Las películas asiáticas que triunfarán en 2022

·8 min de lectura
Photo credit: Next Entertainment World
Photo credit: Next Entertainment World

Huelen a éxito de taquilla. Con teclado en mano, esperamos las tormentas cinéfilas que cada año cruzan fronteras a través de plataformas y carteleras y acaban sorprendiéndonos como llegaran aquí de la nada. Son películas del Este lejano: cine asiático que apunta al bombazo, jugando en casa y en Occidente. Hoy os escribimos sobre cuatro de las películas que ya hemos visto y que marcarán la temporada de hits del año que viene.

A todas ellas las hemos descubierto en el Far East Film Festival, un festival del todo desconocido en España que, sin embargo, es absolutamente imprescindible para fans del cine asiático. El Far East, emplazado en la pequeña ciudad italiana de Udine, se fundó hace 24 años para dar cabida a todas las películas asiáticas que de otra forma no llegaban a verse nunca en Europa. Era la época de Wong Kar-wai y de Hou Hsiao-hsien, y de los grandes hits del cine asiático de autor: el año anterior, Takeshi Kitano había reclamado el León de Oro de Venecia con ‘Hana-bi: Flores de fuego’.

Photo credit: Next Entertainment World
Photo credit: Next Entertainment World

Pero ¿adónde quedaba el cine comercial? ¿Y los centenares de estrenos palomiteros que arrasaban en China, Japón, Corea…? ¿Y la emergente producción industrial de países como Singapur, Malasia o Filipinas? El Far East nació para reivindicar un cine que en Europa entonces era inaccesible, y cuyo éxito sigue sorprendiéndonos más de dos décadas más tarde. No es para menos: las diferencias culturales entre los cines del Este y el de nuestros vecinos siguen ahí, y hay que hacer un mínimo esfuerzo (es muy, muy mínimo) para conectar con sensibilidades alejadas.

Pero justo por el carácter que supone la diferencia cultural nos apelan tanto películas que nos son radicalmente ajenas: comedias absurdas y muy, muy japonesas, dramones chinos de altos vuelos, los disparates sangrientos que la acción coreana lleva prodigando de hace tiempo. Si algo hace click, tenemos éxitos inesperados (aunque solo a medias, porque en un momento en que reina la mediocridad, ¿a quién no le apetece ver algo diferente?) y grandes burbujas de público fuera de su mercado habitual.

Photo credit: Toei, Shochiku
Photo credit: Toei, Shochiku

Es el caso de uno de los grandes hits del FEFF de este año: ‘What to Do with the Dead Kaiju?’ del japonés Satoshi Miki (‘It’s Me, It’s Me’), un comentario político que empieza cuando una especie de Godzilla, que llevaba años aterrorizando al país, cae fulminado y muere. ¿Qué hacer con el cadáver? En su estreno a Japón, se colocó a la cabeza de la taquilla, pero a los pocos días empezó a recibir críticas porque se acercaba más a la sátira descarnada de ‘No mires arriba’ de Adam McKay o al humor seco de Monthy Python que al exitoso ‘Shin Godzilla’ de Hideaki Anno. Un fracaso en su país que, como vemos, tiene todos los números de arrasar en los círculos del fantástico europeo.

A la vez, hay películas asiáticas diseñadas para ser exportables como productos sin bandera y que tienen todas las de pegársela, por ser una más del montón. En el mismo festival, pudimos ver ‘Confession’, un remake de Yoon Jong-seok de ‘Contratiempo’, thriller de Oriol Paulo (‘El inocente’) que hace unos años juntó a Mario Casas, a Ana Wagener, a Bárbara Lennie y a José Coronado bajo una misma trama de falso culpable. Funcionó en España: ¿lo hará en Corea? Aun sin fecha de estreno, esperemos que sí.

Con todo ello en cuenta, ponemos la mano en el fuego y apostamos por cuatro películas que huelen a éxito. ¿Acertaremos?

De Japón: ‘Popran’ (Shinichiro Ueda)

La anterior película de Ueda, ‘One Cut of the Dead’ fue sin duda el gran fenómeno del cine asiático de 2018. En unos pocos días, hizo un monstruo de lo que originalmente era una película pequeñita (costó solo 3 millones de yenes, unos 27 mil dólares, “que en cine es lo que una gran producción se gasta en alquilar cuatro vallas publicitarias” como decía Ricardo Rosado por aquel entonces). ‘One Cut of the Dead’ recaudaría mil veces su presupuesto original, se estrenó alrededor de todo el mundo e inauguró una estela de películas diminutas japonesas con geniales ideas que han acabado siendo éxitos de crítica y público.

Photo credit: Shinichiro Ueda - FEFF
Photo credit: Shinichiro Ueda - FEFF

Aquí en España, por ejemplo, YouPlanet distribuyó ‘Más allá de los dos minutos infinitos’, una joya simpatiquísima que podéis encontrar en Prime Video y en Movistar+. Mientras esperamos el remake francés de ‘One Cut of the Dead’, dirigido por Michel Hazanavicius (‘The Artist’) y que inaugurará el Festival de Cannes bajo el título ‘Final Cut’, os damos otra dosis de hype.

Shinichiro Ueda nunca vería ni un yen de la megarecaudación de su película (así funcionan los contratos en Japón), pero sí obtuvo la libertad absoluta para hacer lo que quisiera… Y eso es ‘Popran’, una historia sobre un famoso dibujante de manga que despierta un día para descubrir que su pene ha escapado, dejando solo un agujero en su lugar. El hombre tendrá seis días para encontrar y atrapar a su miembro, al que apoda “popran” y que por entonces se habrá convertido en una especie de murciélago híper veloz.

