Patricia Conde se pronuncia (y de qué manera) sobre lo ocurrido en 'MasterChef'

Patricia Conde se ha quedado a las puertas de la final de MasterChef Celebrity. La actriz y presentadora dejó en la noche del lunes una de las situaciones más llamativas de los últimos años en el talent show culinario de TVE desde que María del Monte decidiese abandonar antes de una prueba.

La actitud de la cómica vallisoletana dio que hablar durante la emisión del programa por su actitud, dicen en redes, un tanto sospechosa. Además, se ha especulado con que el comportamiento de Patricia Conde tuvo que ver con algo que ocurrió fuera de cámaras.

“Patricia, en esta prueba has hecho historia. En diez años de programa, primera vez que vemos a una finalista que no quería luchar por la chaquetilla. Has sido una absoluta decepción”, le llegó a decir Jordi Cruz ante la atenta mirada de Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodríguez.

Ahora, unas horas después de su eliminación del programa, la intérprete se ha querido explicar en Instagram con un extenso post donde ha explicado cómo se siente y ha reflexionado sobre el concurso.

“Un día nos dijeron ‘esto es un show, no un programa de cocina’. Ha habido amor, ha habido Guerras, yo siempre he sido partidaria del amor y del humor. Y cuando me gritan o no me tratan bien, no lo sé gestionar”, ha empezado diciendo la presentadora.

Ha confesado que se bloqueó “ante tanta presión” aunque, ha reconocido, ya llegó bloqueada desde la expulsión de Isabelle Junot: “No solo la del cocinado, sino la de toda la gente que tenemos en frente dando órdenes y sobre todo de lo que dirán de nosotros en redes sociales después. Que ya sabéis algunas terribles consecuencias”.

Patricia Conde ha señalado que nunca había visto el programa y que por eso quiso investigar desde dentro y ha agradecido al espacio televisivo “la oportunidad de que todos me hayan conocido y ahora sepan que soy actriz y no presentadora por ejemplo”. Una frase a la que ha añadido el emoticono de un guiño.

“Lo he dicho muchas veces, soy sensible y vulnerable y mi salvavidas es el sentido del humor. Nos dicen que cocinemos, que peleemos, que hagamos un show divertido, como los que nos ha ofrecido mi querido Xavier. Cada uno vive las experiencias a su manera, no todos somos iguales, a mí me gusta tratar a todos mis compañeros con respeto pase lo que pase, ayudar cuando he podido y en lugar de sacar el estrés gritando o insultando a los demás he preferido reírme de mí misma e inmolarme con un divertido show para quitarle hierro al asunto”, ha afirmado.

Para quitarle hierro al asunto ha comentado que la gente no se preocupe por la gente que se quedó sin comer porque en el Ritz había comida para todos: “Yo no le pedí a nadie llegar a la final. Yo no eché a Isa o a Nico, de hecho me pareció injusto y me hubiera cambiado por cualquiera de los dos, ellos lo saben”.

Para acabar, ha pedido perdón a su familia, a sus amigos y al equipo de MasterChef: “Pero, ¿sabéis lo que os digo? que el giro de la película era que Manu se llevara la chaquetilla porque se lo merecía más que nadie y me sobraban los motivos para hacer lo que hice”.

“Siento no haber sido más competitiva y ambiciosa, soy así, como habéis visto, tímida, algo rebelde, muy sensible y payasita, y sobre todo no puedo con las mentiras y antes de ofender a un compañero o creerme mejor que nadie, prefiero reírme de mí misma y ofrecer el show que tanto me pidieron cuando me echaron. Es tv,no es real”, ha zanjado.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR