Un pecho asimétrico: las causas y soluciones

·2 min de lectura
Photo credit: Courtesy of Press Office
Photo credit: Courtesy of Press Office

Para empezar hay que decir que no hay dos pechos iguales. Ninguna mujer tenemos los senos perfectamente alineados. “Las personas diestras suelen tener la mama derecha más desarrollada y lo mismo sucede con las manos o los pies”, advierte la cirujana plástica Isabel de Benito, experta en cirugía de la mama. Eso sí, las diferencias que presentan entre ellos no llaman la atención. ¿Cuándo se considera entonces que tenemos los pechos asimétricos? “Cuando existe un 25 por ciento de diferencia en el volumen, la forma, o en ambos aspectos entre ellos”, aclara la cirujana plástica Isabel de Benito. Los expertos suelen clasificar la asimetría en tres tipos:

  • Anisomastia: cuando la diferencia es muy notable entre el volumen y tamaño de los pechos.

  • Anisotelia: cuando la desigualdad es entre el pezón y la areola.

  • Combinada: cuando se producen las dos anteriores.

¿Por qué se produce?

Según la doctora de Benito suele deberse a anomalías que se producen durante el desarrollo y, en ocasiones, no es tanto la mama como la asimetría que se produce en el tórax (proyección diferente de las costillas), que es dónde se apoya la mama o incluso puede ser fruto de una escoliosis (desviación de la columna). También puede ser genético, estar relacionado con alguna patología, como el cáncer de mama (por lo que se recomienda realizarse una exploración mensual), haber sufrido un accidente o trastornos hormonales. De hecho, se puede producir en momentos típicos de cambio hormonal, como el embarazo, la lactancia o la menopausia. “Por eso hay siempre que hacer una evaluación muy completa que incluya una valoración de la caja torácica, la espalda y las circunstancias hormonales de la persona”, aconseja esta experta.

¿Quién lo suele sufrir?

Suele darse con mayor frecuencia en chicas jóvenes, entre los 16-18 años. ¡Corregimos!, más que darse se detecta a edades tempranas. “Es un tipo de problema que se ve y consulta muy pronto, en cuánto las chicas empiezan a notarlo, a los 16-18 años. De hecho siempre vienen acompañadas de sus madres”, asegura la Dra. De Benito. Y es que, en las adolescentes puede suponer mucho complejo. Es un rasgo, difícil de disimular, que provoca inseguridad y baja autoestima.

¿Cómo se puede corregir?

Tiene solución, pero siempre es quirúrgica y bastante laboriosa, advierte la cirujana. “No hay un traje general que funcione para todo el mundo. En este tema impera más que nunca el traje a medida, el diagnóstico y el tratamiento personalizados. Luego es cuestión de jugar con cuatro parámetros: aumentar, reducir, elevar o descender, según convenga en cada mama”, cuenta la doctora de Benito. Y si es necesario emplear prótesis, esta experta prefiere ponerlas en ambas mamas. ¿Por qué? “Es mejor colocarlas en los dos para que con el tiempo éstas evolucionen de la misma manera”, comenta. Y para que el resultado quede lo más estético y natural posible, la cirugía se ‘remata’ con el empleo de grasa autóloga, que se extrae mediante liposucción de dónde sobra (abdomen normalmente), se centrifuga para obtener una solución rica en células madre y luego se infiltra allí dónde hace falta corregir y afinar. La finalidad es conseguir la máxima correspondencia entre los dos pechos en cuánto a caída, forma y proyección.

La intervención se realiza con anestesia general y supone una noche de ingreso. “No es una cirugía dolorosa, pero tras ella se recomienda hacer reposo relativo y recibir masajes de drenaje linfático y fisioterapia durante una semana. Trascurrido este tiempo se puede trabajar, conducir y hacer vida normal”, asegura la cirujana de Benito. Únicamente hay que abstenerse de coger peso y hacer deporte durante un mes.

Un consejo: “si la persona que la experimenta es muy joven es preferible esperar a que haya completado su desarrollo mamario y tenga un sistema hormonal estable”, aconseja la ciruajna.

Precio: desde 6.000 €.

Dónde: Porcuna & De Benito (Madrid, tel. 915 63 07 40). Montserrat Salvador López (Barcelona, tel. 931 54 97 68). SECPRE (Madrid, tel. 915 76 59 95).

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente