Pautas para gestionar el tiempo de aislamiento en casa

Por Diezminutos.es
Photo credit: Getty Images

From Diez Minutos

"Si tuviera tiempo ordenaría el armario", "Si tuviera tiempo limpiaría a fondo la cocina", "a ver cuando puedo ordenar las fotos de los viajes", "qué ganas de leer ese libro", "me encantaría aprender a hacer ganchillo". Estos son muchos de nuestros pensamientos diarios que por falta de tiempo nos vemos obligados a relegar y que ahora, podemos cumplir. No solo podemos, también debemos. Mantener la cabeza ocupada en estos tiempos de incertidumbre nos ayudará a evitar la ansiedad y el pánico.

La decisión de decretar el Estado de Alarma en todo el territorio nacional es la última medida destinada a contener la expansión del coronavirus y viene a sumarse a un goteo de resoluciones que han tenido toda la semana en vilo a la ciudadanía. Esas propuestas ha provocado cierta angustia y el tener que quedarse encerrado en casa origina inquietud. Pero hay que acatarlas si queremos que esta crisis acabe cuanto antes.

Para motivarnos y evitar momentos de ansiedad, la directora técnica de Clínicas Origen, Pilar Conde, propone varias pautas para gestionar el tiempo de aislamiento en casa.

Preocupación sí, ansiedad no

Esta sería la máxima bajo la que actuar con la mayor responsabilidad individual y colectiva. La angustia, explica la directora técnica de Clínicas Origen, es normal y lógica, puesto que pensamos que al contagiarnos podemos transmitirle la enfermedad a nuestros seres queridos y hacerles daño. Solo hay que intentar racionalizar nuestros temores.

Lo primero que hay que hacer es asumir y respetar las medidas propuestas por el gobierno de distancia de seguridad, de higiene, de reuniones y contactos sociales.

La convivencia en el hogar durante un tiempo indeterminado puede ser difícil y puede dar lugar a pequeños roces, conflictos, además de fomentar la ansiedad y el miedo antes mencionados. Con el fin de evitarlo, la psicóloga nos deja estas pautas para la organización del trabajo y del ocio:

  • Intenta mantener tus horarios habituales tanto de trabajo como de alimentación.
  • Si estás acostumbrado a realizar deporte, programa ejercicios dentro de casa. Puedes ayudarte de videos online.
  • Mantén los hábitos de higiene habituales, así evita mantenerte en pijama. Aunque hagas teletrabajo vístete cómodo pero con ropa de calle.
Photo credit: Getty Images

Niños en casa

Si hay niños en el hogar, organiza las tareas a realizar en familia. Implica a los pequeños en tareas de organización, que sean ellos mismos, con tu supervisión, quienes repartan el tiempo de estudio y el de ocio, y que sean conscientes de la importancia del orden y la higiene en estos días de convivencia, para no sobrecargar a los adultos con las tareas.

Algo que les encanta a la mayoría de los niños en cocinar con sus padres. Aprovecha para preparar ricos bizcochos en familia.

Photo credit: Getty Images

Meditación y pensamientos positivos

La meditación en positivo te ayudará a tener la mente ocupada e incrementará tu felicidad, y bienestar. Puedes buscar frases positivas y escribirlas como un mantra: "Todo es posible si lo intentas"; "ríete todos los días y no habrás desperdiciado ni un solo momento de tu vida"; "si puedes soñarlo, puedes hacerlo"...

Photo credit: Tetra Images - Getty Images

Quedadas virtuales

No poder salir de casa no significa que no puedas quedar con tus amigos. Siempre podéis organizar una quedada a través de las redes sociales y no sólo para tomar el aperitivo también se pueden crear debates, jugar a algún juego de mesa e incluso dar consejos de peluquería.

Terapias Online

La app de psicólogos ifeel, en su misión de hacer accesible la terapia psicológica a todo el mundo, abre su plataforma, de forma gratuita, a través de chats online o videoconferencias con psicólogos colegiados a todas aquella familias que lo deseen. Se impartirán terapias psicológicas gratuitas, además de a pacientes que sufran estrés por el miedo al contagio del coronavirus, a otros pacientes que normalmente acuden a terapia por otros motivos: depresiones, problemas de pareja, maternidad, duelo…