La película de Tom Cruise de la que espero una secuela después del éxito de ‘Top Gun: Maverick’

·8 min de lectura

Lo de Top Gun: Maverick está siendo espectacular y pocos vaticinamos hasta qué punto la película sería el pelotazo comercial que es y el impulso que significa para la industria del cine. La secuela perdida del clásico de 1986 irrumpió en la taquilla mundial a finales de mayo provocando un boom sónico con recaudaciones que últimamente solo toca el cine de superhéroes. Pero el regreso de Tom Cruise como Pete ‘Maverick’ Mitchell no solo está arrasando económicamente, sino que ha recibido críticas excelentes y está gustando muchísimo entre el público.

Todos coinciden en señalar su naturaleza de blockbuster con historia y emoción que va más allá de la nostalgia barata para recuperar el cine que se hacía antes. Y todos están de acuerdo también en que Cruise es una de las últimas estrellas clásicas de Hollywood. Si no la última. Ante este tremendo triunfo del cine, que ha vuelto a colocar al actor en (literalmente) lo más alto granjeándole el mejor estreno de toda su carrera, cabe preguntarse qué otros proyectos pasados se podrían recuperar para darles una secuela. Y para mi propuesta número 1 no hay que irse muy atrás: Al filo del mañana.

Carteles de 'Top Gun: Maverick' (Paramount Pictures) y 'Al filo del mañana' (Warner Bros. Pictures)
Carteles de 'Top Gun: Maverick' (Paramount Pictures) y 'Al filo del mañana' (Warner Bros. Pictures)

La imagen pública de Tom Cruise no siempre ha sido positiva. El actor saltó a la fama en los 80 con películas como Risky Business, La clave del éxito, Cocktail, Días de trueno o Top Gun (Ídolos del aire), y a partir de ahí se convirtió simplemente en uno de los actores más famosos de la historia, encadenando un éxito detrás de otro en el cine y recibiendo tres nominaciones al Oscar (la última en 1999, por Magnolia). Paralelamente, su vida privada y sus relaciones amorosas (Nicole Kidman, Penélope Cruz, Katie Holmes) fue tema perenne en las revistas, llevando a una sobreexposición entre finales de los 90 y principios del nuevo milenio que acabó pasándole factura.

Su reputación con el público se deterioró a raíz de su vinculación a la Cienciología y en base a entrevistas en las que actuaba de forma extraña y parecía haber perdido el norte, como aquella vez que se subió al sofá de Oprah para proclamar su amor por Katie Holmes o ese ataque de risa durante otra entrevista con David Letterman, que inspiró a Christian Bale para crear a su personaje de American Psycho, el psicópata asesino en serie Patrick Bateman. Por no hablar de cuando dijo que se iba a comer la placenta de su hija Suri, nacida en 2006 (aunque lo desmintió como broma poco después), que hizo correr ríos de tinta. Sea por lo que sea, Tom Cruise siempre es noticia, y en aquella época, no era noticia por los mejores motivos.

¿Qué pasó entonces? Cruise empezó a regular más sus apariciones públicas y a conceder menos entrevistas en un intento de recuperar ese halo de misterio e inaccesibilidad de las verdaderas estrellas de Hollywood. No sabemos si Cruise sigue siendo el mismo de entonces, pero él se ha encargado de no mostrárnoslo. Y lo ha hecho centrándose exclusivamente en una cosa, lo que más le importa: el cine.

Y cuando digo “cine” me refiero al cine-cine, a la experiencia clásica en salas. Porque Cruise es un ávido defensor del Séptimo Arte en su forma más tradicional y ya ha prometido que nunca hará una película de streaming. Su compromiso con el cine en pantalla grande se ha podido ver claramente en todos sus estrenos de los últimos 15 años, superproducciones de acción en las que él es la estrella indiscutible, donde se ha desmarcado haciendo sus propias escenas de riesgo, poniéndose el listón cada vez más alto y rizando el rizo de la locura con cada película, y donde también se reserva siempre un papel de productor para mantener el control creativo de su carrera. Y de su vida. Aunque ha tenido fracasos (la debacle de La momia y el frustrado Dark Universe), su carrera ha sido consistentemente triunfal, con números 1 en cinco décadas distintas y el éxito continuado de la saga Misión Imposible, donde interpreta al agente Ethan Hunt.

Tom Cruise en un fotograma de 'Top Gun: Maverick' (Paramount Pictures)
Tom Cruise como el Capt. Pete "Maverick" Mitchell en 'Top Gun: Maverick' de Paramount Pictures, Skydance y Jerry Bruckheimer Films. (© 2019 Paramount Pictures Corporation. All rights reserved.)

Con las nuevas entregas de M:I previstas para 2023 y 2024, cabe centrarse en una de las películas que, entre misión y misión de Ethan Hunt, nos recordaron por qué Cruise es uno de los mejores, si no el mejor actor de acción de Hollywood. Así llegamos a Al filo del mañana, thriller de acción y ciencia ficción dirigido por Doug Liman (Jumper) que se estrenó en 2014 entre críticas excelentes, convirtiéndose en una de las más gratas sorpresas de la temporada. La película parte de la idea del clásico bucle temporal de Atrapado en el tiempo para darle una original vuelta de tuerca en la que un soldado (Cruise) que lucha contra la invasión extraterrestre revive el mismo día de batalla una y otra vez, ya que el día se reinicia cada vez que muere, y debe usar esa experiencia para averiguar cómo parar el ataque.

Acompañado de una Emily Blunt en plena forma, con un ritmo que atrapa y no suelta, ingenio y sentido del humor, efectos visuales de primera y escenas de acción verdaderamente alucinantes, Al filo del mañana gustó mucho, pero no fue el éxito de taquilla esperado. La película había atravesado sonados problemas durante su producción, con un rodaje que se alargó más de la cuenta y constantes regrabaciones, pero el resultado no reflejaba lo arduo de su proceso creativo, sino todo lo contrario. Al filo del mañana es una película impecable en la tradición del Spielberg de Minority Report, y otro ejemplo, antes de Top Gun: Maverick, de blockbuster que ofrece todo: acción de categoría, espectáculo y emoción.

El film llevó a cabo una hazaña: una película sobre el concepto de la repetición que no resulta repetitiva, gracias a una historia que se reinventa constantemente manteniendo nuestra atención y no da un segundo de tregua desde su impresionante arranque. En ella se puede ver un equilibrio absoluto entre la ciencia ficción inteligente y el mejor cine de acción, demostrando que el cine de palomitas y la calidad no tienen por qué estar reñidos, una de las máximas de la carrera de Cruise. Pero como decía, los números no acompañaron, con apenas 350 millones de euros recaudados en todo el mundo (370,54 millones de dólares, BoxOfficeMojo), una buena cifra, pero no suficiente para considerarla un taquillazo, especialmente teniendo en cuenta su elevado coste de producción (casi 180 millones). Esto se achacó a una campaña de marketing poco efectiva y, curiosamente, a su título, que fue tachado de genérico y cambiado a posteriori al mucho más pegadizo (y literal) Live Die Repeat, que había sido el eslogan en la promoción.

A pesar de la decepción en taquilla, Al filo del mañana se ganó una legión de fans y no tardó en recibir la etiqueta de película de culto. Poco después, Christopher McQuarrie (guionista principal y uno de los artífices de Misión Imposible) y Cruise dejaron claras sus intenciones de hacer una secuela. El proyecto empezó a moverse, pero lo hizo muy lentamente. En años posteriores, Liman confirmó una y otra vez que la segunda parte estaba en marcha. En 2016 aseguró que iba a ser mejor que la primera y la describió como una secuela que es a la vez precuela. En 2017 llegaron a anunciar el título oficialmente: Live Die Repeat and Repeat. Y en 2019, el director confirmó que el guion estaba terminado después de varias reescrituras. Sin embargo, el proyecto se estancó tras los continuos retrasos y entonces llegó la pandemia de Covid-19. Entre eso y un presupuesto estimado de nuevo demasiado elevado, el futuro de la secuela se volvía a poner en duda. En febrero de 2022, se desveló que Warner llevaba tiempo desarrollando un spin-off en forma de serie para HBO Max, pero desde entonces no se volvió a saber nada, lo que para muchos puso el último clavo en el ataúd.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Sería una pena que Al filo del mañana, o Live Die Repeat si lo prefieren, se quedase sin explorar el enorme potencial de sus ideas y su universo. En 2022, esta joya de la ciencia ficción ha cumplido 8 años y este tiempo solo ha servido para afianzarla como una de las mejores superproducciones de acción del cine reciente. La película nos dio a un héroe muy humano en Cruise, contribuyendo a su relanzamiento tras aquella etapa tan extraña, y encumbró a Blunt como una de nuestras actrices favoritas, encarnando con fuerza y carisma una heroína contundente que queremos volver a ver en acción. Pero sobre todo, demostró que podemos exigir más a este tipo de películas.

Salvando las distancias, Al filo del mañana supone, como Top Gun: Maverick, la experiencia blockbuster completa, una película que no se siente como producto de marketing, sino como cine, con mayúsculas. Ante el panorama actual del cine, en el que el streaming se impone y las superproducciones son las únicas que atraen en masa al público, necesitamos más películas como estas, que nos recuerden por qué volvemos a la oscuridad de las salas, algo de lo que Cruise parece tener la clave. Cruzo los dedos para que el éxito supersónico de su último trabajo sirva para resucitar la secuela de Al filo del mañana, un proyecto perdido que hoy más que nunca merece la pena reencontrar.

Al filo del mañana está disponible en el catálogo de HBO Max y para comprar y alquilar en digital a través de Amazon, Apple TV, Rakuten TV y Microsoft.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente