Paz Padilla se gana sus detractores a pulso

·6 min de lectura

Por Jorge Rabazo.- No está siendo el mejor año para Paz Padilla. La presentadora se ha tenido que enfrentar a momentos personales muy dolorosos, como el fallecimiento de Antonio, el amor de su vida, y el de su madre, mientras se coloca en el centro de la diana de las redes cada vez que habla de su manera de vivir el luto en Sálvame. Pero tampoco en el plano profesional han sido los mejores meses para ella. La humorista no solo fue sido desplazada de Got Talent en las grabaciones de la próxima temporada, sino que la sombra de un reportaje en Todo es verdad (programa de Risto Mejide) sobre su posición con las pseudociencias planea sobre ella.

Ahora, en el plano profesional, Paz parece que empieza a remontar gracias a La última cena, el programa culinario de Telecinco con famosos que comandará en sustitución de Jorge Javier Vázquez. Sin embargo, la presentadora sigue dando de qué hablar por sus discursos sobre la muerte y la aceptación de esta y, gracias a algunos comentarios fuera de lugar, ha vuelto a ganarse la crítica de muchos espectadores de Sálvame.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Hace unos días se cumplió un año desde el fallecimiento de Antonio, el marido de Paz, y el programa le dedicó unos minutos el pasado lunes para recordarle y animar a la presentadora con la emisión de un video recopilatorio creado por ella misma de algunos de los momentos más felices vividos por la pareja. Con la canción de Somewhere over de rainbow de El mago de Oz de fondo y multitud de fotos juntos, Paz Padilla recordaba a su marido. Además, confesaba que celebró una fiesta con sus amigos pare recordarle: "Vino dos veces la policía, pero yo era feliz porque Antonio estaba allí".

Visiblemente emocionada, la presentadora explicó por qué había elegido esa canción para acompañar al vídeo: “Dice ‘te encontraré detrás del arco iris donde llegan las nubes, como yo creo que la vida continúa de una forma energética… pienso en la física cuántica y creo que existen los universos paralelos, pero que está cerca”.

Aseguró, además, que “no hay una fecha, yo cada día lo echo de menos. Cada día me levanto y le doy las gracias por haberle querido tanto y que él me quisiera. Yo eso lo voy a sentir siempre, no es cuestión de que pase el tiempo". 

De esta manera, la presentadora transmitió un mensaje precioso sobre el valor del recuerdo, que no hay que olvidar, sino recordar a los seres queridos “con amor”, y no con angustia y sufrimiento. Añadió que, para celebrar la vida de su marido, dieron una fiesta con amigos donde acudió la policía ante las quejas de los vecinos. Lo pasé bien, vino dos veces la policía y digo ¡Si la música no está fuerte!, bromeaba la presentadora: “Yo era feliz porque Antonio estaba allí y estaba con todos sus amigos”. Para la humorista, el amor está “por encima del dolor” y quiere disfrutar la vida recordando a Antonio un hombre “grande, honesto, honrado y con mucho amor”. “Le recuerdo todos los días y doy gracias al universo por haber puesto a mi alma gemela en mi camino”, añadía la presentadora, que nos confesaba qué puso en su lápida: “Espérame para volver a encontrarnos, te quiero Antonio”.

Una vez más, Paz abría su corazón a los espectadores de Sálvame con un emotivo mensaje sobre cómo se encuentra doce meses después de este duro golpe. Sin embargo, volvió a pecar de desacierto, hablando de más e incendiando las redes en el camino. Y es que tras la solemnidad de su mensaje añadió una perla que los televidentes sintieron como desubicada y fuera de lugar: hizo campaña publicitaria de su libro y su obra de teatro.

A todo esto, tengo que decir que el libro sigue siendo número uno en ventas. Y el día 25 de agosto llevo la obra de teatro El humor de mi vida al teatro Gran Vía. Os aseguro que la obra es… yo lloro todos los días”, explicó.

En una especie de “he venido a hablar de mi vida”, de repente Paz pasó de recordar a su marido a hacer publicidad de su libro El humor de mi vida. Con esta obra, que bien es cierto que está arrasando en ventas, la presentadora pretende entremezclar el amor con el humor descarado que la caracteriza para hablar de la muerte sin tabúes. Lógicamente, se entiende el propósito. Y es que ese libro tiene una razón de ser, y nació a raíz de la triste pérdida de su marido. Pero quizás un homenaje en el aniversario de su partida no sea el momento más adecuado para hacerle publicidad. Al final, la sensación que te deja como espectador es que el discurso no es más que una estrategia de marketing para vender su libro y su próximo proyecto teatral, y tira por tierra todo lo bonito que había dicho unos minutos antes.

Las críticas no tardaron en colmar la red del pajarito y colocar el nombre de Paz entre las tendencias del día, una consecuencia directa del desacierto en el momento elegido para promocionarse. Y es que sus discursos sobre la aceptación de la muerte tienen su porqué y seguramente atine con muchas de las cosas que narra. Además, cada persona afronta la muerte de una forma y si ella ha elegido esa, no somos nadie para juzgarla. Pero hay ciertos comentarios que pueden tirar por la borda todo un discurso, y es una verdadera pena. Dejando a un lado todo el tema de la biodescodificación, que tanta división provoca, nos gustan sus discursos sobre la muerte, sobre cómo vivir el recuerdo con alegría. Lecciones positivas que al final destroza de forma estrepitosa.

Tal y como ella reconocía también en este aniversario, como viéndose venir las críticas, “la forma que tengo de enfrentarme a la muerte de Antonio yo sé que es especial. Mucha gente no lo entiende, pero cuando se ama tanto, lo único que puedo hacer o llorar o cabrearme o acompañar al amor de mi vida. Eso lo explico en el teatro. Espero que la gente llore y ríe conmigo”.

Pero no solo esto fue muy comentado en la tarde de ayer. Y es que Paz salió en defensa de Miguel Bosé. El cantante ha sido uno de los rostros más polémicos de los últimos tiempos por su firme oposición a la pandemia. Una actitud negacionista que le ha servido para ganarse la repulsa de buena parte de la sociedad. Sin embargo, Paz aseguraba que hay que respetar su opinión, y que es muy valiente dando rienda su suelta a sus creencias porque estamos "en democracia". Un discurso un tanto peligroso ahora qué estamos viviendo una nueva oleada de contagios y que volvía a incendiar las redes. 

Al final, este tipo de meteduras de pata, que no sabemos si las hace de forma consciente o inconsciente, son el cultivo perfecto para que sus detractores vayan a por ella e incendien las redes sociales con los comentarios más duros. Paz Padilla aún tiene que recuperarse de sus heridas y nos gusta verla tomándose con filosofía y humor estos difíciles momentos, pero quizás debería atinar más con ciertos comentarios. No había necesidad de hablar de tu libro ni de defender lo indefendible, Paz. No des alas a tus haters. 

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente