Patricia Steisy y Bea Retamal estallan por los aires en 'Pesadilla en el paraíso'

pesadilla en el paraíso
Patricia Steisy y Bea Retamal, al límite Telecinco

Patricia Steisy y Bea Retamal están al borde de los nervios en Pesadilla en el paraíso. Han pasado de ser amigas, a enemigas. La convivencia entre ellas está siendo totalmente insoportable no solo para ellas sino también para toda la granja. Durante esta semana, en la que está nominada -con planes para poder recibir el apoyo para quedarse-, Steisy ha cambiado totalmente su actitud alejándose del grupo y estando baja de ánimo después de verse en los vídeos perdiendo los papeles con Israel en varias ocasiones, lo que ha hecho reflexionar y querer cambiar, algo que no ha sentado bien ni a Bea ni a Daniela que la acusan de querer ir de víctima.

"Te vas a ir tú porque el papel de víctima funciona mucho, por desgracia España es así", aseguraba Bea a Dani en la cocina mientras Steisy se encontraba a escasos metros de ahí y podía escucharlo. "Me estás buscando", aseguraba ella a Bea mientras criticaba que ella no estaba haciendo nada pero que Bea quería ir a que saltara.

pesadilla en el paraíso
Telecinco

En ese momento, Bea y Steisy se enzarzaban en una discusión en la que Patricia pedía a la novia de Dani que la dejara en paz, algo a lo que ella se negaba: "si yo voy de mala, voy a de mala hasta el final, no quiero dar pena", aseguraba ella. La discusión iba cada vez a más hasta que Patricia decidía abandonar la cocina y huir por el terreno de la granja para estar a solas. "Yo no la he hecho nada, ¿qué tiene en contra de mi?", se preguntaba. "Dice que estoy obsesionada, yo solo digo las cosas a la cara", decía Bea en la cocina, "ella tenía una estrategia para echarme a mi que se le ha dado la vuelta y se le ha caído encima", añadía.

Aunque Manu intentaba mediar negando que Patricia tuviera ninguna estrategia, pidiendo a Bea que no hiciera comentarios que supieran que la iban a dañar cuando ella estuviera escuchando y a Steisy que se quedara en el grupo sin irse sola a una esquina; la situación no mejoraba. A la mañana siguiente, era Steisy quien hacía un comentario en la cocina que hacía estallar a Bea: "¡cállate la boca que luego viene el otro a decirme que me calle!", decía desde la cama, lo que provocaba una nueva discusión que hacía que Steisy, nuevamente, se fuera de la cocina. "Ella va a estallar cuando yo quiera, fíjate que de buena mañana no me ha hecho falta ni salir de la cama".

Días después, Steisy pedía disculpas a todo el mundo: "Lo hago como puedo, a veces no sé. Lo siento".