Pedro Almodóvar triunfa en los Goya 2020 con siete premios, incluidos Mejor película, actor y director

Elena Santos
Pedro Almodóvar, en los Premios Goya 2020.

Pedro Almodóvar alcanzó la gloria en la 34ª edición de los Premios Goya, celebrados este sábado por primera vez en Málaga. Aunque la cinta que partía como favorita era Mientras dure la guerra, de Alejandro Amenábar, con 17 nominaciones —se quedó con cinco galardones—, la película del manchego, Dolor y gloria, consiguió siete de los 16 cabezones a los que optaba, incluidos los de Mejor película, actor y director.

Precisamente por esta película, Antonio Banderas se llevó a casa su primer Goya justo en el día en el que se cumplían tres años de su ataque al corazón. El galardón a la Mejor actriz fue a manos de Belén Cuesta por su papel dramático en La trinchera infinita.

Consulta aquí la lista completa de ganadores de los Premios Goya 2020

La ceremonia, presentada por segundo año consecutivo por Andreu Buenafuente y Silvia Abril, de nuevo se hizo eterna: duró cerca de tres horas y media y fue más bien tirando a plana, con algún sketch no muy bien recibido en redes sociales, donde un inesperado grito y unos indeseados cameos fueron de lo más comentado.

Más allá del reparto de estatuillas, esto es todo lo que dio de sí la noche.

La alfombra más larga

Pobres de los que fueran con zapatos nuevos o tacones imposibles porque en esta edición, para acercar las estrellas a los malagueños, la alfombra roja medía 300 metros, por lo que los invitados tardaban entre 40 y 45 minutos en recorrerla y llegar al Palacio de los Deportes José María Martín Carpena.  

Junto al negro, el color que reinó sobre la moqueta fue el blanco: lo lucieron desde Paz Vega a Greta Fernández —ésta con uno de los maquillajes más impactantes, con perlas por la cara—, pasando por Eduardo Casanova, uno de los más innovadores. Hubo algún otro look para recordar, como el de Belén Rueda a lo Elsa de Frozen o el de la periodista María Casado, con un vestido que fue de Sara Montiel.

Un...

Sigue leyendo en El HuffPost