Patty Jenkins estuvo a punto de renunciar a 'Wonder Woman 1984' por la brecha salarial

Cine 54
·4 min de lectura

Por increíble que parezca después de tantos años de reivindicación, discursos y esfuerzos por parte de muchas mujeres de la industria del cine, el problema de la brecha salarial sigue muy presente en Hollywood, y sus consecuencias alcanzan incluso a figuras de primer orden. Es el caso de Patty Jenkins, la aclamada directora de Wonder Woman (2017) que, según ha revelado, estuvo a punto de renunciar a la secuela tras descubrir que cobraba mucho menos que directores hombres.

La cineasta de 49 años descubrió que otros directores hombres cobraban siete veces más que ella por su primera cinta de superhéroes. (Imagen: Clay Enos - DC Comics / © 2020 Warner Bros. Entertainment Inc. All Rights Reserved)
La cineasta de 49 años descubrió que otros directores hombres cobraban siete veces más que ella por su primera cinta de superhéroes. (Imagen: Clay Enos - DC Comics / © 2020 Warner Bros. Entertainment Inc. All Rights Reserved)

La cineasta –que ahora presenta la esperada Wonder Woman 1984 (2020), cuya crítica puedes leer aquí– recuerda en una entrevista para el podcast Happy Sad Confused que, pese a que la primera entrega recaudó más de 670 millones de euros (unos 882 millones de dólares) y se convirtió en la película más aclamada por la crítica de todo el Universo Extendido DC, Warner Bros. no tuvo nada clara idea de volver a ficharla para la secuela.

Y que, de hecho, tardaron un buen tiempo en hacerle la propuesta formal, mucho más de lo esperable en ante caso de éxito tan evidente.

Cuando por fin se puso el contrato sobre la mesa, Jenkins hizo uso legítimo de su recién adquirida posición de ventaja para reclamar un mayor salario, tal y como recogió en su momento Collider.

Pero según afirma la directora de Monster, el desacuerdo con el estudio estuvo a punto de obligarla a romper las negociaciones.

Empecé a irme”, asegura Jenkins. “Iba a irme. Incluso les dije que no me importaría acudir a otro estudio y ganar tres cuartas partes menos, que no tenía problema”.

Y es que a la cineasta no le costó averiguar cuánto más habían ganado otros directores independientes, pero de sexo masculino, por dirigir su primera película de superhéroes. Sobra decir que la comparación con el salario que ella recibió por Wonder Woman era sencillamente deprimente...

Yo nunca obtuve ningún beneficio en mi carrera como directora hasta que hice Wonder Woman, pero eso no suponía un problema para mí. Lo entendía”, recuerda Jenkins.

Sin embargo, en ese momento les dije: “Mirad, yo nunca he ganado dinero en mi carrera porque vosotros siempre habéis llevado la voz cantante, y yo no. Pero ahora eso se ha invertido, así que es hora de darle la vuelta a la tortilla”.

No quiero hablar de ningún sistema de cuotas que me haya dejado fuera, porque no es verdad. Me fue fácil averiguar que aquellos hombres habían hecho una película independiente y después una de superhéroes. Y les pagaron siete veces más que a mí por su primera película de superhéroes”.

Luego, en su segunda película de superhéroes, les siguieron pagando más que a mí. Así que me resultó fácil pelearlo y decir: “Esto no puede ser, de ninguna forma. Y sobre todo, no puede ser en el caso de Wonder Woman”, explicaba refiriéndose al rol que cumple el personaje dentro de ejemplos de empoderamiento femenino entre los estrenos más recientes de la industria.

Fue interesante hacerlo, pero también fue fácil porque lo decía completamente en serio. Pensaba: “Si no salgo victoriosa en esto, voy a decepcionar a todo el mundo. Si no lo hacía yo, ¿quién iba a hacerlo? De manera que se convirtió en algo por lo que acabé sintiendo mucha, mucha pasión”.

Patty terminó llegando a un acuerdo, no sabemos de cuánto pero viendo la pasión con la que detalla su lucha, damos por hecho que habrá logrado lo que pretendía, y que probablemente haya repetido la táctica al fichar como nueva directora de Star Wars (ella y Taika Waititi son los nuevos nombres que acaban de sumarse a los próximos proyectos cinematográficos de la saga galáctica).

Con Wonder Woman 1984, WarnerMedia ha inaugurado esta semana la polémica estrategia de estrenar todas sus próximas películas simultáneamente en salas y en el servicio HBO Max en EEUU. No obstante, en territorios como España –donde dicha plataforma aún no está disponible– de momento solo se podrá ver en cines.

Más historias que te pueden interesar: