'Pasión de Gavilanes 2', el avance de los capítulos 64 al 67 en Divinity: Terrible confusión

·2 min de lectura
Photo credit: Productora
Photo credit: Productora

La semana pasada en Pasión de Gavilanes vimos cómo, a pesar de todo lo ocurrido entre ellas, Jimena se preocupa por Romina cuando se entera de su terrible estado de salud. En los capítulos 64 al 67 de esta semana en Pasión de Gavilanes, Juan David está empecinado en conocer al padre de Muriel, pese a que la joven incluso le ha advertido que es un tipo muy peligroso. Aun así, el hijo de Juan y Norma decide ir a presentarse ante Samuel. Cuando llega a su casa, el esposo de Rosario se niega a verle, por lo que decide esperarlo, pero mientras camina por el lugar reconoce al hombre que días antes había intentado abusar de su madre: Adam. El sujeto ahora trabaja para su suegro.

Lleno de ira, Juan David lo espera y cuando cae la noche intenta cobrar venganza, pero ya los hombres de Samuel sabían de sus intenciones y llegan para darle una paliza.

Afortunadamente, Juan David puede con los dos matones, quienes terminan huyendo del lugar. Después, el joven llega hasta la habitación de Muriel, donde le explica todo lo que pasó. Luego de una pequeña conversación, la pareja decide huir del pueblo y vivir así su amor en total libertad.

Al día siguiente, Rosario descubre que su hija no está y que se ha ido de su casa. No sabe a ciencia cierta qué pasó, pero sí cae en cuenta de que podría haberse escapado con Juan David. Samuel se une a la búsqueda de su hija y se promete a sí mismo no parar hasta encontrarla.

Romina, contra las cuerdas

Samuel llega a la hacienda de los Reyes- Elizondo y pide que le dejen pasar a ver a su hija, pues sabe que está allí. Furioso, el hombre confunde a León con Juan David y comienza a atacarle. Norma termina la disputa lanzando un tiro al aire y saca a Samuel de su error.

Por otro lado, Óscar descubre que Romina es la dueña del veneno que ingirió Duván y que, casi, le cuesta la vida al pequeño. Loco de rabia, la denuncia ante las autoridades para que la arresten.