunsanmi, sobre una serie de misteriosas desapariciones en un pueblo de Alaska que llevan teniendo lugar 40 años y una posible conspiración gubernamental.

De nuevo, sin ánimo de hacer spoilers y solo para insinuar por dónde van los tiros, diremos que el título hace referencia a cierta película de Steven Spielberg. Recomendación original por lo poco visto de la cinta, aunque en este caso nosotros no compartimos el entusiasmo por ella.

Otros tiran más por algo menos desconocido, recomendando por ejemplo Sinister (2012). La cinta de Scott Derrickson (El exorcismo de Emily Rose, Doctor Strange) es una interesante e infravalorada alternativa a sagas como las de Insidious o Expediente Warren, con un convincente Ethan Hawke investigando el misterio de unas inquietantes tiras de celuloide que muestran lo que parecen ser asesinados rituales. Atmosférica, divertida y con un final ciertamente cuestionable, a nuestro juicio Sinister es una propuesta imperfecta pero muy válida como recomendación.

Y ya que mencionábamos Expediente Warren e Insidious, por supuesto no faltan usuarios que optan por estas opciones de lo más mainstream. Ojo, esto no les resta efectividad a ninguna de las dos, pero no podemos olvidar que se trata de algunas de las películas de terror más vistas de los últimos tiempos –junto con sagas spin off como Annabelle o La monja. ¿Recomendables? Sí, aunque es como recomendar el helado de vainilla.

Babadook (2014), de la australiana Jennifer Kent, es otra de las sugerencias que encontramos en respuesta al tuit original. Estamos ante una de las cintas de terror más originales y personales de los últimos años, una historia de maternidad oscura y psicológica, que se zambulle en los abismos de la locura sin renunciar a su propio y escalofriante hombre del saco.

Y hablando de sacos, en el mismo que Babadook podríamos meter Hereditary (2018), el debut de Ari Aster (Midsommar): otra historia sobre demonios personales y la delgada línea que puede separar la locura de lo sobrenatural. Si decíamos que La autopsia de Jane Doe es una de las cintas más tensas de los últimos tiempos, tenemos que poner Hereditary a su altura. Solo le encontramos un defecto: contiene multitud de ingredientes diversos que provienen de cintas míticas del género, y el resultado final, aunque muy efectivo, puede parecer un cóctel de influencias.

La ya mencionada Midsommar (2019), también de Ari Aster, comparte con Hereditary el gusto del director por los traumas irresolubles, los dramas personales que se acaban convirtiendo en pesadillas y la puesta en escena calculada al milímetro para resultar lo más inquietante posible. Aquí no hay fantasmas, pero más de uno (y una) se espantará aún más al reconocer aspectos concretos de su vida sentimental en la historia de la protagonista y su novio.

Sorprende no encontrar Déjame salir (2017), el exitosísimo debut de Jordan Peele, entre las recomendaciones de películas más terroríficas. Pero no puede parecernos mal que se recomiende Nosotros (2019), su siguiente película. Una imperfecta historia de doppelgängers terroríficos con algunas de las imágenes más inquietantes del terror reciente y un polémico final que pone patas arriba toda la historia. Hay que verla, aunque solo sea para opinar.

También irregular era aquella adaptación de Silent Hill que Christophe Gans estrenó en 2006. Un loable intento por trasladar a la gran pantalla el fantasmagórico universo del videojuego, en el que los monstruos parecen ser proyecciones de los traumas íntimos del protagonista (al menos así es en el juego, ya que la película se limita a tomar esas mismas criaturas y enfrentarlas a los personajes de su historia). Con una atmósfera lograda, un diseño de criaturas acertado (que bebe directamente de los juegos) y una historia enrevesada y poco convincente, Silent Hill solo nos parece obligatoria para gamers y estudiosos de las adaptaciones de videojuegos.

Como bien señala el usuario que la recomienda, No respires (2016) podría considerarse más thriller que terror –al menos por la completa ausencia de elementos sobrenaturales. Pero nosotros consideramos que la película del uruguayo Fede Alvarez (Posesión infernal) no solo tiene cabida dentro del género sino que es una de las mejores recomendaciones de esta lista colectiva. Una historia tensa como pocas, en la que un puñado de jóvenes ladrones debe sobrevivir a la amenaza de un ex marine ciego de armas tomar. El efecto de la película hace honor a su título: más de una vez te sorprenderás aguantando la respiración hasta el extremo de marearte.

Y aunque son muchos más las recomendaciones que encontramos, cerremos nuestro repaso con un título español: [REC] (2007). La cinta de Jaume Balagueró y Paco Plaza que revolucionó la taquilla nacional, interesó a medio mundo por el terror hispano y volvió a impulsar una nueva ola de falsos documentales de terror (incluyendo su propio remake estadounidense) es una montaña rusa de sustos, tensión e incluso humor negro, con uno de los finales más agobiantes que recordamos. Más que inventar nada, [REC] toma de mil sitios y, con gran conocimiento y calculado efectismo, entrega una experiencia cinematográfica de esas que merece la pena vivir en una sala.

Echa un vistazo y toma nota de todas las otras recomendaciones de los usuarios. Y si crees que falta alguna, ¡no dudes en proponerla!

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente