A Paz Padilla le va mejor sin 'Sálvame' en su vida

·6 min de lectura

Por Miguel Ángel Pizarro.- A pesar de que Paz Padilla se reincorporó al plantel de Mediaset, lo cierto es que continúa enfocada en varios proyectos alejados de Telecinco y, sobre todo, de Sálvame. Y, la verdad, no podía sentarle mejor. La presentadora, humorista, actriz y empresaria está demostrando que no necesita retornar al formato. Es más, puede que sea su gran oportunidad para que el público la redescubra de otra manera.

Actualmente la gaditana se encuentra rodando la secuela de A todo tren: Destino Asturias, el gran éxito en taquilla del cine español en 2021 y que dirigió Santiago Seguro. Titulada A todo tren: Ahora son ella 2, la presentadora es una de las actrices principales junto a Paz Vega, puesto que en esta ocasión serán las madres las que tomen el relevo en este alocado viaje en tren, que cambia Asturias por Murcia, y en el que, por supuesto, no faltarán Santiago Segura y Leo Harlem. Se espera que se estrene para estas Navidades, momento ideal para triunfar en la taquilla.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

El convertirse en parte del reparto principal de la secuela de uno de los éxitos recientes del cine español es una muestra de que la presentadora no necesita a Sálvame para labrarse una carrera exitosa. Es más, es la culminación de un año en el que ha demostrado que ha sido capaz de desligarse del programa de Telecinco, mientras sigue triunfando con su gira teatral El humor de mi vida, con la que sigue conectando con el público y llenando salas, como bien demostró recientemente en el teatro Olympia de Valencia.

A ello, hay que sumarle que la comediante está también muy entregada a su marca No ni na, en la que ha mostrado su faceta de empresaria. Su tienda de moda se ha convertido en ambulante y le ha llevado a recorrer buena parte de la geografía española junto a su hija, Anna Ferrer, estrategia económica que le permite conectar incluso más con el público. Eso sin olvidar que tampoco ha descuidado su carrera como presentadora, ya que prepara su regreso a la cadena autonómica Canal Sur para ser la conductora del programa de entrevista El gran hotel de la Paz, en la que estará presente también su hija.

Precisamente, el ser parte de una producción cinematográfica que aspira a convertirse en uno de los blockbusteres de la temporada navideña, una gira teatral incombustible que le permite sentir el cariño del público en cada nuevo bolo y una tienda de moda a la que le está impulsando un nuevo modelo comercial, demuestran que Paz Padilla ha sabido reinventarse y es una oportunidad para que el público redescubra al otrora gran referente del humor español en femenino.

Recordemos que antes de iniciar su capítulo como presentadora de Sálvame, era conocida como una de las dos cómicas del mítico Genio y figura de Antena 3, así como jurado en Lluvia de estrellas; presentadora y show-woman en programas míticos como Gala Inocente, Inocente, Vídeos Vídeos o Esos locos bajitos así como su paso por series icónicas como ¡Ala… Dina! o Mis adorables vecinos. Es más, durante mucho tiempo Padilla seguía siendo reconocida como humorista, al aparecer como tal en Crónicas marcianas o El club de la comedia.

Pero, claro, estamos hablando de programas de 20 o 30 años atrás y en la última década, la gaditana se ha convertido en uno de los emblemas del universo Mediaset, al participar en formatos relacionadas con el grupo de comunicación. Más allá de Sálvame, la show-woman ha estado presente en programas como Got Talent España, Mi casa es la tuya, Viva la vida o Ya es mediodía. Incluso como actriz, ya que su papel conocido más reciente es el de Chusa en La que se avecina.

Aunque su contrato con Mediaset se haya restituido, Paz Padilla tiene una oportunidad de oro para que el público vuelva a verla como gran humorista, y no como la presentadora de las polémicas de Sálvame.

MADRID, ESPAÑA - 09 DE MAYO: Paz Padilla asiste al concierto de Bertin Osborne en el Teatro Calderón el 09 de mayo de 2022 en Madrid, España. (Foto de Pablo Cuadra/WireImage)
MADRID, ESPAÑA - 09 DE MAYO: Paz Padilla asiste al concierto de Bertin Osborne en el Teatro Calderón el 09 de mayo de 2022 en Madrid, España. (Foto de Pablo Cuadra/WireImage)

No hay que olvidar que sus últimos años en el programa de crónica rosa estuvieron rodeados de polémicas constantes.Aún recuerdo el bochorno que generaron sus lecciones sobre el duelo tras la muerte de un ser querido, que provocaron que Lydia Lozano abandonase el plató del programa rota de dolor, pues todavía estaba asimilando la muerte de su hermano.

La gaditana, que perdió a su marido Antonio Juan Vidal en 2020 por un cáncer cerebral, se sintió con poder de dictar cómo debían llevar las demás personas sus propios duelos con la muerte, cosa que provocó el efecto contrario a lo que ella buscaba. Eso sin olvidar la falta de tacto que tuvo a la hora de comentar la entrevista de Ana Obregón a Hola, en la que la actriz madrileña confesó que aún era incapaz de superar la pérdida de su hijo Aless Lequio, quien también murió un año antes debido a un cáncer.

La gota que colmó el vaso fueron sus comentarios antivacunas en una conversación virtual que tuvo con Anne Igartiburu y María del Monte. A pesar de haber contraído el coronavirus por segunda vez, la gaditana aseguraba que las vacunas “no sirven para nada”. Tras su regreso al plató, tuvo una acalorada discusión con Belén Esteban cuando esta defendió que había que vacunarse contra el COVID-19. Tal fue el enfado, que Padilla abandonó el plató, ante la mirada atónita del resto de colaboradores y que supuso su despedida del programa.

Sus lecciones de vida, impuestas y sin que nadie las pida, no eran bienvenidas y su nombre se convirtió en sinónimo de polémica en Twitter. Básicamente, la red del pajarito ardía con críticas en su contra cada vez que soltaba un nuevo discurso aleccionador, o hablaba sobre cuestiones sociales imponiendo su opinión. Esa tendencia a criticarla por sus palabras pronto se convirtió en criticarla por todo cada vez que le tocaba presentar el programa, haciendo que Paz Padilla pasara de ser la humorista que todo el país apreciaba a personaje polémico cada semana.

Ahora todo indica que Paz Padilla ha encontrado el nuevo camino de reconexión con esas facetas que le hicieron triunfar, con un perfil más cercano al público, y sobre todo lejos de Sálvame. Por supuesto, el programa no tuvo la culpa de sus comentarios, pero quizás sea el momento de que veamos a Paz Padilla solamente como cómica, show-woman y empresaria, centrada en otro tipo de proyectos en los que pueda evitar polémicas que solo le han provocado quebraderos de cabeza.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente