Películas y miniseries basadas en hechos reales para analizar el racismo sistémico de EEUU

·14 min de lectura

La muerte de George Floyd el pasado 25 de mayo ha desatado protestas y disturbios por todo EEUU, en un movimiento que ya se está extendiendo cada vez por más países. Después de que las imágenes de un Floyd desarmado siendo ahogado por un oficial de policía blanco diesen la vuelta al mundo, el movimiento Black Lives Matter ha logrado que el racismo sistémico desbanque al Covid-19 como principal preocupación de cientos de miles de personas. Y es que las trágicas muertes de Floyd, Eric Garner, Breonna Taylor, Ahmaud Arbery, Tony McDade y tantos otros afroamericanos, víctimas de la violencia policial, han ido colmando un vaso que hoy parece haberse desbordado.

Las protestas que están teniendo lugar en EEUU a raíz de la muerte de George Floyd nos recuerdan que el racismo sistémico sigue siendo un problema en el país –algo que el cine y las series vienen haciendo desde hace años. (Imágenes: Warner Bros. Pictures / The Weinstein Company / Atsushi Nishijima - Netflix)
Las protestas que están teniendo lugar en EEUU a raíz de la muerte de George Floyd nos recuerdan que el racismo sistémico sigue siendo un problema en el país –algo que el cine y las series vienen haciendo desde hace años. (Imágenes: Warner Bros. Pictures / The Weinstein Company / Atsushi Nishijima - Netflix)

En cualquier caso, lo que más está quedando patente en las voces de esas miles de personas –conocidas y anónimas– es la necesidad de poner al frente el debate social sobre la injusticia racial, con el fin de zanjarlo de una vez por todas. Pero por más que lo deseemos, una sociedad global no puede cambiar de la noche a la mañana, sino que es necesaria una educación que fomente el compromiso individual de cada uno de nosotros. Porque en los tiempos que corren, la implicación personal lo es todo: no basta con no ser racista, es fundamental ser anti-racista. Y es aquí donde el cine y las series pueden desempeñar un papel crucial. La cultura de masas refleja y determina toda una mentalidad colectiva, y el audiovisual es sin duda el medio de nuestro siglo –o al menos uno de los más influyentes–. Por ello, no puede eludir su responsabilidad en la visibilización del racismo histórico, contemporáneo y sistémico de EEUU. Porque, nos guste o no, lo que se mueva en Norteamérica acabará cambiando al mundo entero…

Por eso les traemos un puñado de películas y series recientes que dramatizan hechos reales –históricos o contemporáneos– sobre el racismo estructural en EEUU. Historias poderosas que nos quieren poner en la piel del oprimido, y de esa forma cumplen la tan necesaria función de hacernos comprender (aunque no compartir, eso es imposible) lo que supone ser víctima de la discriminación. Un despertar duro pero imprescindible si el día de mañana queremos poder mirarnos en el espejo como sociedad.

MINISERIE: Madam C. J. Walker: Una mujer hecha a sí misma (2020)
Empezamos con uno de los títulos más recientes, estrenado en Netflix el pasado 20 de marzo. Esta serie limitada de cuatro episodios nos cuenta la historia de Madam C. J. Walker basándose en la biografía que escribió su tataranieta, A’Lelia Bundles: On Her Own Ground. La oscarizada Octavia Spencer encarna a la primera millonaria afroamericana que creó un imperio de la estética y revolucionó el concepto de belleza negra, rompiendo barreras y prejuicios raciales y sexuales a comienzos del s. XX. La serie traslada por primera vez a la pantalla este relato de devoción, ingenio, coraje e irreverencia, sobre una pionera que superó obstáculos insalvables y, como reza el título, logró “hacerse a sí misma”. Una historia de superación que, no obstante, debería hacernos reflexionar sobre todas esas limitaciones a las que C. J. Walker tuvo que enfrentarse, y cuánto de ellas pervive hoy en día.

Disponible en Netflix

BIOPIC: Cuestión de justicia (2019)
Fue una de las películas estrenadas semanas antes de anunciarse la cuarentena en España y tras el cierre de los cines muchos espectadores se quedaron sin poder verla. Sin embargo, Warner Bros. ha permitido que esté disponible en plataformas de alquiler siendo una de los biopics que se ajustan perfectamente a esta propuesta de producciones que ayudan a comprender el racismo sistemático en EEUU. Y es que la película de Destin Daniel Cretton se antoja como una respuesta necesaria a los acontecimientos del presente. En ella se nos cuenta la historia real de Walter McMillan (Jamie Foxx), un afroamericano que fue injustamente condenado por el asesinato de una mujer blanca y puesto en el corredor de la muerte, donde espera su ejecución hasta que el graduado de Harvard, Bryan Stevenson (Michael B. Jordan), viaja a Alabama para ofrecer asistencia legal a los prisioneros condenados a muerte. Basada en uno de los primeros casos del abogado y activista Stevenson -plasmado a su vez en el libro homónimo- esta conmovedora película no solo pone de relieve la relevancia de este abogado pro-derechos civiles, sino también y más crucialmente, los peligros del racismo inherente al sistema judicial estadounidense. No en vano sus protagonistas nos contaron en exclusiva que "la gente que ve esta película, salen cambiados".

Disponible en plataformas como Amazon Prime, Rakuten TV, Movistar+, etc.

MINISERIE: Así nos ven (2019)
Aunque volveremos a hablar de Ava DuVernay en esta lista, podemos decir ya que Así nos ven es, para nosotros, su obra más madura. Esta desgarradora miniserie de Netflix, dividida en cuatro partes y producida por Oprah Winfrey, dramatiza el caso real de “Los cinco de Central Park”. En 1989, cinco adolescentes de Harlem -Antron McCray, Korey Wise, Yusef Salaam, Kevin Richardson y Raymond Santana- que no se conocían entre sí pero se vieron atrapados en una pesadilla tras ser acusados injustamente de haber violado a la joven banquera Trisha Meili cuando salía a correr por Central Park en Nueva York. Tras sufrir una enorme presión judicial, social y mediática, de ser engañados y agredidos psicológicamente, cuatro de ellos acabaron cediendo y, obligados, confesaron la violación que no habían cometido. Pese a la ausencia de pruebas y de ADN, los jóvenes pasaron entre 6 y 13 años entre rejas hasta que el autor real de la agresión salió a la luz y confesó. Extrayendo brillantes interpretaciones de actores como Jharrel Jerome (Moonlight) o Michael K. Williams (The Wire), DuVernay nos ofrece otro preciso retrato del prejuicio policial, el racismo judicial, avivado por las presiones mediáticas y sociales.

Disponible en Netflix.

BIOPIC: Infiltrado en el KKKlan (2018)
Como se ha comprobado en sus recientes comentarios a propósito de las muertes de George Floyd y Eric Garner, Spike Lee sigue siendo uno de los directores más comprometidos en la lucha contra el racismo. Aunque no será esta la última vez que le mencionemos, sí será la única en que lo haremos con una sonrisa. Y es que el reivindicativo cineasta siempre ha sido un pionero de lo que podría llamarse el drama social con dosis de comedia negra, e Infiltrado en el KKKLan es uno de sus mejores exponentes -no en vano Lee se alzó con el Óscar al Mejor Guion adaptado, su primera estatuilla dorada-. Para quien se perdiese esta brillante obra ambientada en los años 70, solo diremos que adapta las memorias de Ron Stallworth (John David Washington), el primer detective afroamericano de la policía de Colorado Springs, que se infiltró en un capítulo local del infame Ku Klux Klan. Al no poder infiltrarse de manera física formó una relación telefónica con el cabecilla y líder del grupo, David Duke, haciéndose pasar por un fiel seguidor mientras un compañero blanco y judío (interpretado por Adam Driver) cumplía el resto de la misión en persona. Una historia que a priori se antoja imposible pero que sucedió en la vida real, poniendo en evidencia no solo el difícil camino que tuvo Ron para ser tomado en cuenta en su trabajo debido a su color, sino también la política racista de este movimiento a través de momentos que erizan la piel. La brillantez del guion de Lee y su humor cáustico y cortante no impiden que los espectadores reciban claro y alto el mensaje contra los prejuicios y la violencia racista que recorre toda la película.

Disponible en Movistar+

BIOPIC: Detroit (2017)
También reivindicativa ha sido siempre Kathryn Bigelow, la directora especializada en dramas trepidantes, tanto por la acción como por su estilo cinematográfico frenético, cuya última película recreó y conmemoró el 50º aniversario del incidente de racismo y brutalidad policial del Motel Algiers, que tuvo lugar en Detroit allá por 1967, en mitad de la conocida revuelta de la calle 12. En aquellos disturbios (de los más grandes en la historia de EEUU), un grupo de agentes fueron al motel confundiendo los disparos inmaduros de un joven con un francotirador, respondiendo con violencia injusta sobre un grupo de adolecentes afroamericanos que se encontraba en el lugar. Los intimidaron con amenazas, golpes y separándolos en habitaciones pretendiendo ejecutarlos a cambio de una confesión, pero el resultado fue la muerte de tres de ellos y los polícias -todos blancos- no fueron procesados y volvieron al trabajo. La familia de una de las víctimas demandó a la ciudad de Detroit pero el gobierno local no acepta la culpa. John Boyega (Star Wars: el ascenso de Skywalker) nos ofrece una magnífica interpretación como Melvin Dismukes, un guardia de seguridad privado afroamericano que estuvo allí sin poder actuar en defensa de los adolescentes ante el abuso de poder de los oficiales, mientras Will Poulter hiela la sangre como uno de los polícias. Una película poderosa e impactante, de esas que son difíciles de olvidar.

Disponible en Filmin y Amazon Prime Video.

BIOPIC: Loving (2017)
Jeff Nichols
(Mud) recrea de forma conmovedora la historia real de la pareja compuesta por el obrero Richard Loving (Joel Edgerton) y su esposa Mildred Jeter (Ruth Negga), los protagonistas del histórico caso del Tribunal Supremo en 1967 que acabó invalidando las leyes que prohibían los matrimonios interraciales. Combinando con sutileza y habilidad el romance y el drama legal, Nichols consigue llevar al plano personal el aspecto político de esta historia real para denunciar cómo una parte importante de la sociedad consideraba una provocación intolerable que dos personas de diferente origen étnico contrajeran matrimonio. Película lenta sobre el valor y la verdad de los sentimientos, y cómo estos se imponen a cualquier prejuicio o discriminación. Puede que aquellas leyes hayan cambiado o desaparecido, pero las oscuras pasiones que las animaban por entonces siguen vivas en nuestro presente. Nichols nos permite adentrarnos en el dolor, la falta de comprensión, el rechazo pero también el amor que rodeó las vidas de esta pareja histórica al hacernos partícipes de sus momentos más íntimos con una naturalidad contagiosa. Loving es una película que desborda empatía y una de nuestras imprescindibles en esta lista.

Disponible en alquiler en Rakuten TV, Google Play o Youtube

DOCUMENTAL: Enmienda XIII (2016)
En esta ocasión, Ava DuVernay se pasa al documental para recoger el testimonio de activistas, políticos y ex-presidiarios y analizar la criminalización sistemática de los afroamericanos, con el foco puesto en la injusticia de los encarcelamientos masivos en EEUU. Su título se refiere a la 13ª enmienda de la Constitución de los EEUU, que en 1865 abolió la esclavitud y que reza: “Ni la esclavitud ni la servidumbre involuntaria, excepto como castigo por un crimen por el que el individuo haya sido debidamente condenado, existirán en los EEUU”. Y es que para DuVernay, la esclavitud como tal no desapareció sino que se prolongó o encontró una nueva forma en los encarcelamientos masivos de afroamericanos y la pronunciada desigualdad del sistema carcelario de su país. Aunque no es para los débiles de corazón, este enérgico documental de Netflix, ganador del Emmy, resulta tan educativo como inspirador para luchar contra la injusticia racial a un nivel tan clave como el institucional.

Disponible en Netflix

BIOPIC: Selma (2014)
Seguimos con DuVernay, y concretamente con la película que la convirtió en una cineasta respetada en todo el mundo. Estamos ante la dramatización de las marchas entre Selma y Montgomery (Alabama) que en 1965 condujeron a la Ley de Derecho al Voto, con la que quedó prohibida la discriminación racial en las votaciones electorales. No podemos describirlo de otra forma: David Oyelowo se transforma por completo en Martin Luther King Jr., el histórico activista pro-derechos civiles que se inspiró en Mahatma Gandhi. Una cautivadora interpretación que da vida a King en la cima de su influencia social y mediática, comenzando con el Premio Nobel de la Paz que le fue otorgado en 1964 y concluyendo con la mencionada marcha al año siguiente, durante la cual guió a sus seguidores de manera pacífica –y a cambio se encontró ataques policiales y el asesinato de varios manifestantes. Una inspiradora muestra de las enormes dificultades y presiones que King y sus asociados sufrieron al tratar de obtener el apoyo general de la sociedad, que no deja de confrontar directamente el coste de aquella lucha pacífica pero determinada, cuyo eco sigue resonando en nuestro presente. Y es que si algo nos indican los últimos acontecimientos es que el famoso sueño de King de una coexistencia pacífica e igualitaria entre las diferentes razas aún está lejos de ser una realidad.

Disponible en Filmin

BIOPIC: Fruitvale station (2013)
El debut como director de Ryan Coogler (Black Panther) dramatiza el último día en la vida de Oscar Grant (Michael B. Jordan), un afroamericano de solo 22 años que fue detenido y disparado por la espalda por un oficial de policía en San Francisco. Según el relato oficial, Grant se había visto envuelto en una pelea en un vagón de metro cuando regresaba a casa en la madrugada del 1 de enero de 2009. Cuando el tren se detuvo para disolver la trifulca, dos oficiales de policía le retuvieron en la estación hasta que el agente Johannes Mehserle le disparó por la espalda mientras su compañero le tenía inmovilizado causando su muerte al poco rato. Aunque Coogler siguió explorando la cuestión racial en blockbusters como Creed o la exitosísima Black Panther, esta es sin duda su película más incisiva y relevante hasta la fecha, ya que no solo por resultar dolorosa deja de ser esencial y necesaria. Una historia real sobre otra vida acabada de forma tan prematura como injusta que demuestra el avance nulo del problema en EEUU y cómo la historia tiende a repetirse por mucho que pase el tiempo. De máxima actualidad.

Disponible en Filmin

BIOPIC: 12 años de esclavitud (2013)
Del mismo año fue la aclamadísima 12 años de esclavitud, ganadora en 2014 de los Óscar a Mejor Película, Mejor Guion Adaptado y Mejor Actriz de Reparto para Lupita Nyong’o. En este drama histórico, Steve McQueen adapta las memorias homónimas del esclavo Solomon Northup (aquí interpretado por Chiwetel Ejiofor), publicadas en 1853. Northup fue un afroamericano nacido libre en el estado de Nueva York que en 1841 fue secuestrado por dos estafadores, vendido como esclavo y puesto a trabajar en las plantaciones de Louisiana durante 12 años hasta su liberación. En esta historia épica y terrible, McQueen no se priva de nada para ofrecer un retrato vívido de la violencia y los abusos que conformaron la realidad brutal del esclavismo. Con todo, quizá la reflexión más importante que proponga esta brutal obra maestra del responsable de Shame es preguntarnos hasta qué punto han sanado las cicatrices de aquel indignante horror, y no nos referimos a las físicas.

Disponible en Filmin y Movistar+

BIOPIC: Malcolm X (1992)
Terminamos nuestra lista haciendo un poco de trampa: estrenada en 1992, Malcolm X está lejos de ser una película “reciente”. Pero si muchos consideran Haz lo que debas la obra maestra de Spike Lee, nosotros pensamos que este honor bien se lo puede disputar su biopic del controvertido líder y activista de los derechos civiles -una película imprescindible para comprender este movimiento-. Superando incalculables presiones y luchando con y contra sus financieros, Lee logra humanizar al imponente icono de Malcolm Little (Denzel Washington) en sus sucesivas etapas personales e ideológicas. Poco importa si estamos o no de acuerdo con los métodos y las proclamas de Malcolm X (que no rechazaba la violencia armada como recurso en la lucha por la liberación e igualdad de los afroamericanos), o con giro hacia la Nación del Islam (con la que finalmente rompería): la cuestión es asistir a una recreación épica y muy relevante de uno de los episodios centrales de la lucha por los derechos civiles. Con sus 3 horas y 22 minutos de duración, Malcolm X es un plato para saborear con tiempo, guiados por la hipnótica interpretación de Washington (que no en vano fue nominado al Óscar) y recordar otro de los capítulos en la lucha por la igualdad en EEUU.

Disponible en Amazon Prime Video

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente