¡Dos pavos mejor que uno! Los Trump indultan a 'Pan' y 'Mantequilla' por Acción de Gracias

HOLA.COM

Loading the player...

 

Dos fechas están marcadas en rojo esta semana: el Black Friday y Acción de Gracias. Dos tradiciones que cuentan con sus propios rituales. Si el primer se centra en comprar a bajo coste, en el segundo hay un claro protagonista: el pavo. Sobre todo el que, cada año, se encarga de indultar el presidente de Estados Unidos. Este año, Donald y Melania Trump no han querido faltar a la cita, celebrada en la Casa Blanca, y a la que también han acudido Tiffany y Barron Trump -dos de los hijos del mandatario-.

El estreno rebajado con el que Melania rompe su tradición previa a Acción de Gracias

VER GALERÍA

Donald Trump indulta a dos pavos

En esta ocasión, y sin que sirva de precedente, el matrimonio ha querido indultar no uno, sino dos pavos, Pan y Mantequilla -Bread and Butter-. "Hoy voy a perdonar a un par de pájaros muy guapos", comentó Trump antes de proceder al indulto oficial del segundo de ellos. El presidente también tuvo tiempo para hacer gala de su sentido del humor y bromear con la política internacional. "Los demócratas me acusan de ser demasiado blando con Turkey (Turquía)", comentó haciendo un juego de palabras entre pavo (turkey, en inglés) y Turquía (Turkey).

Los animales, que viajaron hasta Washington desde una granja de Carolina del Norte, vivirán a partir de ahora en la universidad de Virginia Tech. Minutos después de la ceremonia de indulto, Donald Trump y su familia se dirigían hasta el avión para poner rumbo a su casa de Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, donde pasará unos días de vacaciones junto a los suyos, tal y como hizo el año pasado. Cabe recordar que en 2018 acudieron a la ceremonia no solo los Trump y su hijo Barron, sino también Ivanka, su marido y sus pequeños.

VER GALERÍA

Donald Trump indulta a dos pavos

Esta tradición la instauró George H. W. Bush en el año 1989 a fin de perdonar a uno de los pavos protagonistas de esta celebración de Acción de Gracias. La festividad fue proclamada por George Washington con el objetivo de celebrar el nacimiento de una nueva nación y su prosperidad. Se celebra el tercer jueves del mes de noviembre, desde que así lo decidiera el presidente Franklin D. Roosvelt. Por estas fechas, los estadounidenses tienen la costumbre de cenar pavo en recuerdo a los primeros colonos del país, que por cierto eran unos grandes cazadores de este animal.