Patricia Steisy: el fuerte dolor debido a sus prótesis la obliga a operarse

La granadina de 27 años, Patricia Steisy, ha contado públicamente el dolor físico que le ocasionan sus prótesis de silicona. Ahora, tiene que volver a pasar por quirófano para sacárselas dado que se le han encapsulado y son demasiado grandes.

MADRID, SPAIN - FEBRUARY 28: Patricia Steisy attends the 'Sin Rodeos' premiere at Capitol cinema on February 28, 2018 in Madrid, Spain. (Photo by Fotonoticias/Getty Images)


Patricia Steisy es popularmente conocida por su participación en Mujeres y Hombres y Viceversa, el date show de Mediaset del cual fue tronista. Quizá en su época más joven y alocada (aunque sigue teniendo solo 27 añitos) Patricia pensó que todo valía por conseguir ser una mujer explosiva que llamara la atención también a nivel mediático.

Tiempo atrás le pareció una buena idea pasar por quirófano y ponerse unos implantes mamarios de silicona de tamaño realmente grande. Tanto es así que cada prótesis le pesa 750 gramos y eso la está destrozando.

Steisy se sentó en el ‘Deluxe’ para contar el auténtico drama que está viviendo y es que sus pechos le provocan enormes dolores, en sus propias palabras: “Los tengo demasiado grandes y me duelen muchísimo, además, los tengo encapsulados”.

El encapsulamiento de las prótesis obtiene ese nombre porqué se forma una especie de cápsula alrededor de la prótesis, como si fuese una bolsa que se debe a una reacción fibrosa de nuestro sistema inmunitario ante un cuerpo extraño entre los tejidos de nuestro cuerpo.

Los síntomas de dicho encapsulamiento provocan que las prótesis se vuelvan duras, que suban hacia arriba de un modo exagerado, que tengan apariencia extraña o experimenten un cambio de forma y, por último, que duelan agudamente.

Cuando Steisy se sometió al aumento de pecho, no pensó tampoco en el peso que su espalda debería cargar y es que 750 gramos por pecho, se dice pronto pero es una barbaridad. De hecho, ella misma ha explicado en la entrevista que “Me tengo que agarrar cada pecho con las dos manos y no puedo ni siquiera dormir bocabajo”.

Ahora que Patricia está muy enamorada de su novio a pesar de llevar solo unos meses juntos, se plantea convertirse en mamá y crear una familia, por eso quiere quitarse estos exagerados implantes que le están costando la salud.

Además de los dolores, también es consciente de que las enormes prótesis dificultan el control médico de su cuerpo real ‘enterrado’ bajo los implantes: “No me pueden hacer ninguna prueba en las mamas por la cantidad de silicona que llevo.”

Por último, Steisy también se plantea qué pasará si se queda en estado: “Si me quedo embarazada y mis pechos aumentan, aunque solo sea dos tallas, no podré respirar. Tengo que cambiarme las prótesis ya”.

Recientemente, cuando fue el internet challenge de colgar fotos de hace diez años, Patricia quiso compartir con sus seguidores una foto de su cuerpo al natural antes de tener los enormes pechos implantados y, sinceramente, era una niña dulce de rasgo y con un pecho pequeño y bonito.

Me alegro de que la madurez (¿o quizá el dolor?) la hayan hecho reflexionar sobre estas prótesis XXL que poco ayudan a sus huesos, su respiración y su cuerpo en general. Aunque quiera seguir llevando implantes, espero que elija una talla que no condicione su vida y, sobre todo, su salud.

¿Qué opinas de la decisión de Steisy de quitarse el pecho de silicona? ¿Perderá fans en redes sociales si deja de tener esa delantera de infarto? ¿Se basa parte de su éxito televisivo en su exuberante físico?