Una película de terror arrasa en TikTok con espectadores traumatizados

Cine 54
·5 min de lectura

Estrenada en 2011, Megan Is Missing parecía condenada a ser una más entre los cientos de películas de terror filmadas como falsos documentales que se han producido en la última década. Quizá un ejemplo algo más polémico que la media, dado que fue prohibida en Nueva Zelanda por mostrar violencia sexual y conductas sexuales por parte de adolescentes. Pero poco más.

Y así fue hasta que, nueve años después y sin que nadie se lo pueda explicar, la película de Michael Goi se ha vuelto viral entre los usuarios de TikTok, obligando al director a pedir disculpas.

La cinta Megan Is Missing, filmada en 2006 y estrenada en 2011, se ha hecho viral en la red social y su director ha tenido que pedir perdón a los usuarios "traumatizados". (Imagen: Anchor Bay Films / TikTok @gutituco)
La cinta Megan Is Missing, filmada en 2006 y estrenada en 2011, se ha hecho viral en la red social y su director ha tenido que pedir perdón a los usuarios "traumatizados". (Imagen: Anchor Bay Films / TikTok @gutituco)

En efecto, Megan Is Missing es la nueva sensación de ese frenético escaparate de tendencias y obsesiones culturales que es TikTok. Y es que sus usuarios la están calificando de “traumática” y muchos aseguran “no haber podido terminarla”.

Pero, ¿es para tanto? Empecemos echando un vistazo a su tráiler:

Escrita, dirigida y editada por Michael Goi (La posesión de Mary), Megan Is Missing es una historia de estilo found footage (es decir, que simula grabaciones reales, al estilo de El proyecto de la bruja de Blair o Paranormal Activity) y cuenta el secuestro de la adolescente Megan Stewart (Rachel Quinn).

En concreto, la película se centra en los días previos a la desaparición de esta popular estudiante de Hollywood del Norte, que se produce cuando Megan decide quedar con un chico con el que lleva un tiempo relacionándose a través de Internet –o mejor dicho, con un tal Josh que asegura tener 17 años y no poder mostrar su rostro por tener la webcam estropeada…

Tras esto, su mejor amiga Amy Herman (Amber Perkins) lleva a cabo una investigación para averiguar el paradero de su amiga. Basta decir que, según recuerda Insider, Goi se inspiró en varios casos reales de secuestros infantiles y de adolescentes (aunque lo que retrata no es histórico), y que optó por subrayar la violencia de la historia para llamar la atención sobre los riesgos a los que los más jóvenes se exponen en Internet.

Loables intenciones que, sin embargo, no impidieron que muchos críticos vieran la cinta como un mero ejemplo de cine de explotación y torture porn, poniéndola por los suelos tras su estreno.

Además, tal y como recoge Entertainment Weekly, la cinta desató cierta polémica en su estreno por la violencia y la sexualización a la que sometía a sus protagonistas adolescentes, lo que llevó al gobierno de Nueva Zelanda a prohibir su exhibición en el país. Dicho esto, la cosa no trascendió y la película ni siquiera llegó a verse en España.

Pues bien, casi una década después, TikTok ha permitido que toda una nueva generación de espectadores revise la película y comparta sus reacciones en la app, usando el hashtag #meganismissing (que ya lleva más de 83 millones de visionados).

Aunque para muchos resulte incomprensible cómo una película de 2011 puede conectar a este nivel con la llamada Generación Z (acostumbrada a lo último de lo último), lo cierto es que no es la primera ocasión en que un producto cultural del pasado se vuelve popular en TikTok.

Y eso que en realidad hablamos de una cinta filmada en 2006, que no obtuvo distribuidora hasta que cinco años después Anchor Bay Films se decidió a darle una distribución limitada…

El hecho incontestable es que desde mediados de noviembre, un aluvión de vídeos con el hashtag #meganismissing han aparecido en TikTok –con el pico de publicaciones alcanzado el día 13. Pero ya a comienzos de octubre había usuarios publicando sus reacciones “traumatizadas” ante una película que, según ellos, desearían no haber visto.

Ahora este fenómeno de compartir traumas sobre la película se ha hecho viral, con muchos usuarios utilizando en sus publicaciones versiones modificadas de temas como “Rät” de Penelope Scott (cuya letra dice “estás tan traumatizado que quiero llorar”) o “Somebody That I Used To Know” de Gotye.

Por otro lado, el término “megan” se convirtió en tendencia de Twitter el pasado domingo 15, fruto de la multitud de usuarios que utilizaron la palabra en sus publicaciones.

Todo esto ha llevado a Michael Goi a crearse una cuenta de TikTok para responder a la inesperada explosión de popularidad que ha experimentado su película:

Recibí un mensaje de Amber Perkins, la protagonista de mi película, diciendo que la cosa estaba explotando en TikTok, y no pude daros las advertencias que suelo dar a la gente antes de que vean Megan Is Missing”, declara el cineasta en un vídeo que ya supera los 1.5 millones de “me gusta”.

Es decir: no veáis la película solo en mitad de la noche, no la veas solos, y si veis las palabras “Foto Número Uno” en vuestras pantallas, tenéis unos cuatro segundos para quitar la película si ya os estabais asustando, antes de ver cosas que no queréis ver”.

Mis disculpas a aquellos que ya estén publicando sobre cuánto les ha asustado la película, y mi aviso para aquellos que estén pensando en verla”, concluye.

¿Quién le iba a decir a Goi que aquel guion que escribió en 10 días y que rodó en una semana, con actores sin experiencia, se iba a convertir 14 años después en un fenómeno masivo entre jóvenes que ni siquiera habían nacido o eran apenas bebés cuando grabó la película?

Sin duda, los caminos de las redes son inescrutables…

Más historias que te pueden interesar: