Todas las películas de Robert Pattinson, clasificadas de peor a mejor

·16 min de lectura

En 2008, cuando Crepúsculo lanzó a Robert Pattinson a los corazones de los adolescentes de todo el mundo, el nuevo galán de Hollywood tenía que elegir. Podía seguir el camino típico de los protagonistas, con papeles poco desafiantes en grandes éxitos de taquilla, o podía hacer algo inesperado, desviándose hacia papeles más extraños y sustanciosos en películas más pequeñas. Los dos caminos se separaron y Pattinson tomó el menos transitado. Eso marcó la diferencia. Ahora, más de una década después, Pattinson se ha hecho un nombre como actor que nunca hace una elección aburrida. Un camaleón con agallas que no teme los papeles difíciles, Pattinson se siente atraído por las películas de autor y los directores visionarios, lo que le convierte en una especie de mimado indie. A estas alturas de la carrera de Pattinson, es más sorprendente escuchar que está protagonizando películas de gran presupuesto como Tenet que oír hablar de su última curiosidad de arte y ensayo. Ahora, ha asumido uno de sus mayores retos con The Batman, de Matt Reeves, metiéndose en unos zapatos trillados que han dejado atrás a otros actores. Desde ladrones de bancos hasta magos adolescentes y vampiros brillantes, clasificamos los mejores (y peores) papeles de Pattinson en el cine. Comprueba en qué posición se encuentra tu Robert Pattinson favorito.

23) Recuérdame (2008)

Recuérdame responde a la vieja pregunta: ¿qué pasaría si contáramos una historia de madurez mediana y utilizáramos el 11 de septiembre como argumento para separar a los amantes? Justo en medio de la moda de Crepúsculo, Hollywood intentó convertir a Robert Pattinson en un romántico. El problema es que las comedias románticas estaban pasando de moda, y Pattinson, como indica esta lista, es mucho más apto para el cine de prestigio y de autor que para la sensiblería romántica. Pero para aquellos a los que les gustó la película, el final la arruinó al hacer que el personaje de Pattinson se quedara en uno de los malogrados pisos del World Trade Center mientras un avión se estrellaba contra él. Un recurso argumental tan poco convincente sigue siendo de mal gusto en 2022, así que imagina cómo se acogió en 2010. -Justin Kirkland

22) La infancia de un líder (2015)

Aunque Pattinson sea el protagonista de La infancia de un líder, la verdadera estrella de la película es el joven Tom Sweet, que interpreta a un joven que crece en la Francia de la Primera Guerra Mundial. El petulante Prescott interpretado por Sweet se enfada con los adultos que le rodean a medida que la película va revelando su jugada: Prescott crecerá hasta convertirse en un líder fascista. Pattinson interpreta dos papeles: el de un periodista librepensador que se relaciona con el padre de Prescott, y el segundo, que no vamos a desvelar. La infancia de un líder es una película siniestra y desconcertante, pero no es un gran vehículo para Pattinson. -Adrienne Westenfeld

21) How to Be (2008)

El primer papel protagonista de Pattinson se produjo en esta comedia indie sobre un joven en plena crisis existencial. Desesperado por encontrar un salvavidas, convence a un gurú de la autoayuda para que se convierta en su entrenador de vida, pero su camino hacia el bienestar (arreglar las diferencias con sus padres, su novia y sus compañeros de banda) sólo consigue enfadar a todos, con un efecto cómico. Pattinson encanta, pero la película no deja una impresión duradera. -AW

20) Bel Ami (2012)

En esta adaptación de una novela de Guy de Maupassant, Pattinson interpreta a Georges Duroy, un caduco luchador social que asciende a la fama en el París de fin de siglo seduciendo a las mujeres más aristocráticas de la ciudad. Bel Ami se ve perjudicada por un guión superficial, sin interés en sondear los motivos o la amoralidad de Duroy, pero Pattinson hace lo mejor que puede con lo que se le da, sonriendo, frunciendo el ceño y moviendo las pestañas ante lo mejor de París. Es una pena que esta olvidable película no esté a la altura de su talento. -AW

19) Sin límites (2008)

En la que Pattinson interpreta a... ¡¿Salvador Dalí?! Así es, esta curiosidad de arte y ensayo estrenada justo después de la primera Crepúsculo (para aprovechar el valor de la estrella de la noche a la mañana) fue una prueba temprana de que Pattinson estaba al menos tan interesado en la credibilidad indie como en convertirse en un rompecorazones adolescente mundial. Es interesante especular sobre cómo habría evolucionado su carrera si se hubiera limitado a películas como ésta y hubiera dejado de lado la brillante película de vampiros. En cualquier caso, en el papel del famoso pintor surrealista español, Pattinson es una de las patas de un taburete biográfico de tres patas sobre Dalí, el cineasta Luis Buñuel (Matthew McNulty) y el escritor Federico García Lorca (Javier Beltrán) en el Madrid de 1920. A pesar de la tensión sexual entre Pattinson y Beltrán, la película es bastante débil y no tiene importancia. Lo mejor que se puede decir de la oportuna Sin límites es que probablemente dio a conocer a un grupo de chavales de cine de centro comercial a tres importantes artistas. -Chris Nashawaty

18) Harry Potter y el cáliz de fuego (2005)

No sé por qué la gente piensa que Cedric Diggory es tan genial. En primer lugar, es un Hufflepuff. En segundo lugar, hizo falta que Harry Potter (un niño años menor que él) ayudara a Cedric a derrotar a un dragón para que éste le diera un respiro. En tercer lugar, murió. Así que si nos basamos en los personajes de Robert Pattinson, no hay mucho que escribir sobre él, porque Cedric Diggory es un cero a la izquierda. Dicho esto, Harry Potter y el cáliz de fuego mola bastante. La única película dirigida por Mike Newell, El cáliz de fuego es muy oscura y se aleja mucho de las anteriores películas de la serie. La película abre una estética totalmente nueva en lo que respecta a las películas de Harry Potter y, en última instancia, sirve como punto de partida para una de las mayores batallas de la historia del cine. -JK

17) Waiting for the Barbarians (2020)

La afición de Pattinson por trabajar con autores continuó con Waiting for the Barbarians, un turgente drama del director colombiano Ciro Guerra. En un país desértico ficticio, dos temibles visitantes descienden a un puesto colonial controlado por una superpotencia política conocida únicamente como El Imperio. Los visitantes son el Coronel Joll (Johnny Depp), un despiadado funcionario enviado a investigar los rumores de un levantamiento planeado, y Mandel (Pattinson), su socio sociópata. Pattinson hace lo mejor que puede con un papel poco elaborado, mientras que el examen superficial de la película sobre el colonialismo no impresiona. Siéntete libre para saltarse ésta. -AW

16) El diablo a todas horas (2020)

Uf. Esta es una película difícil. Un trozo de gótico sureño protagonizado por el pluriempleado de Spiderman, Tom Holland, El diablo a todas horas es bastante complicada.. Ya se ha visto mucho de este tipo de miseria en los Apalaches, así que no hace falta dar una patada a un perro cuando está indefenso (algo que, por cierto, esta película hace). Pero una de las pocas cosas que tiene en la columna de las cosas buenas es el papel de Pattinson en el papel de un ardiente predicador de un pueblo pequeño que tiene más pecado en su corazón que la mitad de la gente de su congreación. Es el tipo de papel que los buenos actores pueden destrozar como un pitbull con una chuleta. Pattinson se lo zampa entero. -CN

15) El cazador (2014)

El cazador, del autor australiano David Michod, tiene sus partidarios. Nosotros no estamos entre ellos. Un sombrío revolcón postapocalíptico que no va a ninguna parte muy, muy lentamente. Para que te hagas una idea, es como una especie de Mad Max con bajones. Ambientada en un páramo después de una catástrofe mundial, este sombrío festival de aburrimiento presenta a Pattinson como calvorota llamado Rey que se une a un vagabundo vengativo (Guy Pearce) decidido a perseguir a los matones que le robaron el coche. Pattinson no está mal del todo. Pero sí es molesto, pues confunde el murmullo con una actuación interesante. -CN

14) La reina del desierto (2017)

Ningún actor rechazaría la oportunidad de trabajar con Werner Herzog, por lo que Pattinson probablemente aprovechó la oportunidad de aparecer en esta película biográfica sobre Gertrude Bell (Nicole Kidman), la aventurera, diplomática y espía británica de principios del siglo XX. Algunos la han llamado la Lawrence de Arabia femenina. Lamentablemente, esta aspirante a epopeya es demasiado convencional para un director tan poco convencional como Herzog; da la sensación de ser el resultado de un millón de compromisos artísticos. La reina del desierto no es terrible, sólo es bonita y sosa, y todas las escenas del desierto están descafeinadas. Por suerte, Pattinson aparece como el "verdadero" Lawrence de Arabia, T.E. Lawrence, para dar vida a las cosas con descaro, aunque de forma demasiado breve. -CN

13) Agua para elefantes (2011)

Parece que a Pattinson le encantan las buenas adaptaciones literarias. En esta interpretación del exitoso bestseller de Sara Gruen, interpreta a Jacob, un veterinario que abandona la escuela y que se une a un circo de la época de la Gran Depresión. Cuando Jacob conoce a la bella artista del circo Marlena, su compasión compartida por un elefante les lleva al amor, pero el marido de Marlena, el cruel jefe de pista del circo, se interpone en su camino. Agua para elefantes es una película simpática pero olvidable; ni siquiera Pattinson tenía mucho que contar. Le daremos un poco de margen, dado que era 2011 y todavía estaba buscando su lugar en Hollywood. En definitiva, es una elección segura de un actor que demostraría ser cualquier cosa menos convencional. -AW

12) Maps to the Stars (2014)

En su segunda colaboración con David Cronenberg, Pattinson está al otro lado del cristal de la limusina. Aquí interpreta a Jerome Fontana, un aspirante a actor que se pluriemplea como chófer que orbita alrededor de las superestrellas mientras las pasea por la ciudad. Esta historia de estrellas y luchadores apunta alto, pero en última instancia, es una sátira exagerada de Tinseltown, con no suficiente Pattinson para hacer que valga la pena tu tiempo. -AW

11) Life (2015)

Life aborda la tan mitificada vida de James Dean, ambientada en las semanas previas a que Al este del Edén lo catapultara al superestrellato de la noche a la mañana. Pattinson interpreta a Dennis Stock, un ambicioso fotógrafo que trabaja para la legendaria revista Life y que ve a Dean como su vehículo para salir de la fotografía de alfombra roja. En un viaje por carretera juntos, Stock y Dean reflexionan sobre lo que se necesita para llegar a la cima, todo ello mientras Stock captura imágenes de Dean que vivirán en los anales de la historia de Hollywood. Pattinson se luce en este papel, mostrando el talento y el empuje de Stock, así como la fealdad de la ambición. -AW

10) Cosmópolis (2012)

Si hay algo que sabemos de Robert Pattinson, es que siempre se compromete al máximo. Un ejemplo: la inolvidable escena de Cosmopolis en la que su multimillonario mago de las finanzas se somete a un examen de próstata en el asiento trasero de una limusina. Adaptación de la novela de Don DeLillo, la primera de las colaboraciones de Pattinson con David Cronenberg demostró que nuestra joven estrella podía llevar adelante una película ambiciosa. En el papel de un financiero cuyo mundo se desmorona en un día caótico, está comprometido, controlado y es imposible apartar la mirada de él. -AW

9) El rey (2019)

¿Se unió Robert Pattinson a The King sólo para intimidar a Timothée Chalamet? Eso parece. En esta adaptación de gran presupuesto de Netflix de la Henriada de Shakespeare, el maníaco Delfín de Francia de Pattinson se deleita en atormentar al Enrique V de Chalamet, robando alegremente cada escena que tienen juntos. Con una peluca rubia desgreñada y un ridículo acento francés, Pattinson interpreta al Delfín como un loco altivo y extravagante, un sociópata verdaderamente desquiciado al que no puedes dejar de mirar. En una escena inolvidable, el Delfín describe su plan gráfico para asesinar al rey Enrique ("Voy a drenar tu cuerpo de su sangre"), gruñendo: "Los gritos de tus esposas e hijos me adormecerán por la noche". Si eso suena demasiado soso, no temas: también utiliza sus manos para hacer una pantomima caricaturesca del tamaño de los genitales de Enrique. En un drama shakesperiano tan medido como The King, Pattinson no tenía que llegar tan lejos, pero, por supuesto, lo hizo. ¿Te sorprende? Es el estilo de Robert Pattinson. -AW

8) Crepúsculo (2008)

Fue el vampiro Edward Cullen, blanco pálido (translúcido, en realidad), frío como el hielo y de rostro solemne, el que puso a Robert Pattinson en el mapa como actor. En el transcurso de las cinco películas que se estrenaron entre 2008 y 2012, basadas en la serie de best-sellers de Stephanie Meyer, Pattinson pasó de ser el chico que interpretaba a Cedric Diggory en Harry Potter a ser la cara del merchandaising de TEAM EDWARD en todo el mundo. Yo debería saberlo: yo estaba allí haciéndome fotos con los grandes recortes de cartón de él en el estreno de medianoche de cada película en los cines de las afueras, junto con cualquier otra adolescente. ¿Es su actuación como actor especialmente atractiva? Eso no es lo importante. Crepúsculo fue un fenómeno cultural, y una gran franquicia cinematográfica que es tan buena como su protagonista. -Lauren Kranc

7) Damsel (2018)

A estas alturas de su carrera debería haber quedado claro que Robert Pattinson no tiene ningún interés en ser una estrella de cine. Pero por si acaso no fuera así, intercaló este western feminista de tono inexpresivo entre las películas independientes de los hermanos Safdie y Claire Denis. Nadie la vio, lo que es una pena, porque es una película extraña y Pattinson se lo pasa en grande llevando los límites de su extravagancia hasta el punto de ruptura. Con un diente de oro y un caballo en miniatura llamado Butterscotch, viaja para reunirse con su prometida (Mia Wasikowska) y así poder casarse. Pero ese nudo resulta ser bastante enredado. Nos gustaría pensar que Pattinson se quedó con Butterscotch, dado que probablemente no le pagaron nada por participar en esto. -CN

6) High Life (2018)

High Life es un batido de guiones de A24 mezclados. ¡Sexo! ¡Espacio! ¡Música espeluznante! ¡El sentido de la vida! ¡Robert Pattinson! Sí. Robert Pattinson. El actor eleva el thriller espacial erótico (?) a un misterio genuinamente convincente, mostrándonos las alegrías y los dolores de la crianza de un recién nacido mientras también te precipitas hacia un agujero negro. En todo caso, esto nos hace estar más emocionados por ver el próximo viaje de Pattinson por el espacio, la adaptación de Bong Joon-ho de la novela Mickey7. -Brady Langmann

5) The Batman (2022)

Digamos esto por adelantado. Battinson, que camina, habla y respira "Something in the Way" de Nirvana, no sólo es una mejora con respecto al Batfleck mazado, sino que es uno de los mejores Batman que hemos visto. La forma en que Pattinson interpreta a esta versión de Bruce Wayne es un bicho raro muy honesto que actúa exactamente como se esperaría que se comportara un huérfano multimillonario. Es decir, no es exactamente un tipo con el que querrías tomarte una copa. O encontrarte con él en un callejón oscuro. ¡Venganza! -BL

4) Good Time (2017)

¿Fue Good Time el momento en que conocimos al Robert Pattinson que conocemos ahora? Yo diría que sí. Los hermanos Safdie, en otro viaje que induce al pánico, parecen haber desvelado todo lo que el tipo puede ofrecer. El personaje de Pattinson, Connie, es un retrato de ansiedad con ojos de insecto, que lucha por sacar a su hermano discapacitado mental de la cárcel. Pattinson interpreta el papel con cantidades iguales de abandono y corazón, mostrándonos los matices de los que es realmente capaz. El pelo rubio tampoco está mal. -BL

3) Z. La ciudad perdida (2017)

Esta fue una de las mejores películas de 2017 y probablemente habría sido recordada en la época de los Oscar si no se hubiera estrenado en abril. Seamos claros, esta adaptación del bestseller de David Grann sobre la búsqueda obsesiva del explorador británico Percival Fawcett de una misteriosa ciudad en las profundidades de la selva amazónica en los años 20 es el show de Charlie Hunnam en todo momento. Interpreta al monomaníaco Fawcett y lo hace muy bien. Pero como su segundo al mando, Pattinson contrarresta el heroísmo estoico de Hunnam con un poco de locura y rareza muy necesarias. Con su gran barba desgreñada y sus mejillas hundidas y demacradas, también parece el primo tuberculoso de los chicos de la caja de pastillas para la tos de los Hermanos Smith. -CN

2) Tenet (2020)

Escucha, no tengo ni idea de lo que estaba pasando en Tenet. ¿Pasaba algo en Tenet? El presupuesto y la implicación del director Christopher Nolan, además de la cantidad de cobertura -incluida la nuestra-, me hacen pensar que definitivamente algo estaba ocurriendo. Es como si... el futuro le hubiera declarado la guerra al pasado, y estuvieran lanzando cosas hacia atrás, incluyendo una bala que vuela por Kiev y que, al ser descubierta, envía a John David Washington a Bombay (¿?) para hacer puenting (¿?) y reunirse con Pattinson, y entonces dicen: "Quizá, como esas cosas que se lanzan hacia atrás en el tiempo, deberíamos volver y detener la Segunda Guerra Mundial antes de que ocurra". Además, aparentemente va sobre el cambio climático. No te estás enterando, lo sé. Pero, por un momento, pensé que tal vez era sólo yo quien no podía entenderlo. ¿Cuando Pattinson se sabe el pedido de bebidas de Washington? ¡Vendido! Finalmente, Pattinson admitió que tampoco tenía ni puta idea. Yo diría que su actuación merece el crédito por lo mucho que vendió la idea de que sabía exactamente lo que estaba diciendo y por qué lo estaba diciendo. Al fin y al cabo, me hizo creer en él. -Madison Vain

1) El faro (2019)

El faro no es la primera película de prestigio que protagoniza Pattinson, pero sí la que parece haber consolidado su estatus de actor con mayúsculas. Visceral y desorientadora, la película de Robert Eggers sobre dos fareros (Pattinson y Willem Dafoe) varados juntos en una isla remota es uno de los mejores trabajos de Pattinson. Lo que hace que la película (y la actuación de Pattinson) sea tan memorable es que, durante gran parte del largometraje, es difícil saber exactamente lo que se está viendo. ¿Se trata de una película de supervivencia sobre un hombre que intenta evadirse del otro después de que éste se desmorone mentalmente? ¿Un thriller psicológico que sigue el descenso a la locura de un joven? ¿O una película de terror sobre una sirena despiadada y un hombre que no puede dejar de tirarse pedos? La película parece absurda sobre el papel, es cierto. Pero la experiencia, rodada íntegramente en blanco y negro, son dos horas inolvidables que hacen que todo merezca la pena. Es una de esas películas que camina por la línea entre la locura y el arte, y Pattinson es muy importante en esa creación. -JK

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente