Para financiar el muro fronterizo, Trump quita millones a proyectos militares para disuadir a Rusia

El levantar un muro en la frontera de Estados Unidos con México ha sido una de las mayores obsesiones de Donald Trump, desde los inicios mismos de su campaña y a todo lo largo de su presidencia. Es, también, una de las promesas más deseadas y valoradas por sus seguidores de derecha radical.

Pero la realidad es que, aunque se ha construido algunos tramos de nuevo muro, poco es lo que el  gobierno de Trump ha avanzado al respecto, pese a su retórica triunfalista. Y ese proyecto está cargado de ominosos tonos xenófobos y racistas.

Obras de construcción de muro fronterizo en la ciudad de Donna, Texas. (AP Photo/Eric Gay, File)

El Congreso le negó los fondos para levantarlo y Trump en su obsesión no tuvo empacho en dejar que el gobierno suspendiera operaciones ante el diferendo presupuestal en torno al muro y entró en directa confrontación con el Legislativo, incluidos muchos republicanos.

Al final, tras el no del Congreso, Trump debió echar mano a fondos ya aprobados para proyectos de construcción del Departamento de Defensa para canalizarlos a su proyecto de muro, alegando que existía, o existe, un estado de emergencia en la frontera que requería alzar allí barreras físicas y otros sistemas de vigilancia. Una noción equívoca y controversial.

Ahora, cuando se aproximan las elecciones de noviembre, Trump está lejos de cumplir su promesa de alzar un muro a todo lo largo de la frontera sur, y para ampliar la cantidad ya construida su administración ha decidido transferir más fondos del Pentágono  (ya lo ha hecho en grandes cantidades) originalmente asignados a 19 proyectos de construcción militar para financiar más nuevo fronterizo.

Entre esos recursos figuran 274 millones de dólares destinados a proyectos militares en Europa dirigidos a servir de disuasión ante Rusia, según reportó Defense News. Entre ellos proyectos de infraestructura para la fuerza aérea estadounidense y depósitos de municiones y combustible que son parte de las estrategias de contención ante Rusia.

En total, 545.5 millones de dólares en proyectos de construcción del Departamento de Defensa, en el país y en el extranjero, serán reasignados al muro fronterizo. Y otros 538.4 millones de dólares de otros proyectos “diferidos” ya se han reasignado a la barrera en la frontera, de acuerdo a datos citados por Defense News.

Opositores del presidente han deplorado que esas iniciativas de defensa en Europa hayan sido puestas en segundo plano para dar fondos al muro fronterizo, lo que consideran un desperdicio de dinero. El muro en sí es visto por muchos como innecesario y de valor más bien propagandístico e ideológico al servicio de Trump y de la derecha radical.

Un militar estadounidense inspecciona un segmento del muro fronterizo en Arizona. (Reuetrs/US Army)

Demócratas añadieron también que Trump está poniendo asuntos de política interna por encima de la seguridad nacional de Estados Unidos y pasando por alto los poderes del Congreso al hacerse de fondos de maneras que van a contracorriente de lo aprobado por el Legislativo.

En tanto, una corte federal de apelaciones ha comenzando a estudiar si las transferencia de recursos del Pentágono a la construcción del muro son legales en el contexto de la “emergencia fronteriza” decretada por Trump para poder ejercerlos y del expreso rechazo del Congreso, tanto de demócratas como de republicanos, a ello.

Así, podría darse el caso de que el ‘bolso de dinero’ que para Trump ha sido el Pentágono podría cerrarse por decisión judicial y su proyecto de muro fronterizo quedar frenado  justo cuando comienzan a arreciar los tiempos electorales y cuando la epidemia de coronavirus ha impuesto un inmenso gasto para apuntalar la economía estadounidense.