De Tailandia: ‘One for the Road’ (Baz Poonpiriya)

Con solo tres películas a sus espaldas, Baz Poonpiriya es hoy uno de los nombres candentes dentro del panorama tailandés e internacional. Formado en el cine de género (estrenó la terrorífica ‘Countdown’ en 2013), Poonpiriya reconoce que enseguida aprendió a sentirse cómodo dentro de un cine de raíz más comercial. En 2017 rodaría su segunda película, ‘Bad Genius’, que fue un auténtico bombazo en carteleras de toda Asia (un fenómeno en China) y que demostró que su propuesta podría funcionar sin problemas por todo el mundo. De hecho, estamos a la espera de que acabe el rodaje de ‘The Innkeeper’, una serie original dentro de lo que llamamos “terror elevado” y que podrá verse el año que viene en Netflix de todo el mundo.

Photo credit: Block 2 Pictures, Jet Tone Production
Photo credit: Block 2 Pictures, Jet Tone Production

‘One for the Road’, además, viene acreditada por el maestro del “cine de autor” internacional: Wong Kar-wai, que aquí actúa de productor. Wong Kar-wai ha exportado su estilo personal a innumerables países y funciona en todas partes: sea más o menos de nuestro agrado, el cineasta se ha forjado su nombre como apuesta segura, que va recuperándose a cada poco y que aún mantiene el interés del público (recordemos la retrospectiva que Avalon organizó alrededor de su figura, hace algo más de un año).

‘One for the Road’, además, tiene todos los ingredientes para ser un taquillazo: dos íntimos amigos vuelven a encontrarse para que uno de ellos, enfermo terminal de cáncer, pueda despedirse de sus exparejas. Con este objetivo, van a iniciar un viaje por carretera que viene plagado a partes iguales por la comedia y por el melodrama, y que funciona como odisea íntima, rociada de música de todos los tiempos y estilos. Melodrama musical en el sentido más estricto de la palabra, ‘One for the Road’ es una película fácil y bonita para dejarse llevar por la melancolía.

De Corea: 'Huida a Mogadiscio' (Ryoo Sewng-wan) o ‘Special Delivery’ (Park Dae-min)

Un título con muchos números y una apuesta personal:

Photo credit: Lotte Entertainment, Well Go USA Entertainment
Photo credit: Lotte Entertainment, Well Go USA Entertainment

Primero, el nuevo hit de Ryoo Sewng-wan, célebre director de acción que ha visto sus películas reconocidas tanto por público como por crítica, y en secciones de festivales como Cannes (‘Crying Fist’), Venecia (‘The City of Violence’) y Berlín (‘The Unjust’, Premio Casa Asia en Sitges). Sus grandes películas recientes, como ‘The Berlin File’ (en España importada por Mediatres Estudio), ‘The Battleship Island’ y ‘Escape From Mogadishu’ ('Huida a Mogadiscio'), han ensayado con las variaciones que la acción de gran presupuesto puede darnos en escenarios muy diferentes entre sí: de los fondos lujosos de la mafia coreana a las calles tomadas por rebeldes somalís. Su único denominador en común, eso sí, es el éxito. Su divertidísima ‘Por encima de la ley’ aún se cuenta como la quinta película coreana más taquillera de la historia, con 13,4 millones de entradas vendidas en el país.

De ella, además, sale otra de las contendientes de bombazo de este año: ‘Hostage: Celebrity Missing’, donde Hwang Jun-min se autointerpreta como estrella de cine carismática que es secuestrada y debe escapar con la ayuda de sus propias dotes interpretativas. En todo caso, en ‘Escape from Mogadishu’ (la película coreana más taquillera de 2021, y ya disponible en VOD) se cuenta la historia de cómo Corea del Norte y del Sur se ayudaron mutuamente para escapar de la rebelión que acabó con la dictadura de Siad Barre, en Somalia. Aunque el telón de fondo es muy concreto y la acción tarda en llegar, la huida en coche de ambas naciones es lo suficientemente adrenalínica para ser vendida y recordada.

Photo credit: Filmmaker R&K, SEM Company
Photo credit: Filmmaker R&K, SEM Company

Ahora cerrad los ojos e imaginad que Park So-dam, la hija de ‘Parásitos’, volviera a las andadas convertida en la conductora más badass de la saga de ‘Fast and Furious’. Abridlos y encontraréis la tercera película del coreano Park Dae-min, de título tan sencilla como su premisa, ‘Special Delivery’. Su ingrediente para el éxito es evidente: ¿a quién no le gustaría recibir a la chica de ‘Parásitos’ en una versión molona y desenfadada? Cuenta, además, con todas las cruces que hay que tocar para tener una película de acción funcional: un niño al que proteger, unos malos malísimos y un par de secuencias de persecución que nos traen de vuelta al ‘Baby Driver’ de Edgar Wright.

‘Special Delivery’ no llegó a encabezar la taquilla en su estreno coreano, porque ‘Spider-Man: No Way Home’ salió el mismo fin de semana y copó todo el mercado. Contamos con una mala fecha de lanzamiento que, sin embargo, no quita una pizca de oportunidad para una película que seguramente vea el circuito internacional a través de plataformas… De momento la premisa engancha.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente