Paulina Rubio y Alejandra Guzmán: la injusticia que quedó en evidencia ante la enfermedad de Susana Dosamantes

·5 min de lectura
Paulina Rubio y Alejandra Guzman en una presentación de su tour Perrísimas en Florida. (Photo by Jason Koerner/Getty Images)
Paulina Rubio y Alejandra Guzman en una presentación de su tour Perrísimas en Florida. (Photo by Jason Koerner/Getty Images)

Se está cometiendo una gran injusticia contra Paulina Rubio y Alejandra Guzmán. Ambas suelen ser tratadas duramente por la prensa y por el público. Es algo común contra las mujeres, pero la forma en la que se está hablando de la relación actual entre ellas y su “PERRÍSIMAS Tour” ha llegado a otro nivel.

El show que han armado La reina de corazones y La chica dorada, por usar los apodos con los que son conocidas, es un desborde de talento, de magia, de excelencia. También de profesionalismo y de seriedad. Parece mentira que no se aplauda la trayectoria y el desempeño de ambas sobre el escenario y se prefiera gastar el tiempo mirando con una lupa los videos de sus dos primeros shows para encontrar una excusa para decir que siguen peleando.

La peor de estas injusticias se cometió esta semana, después de que la producción anunció que se había suspendido el concierto de este miércoles 20 de abril en la ciudad de Allentown, en el estado de Pennsylvania. Textos y titulares que aseguraban que Guzmán y Rubio se habían "peleado" de nuevo, que "no aguantaron" y demás, explotaron con un lamentable tono de júbilo. Siempre vende más la oscuridad.

No habían pasado 24 horas cuando se reveló la verdadera razón. Susana Dosamantes, la mamá de Paulina Rubio, había sido diagnosticada con cáncer de páncreas. Un programa de chismes iba a salir con la información y les impidió mantener la enfermedad en privado como hubieran querido, al menos mientras digerían la noticia.

Paulina Rubio con su madre Susana Dosamantes (Manny Hernandez/Getty Images)
Paulina Rubio con su madre Susana Dosamantes (Manny Hernandez/Getty Images)

Dosamantes y su hija tienen una relación estrecha y sin quiebres. Fue la actriz de telenovelas como 'Corazón salvaje', 'Amalia Batista' y más recientemente 'Si nos dejan', quien ha sido el sostén de La chica dorada durante los constantes altibajos de su vida adulta. Como niña, no le quitó los ojos de encima mientras era parte de Timbiriche y luego como solista.

Susana Dosamantes es el gran amor incondicional de Paulina Rubio. La presencia constante en la vida de sus hijos Andrea y Eros. Obviamente, la artista iba a irse a casa en el momento más complicado de la vida de su mamá.

Además, nadie la iba a entender mejor que Alejandra Guzmán, quien siente una pasión similar por su madre, la también actriz Silvia Pinal, cuya salud a los 90 años está en el rango de la fragilidad. Mucho más después de haber contraído el covid-19 en el feriado de fin de año.

Las artistas han afirmado que retomarán la gira este sábado 23 de abril, con el concierto que tienen programado en Nueva York, donde están vendidas casi el 90% de las entradas, después de lograr agotarlas en sus conciertos de Orlando y Miami.

Quienes asistan verán a dos estrellas en su mayor esplendor. Paulina Rubio y Alejandra Guzmán, de 50 y 54 años de edad respectivamente, han demostrado estar en su mejor forma. En su poderoso espectáculo, las dos exhiben una forma física excepcional, que les permite cantar y bailar durante tres horas y media.

Alejandra Guzmán en el escenario del Hard Rock Live
Alejandra Guzmán en el escenario del Hard Rock Live, durante su gira "PERRÍSIMAS TOUR" (Jason Koerner/Getty Images)

Cuando las vi en Miami, la Guzmán era rock intenso y sinvergüenza. Coqueta, con su voz grave totalmente afinada e intensa, y exuberante de una felicidad que ella atribuyó a su retomado contacto con el público, aunque sus fans en la audiencia esperaban que fuera por una reconciliación con su única hija Frida Sofía tras más de tres años de un muy conflictivo y polémico distanciamiento.

Paulina, por su parte, tenía que haber estado preocupada. Empezó seria, pero las tablas y el cariño del público parecieron haberla ayudado a abrir, al menos por unos minutos, el puño que debe tener en el corazón. Pero aún con el pavor que debe estar sintiendo, La chica dorada fue eso, dorada. Sexy, entregada, y la esencia del pop.

La estrategia de colocar el conflicto entre ellas en el centro del show fue perfecta y las ayudó a organizar sus cruces sobre el escenario, incluyendo la batalla final entre ambas, intercalándose los temas 'Mío' y 'Hey Guera', los que lanzaron hacia una y la otra durante su adolescencia y que fueron inspirados por el triángulo amoroso que también incluyó a Erick Rubin, el actual esposo y padre de las hijas de la presentadora mexicana Andrea Legarreta.

Paulina Rubio en el escenario del Hard Rock Live en la segunda parada de su PERRÍSIMAS TOUR
Paulina Rubio en el escenario del Hard Rock Live en la segunda parada de su PERRÍSIMAS TOUR (Jason Koerner/Getty Images)

El concierto de 'Perrísimas Tour' de Alejandra Guzmán y Paulina Rubio es tan bueno que cientos de personas salieron del teatro Hard Rock Live, donde se realizó el de Miami, cantando sus canciones favoritas de las divas.

No hay prueba mayor que esa de la injusticia que han cometido los que han augurado fracaso, suspensiones permanentes y otros problemas entre estas dos gigantes de la música latina. Hijas de madres superlativas y un orgullo. ¿Perfectas ellas? No, como todo el mundo. Pero su show sí que lo es y el ejemplo que están dado de seguir adelante a pesar de las tristezas, usar una pelea por un hombre para ganar dinero y demostrar que una mujer de más de 50 años es tan hermosa y vital como una de 20 es aun mejor.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Lupita Infante plasma la nostalgia de vivir lejos de México en su música

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente