Peeling: el tratamiento facial que deberías de hacerte después del verano

·4 min de lectura
Photo credit: Javier Biosca - Esquire
Photo credit: Javier Biosca - Esquire


La vuelta del verano, en lo que a cuidados se refiere, suele venir bien cargada de buenos propósitos y tareas que hacer. Entre las preocupaciones está retomar la rutina de entrenamientos para poner en cintura el cuerpo después de los excesos, procurarse un buen tratamiento para evitar la típica caída de pelo de esta estación o conseguir lucir buena cara después de que el bronceado haya desaparecido por completo. Cuando esto pasa nos solemos encontrar con las llamadas manchas solares y también con una piel más apagada. Entre algunos de los tratamientos recomendados para realizar en otoño está el peeling. Con este procedimiento no solo podemos eliminar ciertas manchas de la piel sino conseguir una regeneración del tejido. Seguramente ya conocerás los productos para realizar tú mismo un peeling en casa, sin embargo, si buscas resultados mucho más visibles, deberás acudir a clínicas estéticas para realizar este tratamiento en profundidad. Existen diferentes tipos de peelings y están recomendados para determinadas ocasiones, conviene tener ciertas precauciones al hacerlo y sus efectos son eficaces. Te contamos aquí todo lo que tienes que saber sobre el peeling, el mejor tratamiento para regalar a tu piel después del verano.

Qué es un peeling

Alejandra López, esteticista de Slow Life House, nos explica que un peeling consiste en la aplicación de un producto químico sobre la piel para eliminar una parte de la epidermis o dermis, como consecuencia del proceso natural reparador que se produce, se consigue una regeneración natural del tejido con atenuación o desaparición de lesiones y defectos cutáneos, y una mejora del tono y la textura cutánea. Existen varios tipos de peelings, los que se pueden realizar en casa o los químicos superficiales, medios o profundos que se practican bajo supervisión médica.

Qué diferencias hay entre los peelings caseros y los de las clínicas

Tal y como nos cuenta la directora médica de Slow Life House, Pilar Benito, los peelings caseros eliminan única y exclusivamente las capas más superficiales de la epidermis que es la primera capa de la piel. Por tanto hay que tener en cuenta que con estos obtendremos resultados muy discretos que podrían equipararse a una limpieza facial.

Los peelings médicos están indicados en pacientes que deseen mejorar el fotoenvejecimiento y el cronoenvejecimiento, llegando a capas de la piel más profundas, con una mayor concentración y siempre bajo supervisión médica. Su finalidad es provocar una lesión controlada que eliminará las distintas capas de la piel y mejorará, así, su textura. Dentro de esta modalidad nos encontramos con tres tipos de Peelings: superficial, medio y profundo, en función de la profundidad a la que ejercen su acción.

Cuáles son los beneficios de un peeling

El peeling mejora la calidad de la piel y aumenta la producción de colágeno y elastina, componentes esenciales para mantener la piel suave y firme. Elimina manchas cutáneas, cicatrices de acné, poros dilatados, pequeñas arrugas y aporta la luminosidad que la piel ha podido perder debido a la acción del sol, la fatiga, el estrés, el proceso natural de envejecimiento, el acné, la foliculitis o los milium.

Cuándo es la mejor época para realizar un peeling

La directora médica de Slow Life House explica que un peeling por definición no puede realizarse en épocas de insolación intensa, pues durante un período hay que evitar la exposición de la piel al sol. Por tanto los mejores meses para hacerlo son los de otoño e invierno.

Qué cuidados posteriores requiere

Si se trata de un peeling superficial probablemente una hidratación es suficiente, nos explica Pilar Benito. En un peeling medio hay que hacer una reepitelizacion de la piel por tanto aplicaremos sustancias que aceleren la curación y en un peeling profundo vamos a realizar el mismo tipo de tratamientos pero teniendo en cuenta que la recuperación es un poco más larga que en el caso del peeling medio. Muy importante es no exponerse al sol entre cuatro y seis semanas después de la realización del peeling y siempre utilizar fotoprotector.

Cada cuánto tiempo se hace un peeling

En cuanto a la frecuencia de aplicación de los peelings estará en función de las características de la piel. No se recomienda repetir el tratamiento hasta que la piel no esté completamente recuperada. Y, si lo hacemos en casa, Alejandra López de Slow Life House nos recomienda uno a la semana, también en época de no sol y por la noche.