Cuanto el cerebro despierta antes que el cuerpo: el trastorno que paraliza a Paula Gonu

Mónica De Haro
·6 min de lectura

La influencer ha compartido con sus seguidores uno de los aspectos de su vida que más la atemorizan, que sufre parálisis del sueño (imposibilidad de mover las extremidades o todo el cuerpo, justo antes de quedarse dormido o al despertarse) y sus seguidores han aplaudido su valentía

Paula Gonu (Instagram)
Paula Gonu (Instagram)

La youtuber e instagramer de Cornellà de Llobregat (Barcelona) ha explicado a sus fans que padece parálisis del sueño, un trastorno que por sí solo no es grave pero que le hace vivir experiencias nocturnas aterradoras ya que le provoca alucinaciones y le impide moverse.

“Esta noche me ha pasado algo surrealista", confesaba Paula Gonu hace unos días a través de sus historias de Instagram. La influencer reconocía ante sus dos millones de seguidores que había sufrido ya en varias ocasiones parálisis del sueño..

"Consiste en que tú estás consciente, los ojos se te abren, pero no puedes mover el cuerpo. Parecía que había una persona mirándome todo el rato y quería moverme o hablar y no podía", explicaba.

Gonu decidió subir algunas stories en las que contaba su experiencia con este trastorno del sueño para ver si, de este modo, "podía ayudar a la gente". Aunque rápidamente ha tranquilizar a sus seguidores, bromeando con el asunto para que sepan que no es nada grave.

Paula Gonu (Instagram)
Paula Gonu (Instagram)

El cerebro se despierta antes que el cuerpo

Se trata de un trastorno del sueño que aparece en las transiciones entre el estado de sueño y vigilia, normalmente en el momento de comenzar a dormir o en el de despertarse, y suele ir asociado al estrés, al cansancio o al jet lag.

Aunque no es grave, produce una gran angustia e impotencia. De hecho, hay personas que tras experimentarlo quedan en shock. Ella misma ha contado que no es la primera vez que le sucede pero que le resulta imposible acostumbrarse y que pasa mucho miedo.

“La última vez que me pasó me cagué viva. Parecía que había una persona mirándome todo el rato y quiero moverme o hablar y no puedo”. La youtuber ha relatado que cuando lo pasa peor es cuando está durmiendo con alguien porque la sensación de querer pedir ayuda, tener a alguien al lado y no poder moverse es muy angustiante.

Esto es producto de una descoordinación entre el cerebro y el cuerpo que hace que se recupere antes la consciencia que la capacidad de movimiento.

La de Badalona ha contado que en los últimos episodios de parálisis del sueño que ha sufrido la sensación ha ido a más y comenta que, ahora, “se despierta fuera de su cuerpo”.

En los comentarios, sus fans le han dicho que se trata de un ‘viaje astral’, un fenómeno natural en el que se vive una experiencia extracorporal, ya que el cuerpo se desdobla, o esa es la sensación que se tiene. “Según me habéis estado informando, se diferencia de la parálisis del sueño en que, en la última, tu cuerpo está inmóvil y tú estás despierto”, explicaba. La influencer ha añadido que se ha visto a ella misma y se ha asustado.

Puede pasarle a cualquiera

Según la Clasificación Internacional de Trastornos del Sueño (ICSD), afecta a 1 de cada 1.000 habitantes y se engloba dentro del grupo de las parasomnias. Es más frecuente en niños y adolescentes que en adultos sanos, aunque se piensa que hasta un 50 por ciento de nosotros padecerá algún episodio a lo largo de la vida.

Las causas son diversas, como el no dormir lo suficiente, estrés o no tener una rutina de sueño establecida, tres de los problemas que en más de una ocasión Gonu ha confesado tener.

“Cualquiera de nosotros, en una situación de privación del sueño crónica o continuada, puede en algún momento acabar desarrollando parálisis del sueño”, asegura el doctor Diego García-Borreguero, director del Instituto de Investigaciones del Sueño (IIS), y expresidente de la Sociedad Española del Sueño (SES).

Un despertar a medias

El sueño tiene dos etapas fundamentales, que se suceden cíclicamente a lo largo de la noche: la fase No-REM y la fase REM (Rapid Eye Movement).

La fase no REM es la de transición, cuando se pasa de estar despierto (o sea, la vigilia) al sueño profundo y se suele subdividir en tres fases: adormecimiento, sueño y sueño profundo. Durante el sueño profundo es cuando más descansamos, y la respiración, el ritmo cardiaco y la presión arterial disminuyen.

La fase REM se caracteriza por esos movimientos rápidos del ojo que le dan nombre y durante la cual la respiración y el ritmo cardiaco vuelven a acelerarse y la presión arterial aumenta. Y, a la vez, los músculos se paralizan. Es la fase en la que se producen los sueños y donde se consolidan la memoria y los recuerdos. A lo largo de ocho horas de sueño saludable se producen cinco ciclos como media.

La parálisis del sueño se presenta cuando el despertar se produce en plena fase REM, en la que el cerebro está despierto, pero los músculos no.

Dura unos segundos

Los episodios pueden durar desde 20 segundos a 2 minutos. Pasado ese tiempo, la parálisis “desaparece de forma espontanea o con el solo roce del compañero de cama. El paciente puede aprender a emitir un pequeño ruido con la garganta que pone en aviso a su pareja para que lo toque”, comenta el doctor Jesús Paniagua Soto, del Centro de Neurofisiología Clínica y Trastornos del sueño de Granda.

Va acompañado de alucinaciones

Uno de los síntomas que frecuentemente acompaña a la parálisis del sueño son las alucinaciones hipnagógicas (auditivas, visuales y/o táctiles), que se experimentan al despertarse. Las más comunes son las de tipo sensitivo (cinestésicas) y visuales, mientras que las auditivas son las más infrecuentes.

“Se las llama alucinaciones pero en realidad son pseudoalucinaciones”, matiza el doctor, pues la persona que las padece sabe de manera fehaciente que lo que siente, ve o escucha no es real.

Son percepciones irreales visuales (ver en el dormitorio algún ser querido fallecido), acústicas (sentir que llaman a la puerta) o de presencia (sentir que alguien está a su lado).

Pero, aunque este tipo de pseudoalucinaciones puedan estar detrás de supuestas experiencias paranormales, quien sufre parálisis del sueño “raramente les da credibilidad” y lo más probable es que detrás de estos sucesos “haya cuadros psiquiátricos o esquizofrénicos“, apunta García-Borreguero.

Puede ser un indicador de otras enfermedades

La más frecuente es la narcolepsia, una enfermedad neurológica por la que se tienen dificultades para mantenerse despierto durante el día. Quienes lo sufren presentan de manera muy frecuente ataques de cataplejía (paralización muscular), parálisis del sueño y alucinaciones hipnagógicas.Se trata de un problema del sistema nervioso que causa somnolencia extrema y ataques de sueño durante el día.

Medidas que ayudan

Aunque por si sola la parálisis del sueño no reviste gravedad, deben ser valorados por el especialista del sueño, sobre todo si hay otros síntomas y empieza a afectarnos durante el día. El tratamiento será personalizado, dependiendo de las necesidades de la persona, pero siempre ayuda:

  • Llevar unos buenos hábitos en la higiene del sueño, como ir a la cama a la misma hora y desarrollar una rutina para ir a dormir.

  • Procurar evitar el estrés con meditación o mindfulness.

  • No dormir boca arriba.

  • Evitar los trabajos por turnos.

  • Realizar siestas programadas: Dos o tres siestas cortas durante el día ayudan a controlar la somnolencia y a mantenerse despierto.

  • Nunca se debe tomar pastillas para dormir o seguir un tratamiento farmacológico sin supervisión médica.

Más historias que pueden interesarte:

Pasar una noche en blanco puede hacerte vulnerable al Alzheimer

Estos son los seis trastornos que te quitan el sueño

Por qué debes contarle al neurólogo que no duermes bien

Las horas que debes dormir según tu edad