Para 'curar' la impotencia necesitas esto

El hombre que no es capaz de mantener relaciones sexuales se siente en la cuesta abajo. La disfunción afecta a su autoestima, a la percepción de la propia imagen, al cuidado personal… ¡Tenemos la solución!

Nunca se debe esconder este trastorno. La solución pasa por buscar ayuda profesional para descubrir las causas de esta incapacidad; y la pareja debe acudir a consulta, siempre. (Foto: Getty)

Tras las vacaciones de verano suelen salir a la luz problemas sexuales ocultos en muchas parejas ya que la mayor exposición al sol incrementa la liberación de estrógenos, testosterona y endorfinas, hormonas vinculadas al deseo sexual. Por eso en estos meses de ocio y convivencia se propician los encuentros sexuales y es cuando se descubren más casos de disfunción eréctil. En consejo médico es que a la vuelta hay que afrontarlo y tratarlos. Pero, antes de meternos en faena, aclararremos algunos conceptos básicos.

¿Cómo es el pene y cómo funciona?

El pene es el órgano de la erección y está formado por tres cilindros que lo recorren desde la base hasta la punta; uno situado en la parte inferior en cuyo interior se encuentra la uretra , con escasa función en la erección y dos paralelos en la parte superior, formados por un tejido semejante a una esponja, capaz de albergar gran cantidad de sangre gracias a la relajación de la musculatura que los constituyen. Estos cilindros se llaman ‘Cuerpos Cavernosos’.

Los ‘Cuerpos Cavernosos’ se encuentran recubiertos de una membrana elástica, capaz de distenderse cuando se produce el llenado de sangre. Esta membrana es la Albugínea.

A lo largo de todo el pene, en el surco que forman los dos cuerpos cavernosos, discurren las arterias, venas y nervios que le aportan sangre y los estímulos nerviosos.

Todas estas estructuras se encuentran recubiertas por la piel, que es muy elástica y por la que circulan numerosas venas superficiales.

La erección se produce gracias a un complejo mecanismo en el que participan el sistema nervioso, las hormonas y el aparato circulatorio del varón

El estímulo erótico desencadena una orden nerviosa que abre la entrada de sangre al pene a través de las arterias y cierra la salida por las venas, con lo que se produce un llenado a presión de los ‘Cuerpos Cavernosos’, consiguiendo primero aumentar el tamaño del pene y posteriormente aumentar su rigidez.

La función sexual, al igual que otras funciones del organismo, se ve influenciada por múltiples factores externos como estrés, fatiga física, y psíquica, preocupaciones familiares o laborales y enfermedades menores o transitorias). (Foto: Getty)

¿Qué es la disfunción eréctil?

La incapacidad o dificultad para tener o mantener una erección suficiente para una relación sexual satisfactoria solo se considera como tal cuanto se mantiene en el tiempo al menos durante tres meses, y esta ‘enfermedad’ afecta -según indican los estudios-, a un 20 por ciento de la población masculina adulta.

Y sí has leído bien, la disfunción eréctil está considerada como una enfermedad que debemos tomarnos en serio. Nunca hay que darse por vencido ni relegar nuestra vida sexual y la de nuestra pareja.

Tal y como nos cuenta el Dr. Fernando González-Chamorro, jefe clínico de Servicio de Urología y Cirugía Robótica del Hospital San Rafael de Madrid, que cumple ya 15 años de funcionamiento: “hay una evidencia sólida científica de que la disfunción eréctil, además de ser una enfermedad que afecta a la calidad de vida, es una alerta de que el paciente está enfermo, no tiene riesgo de vida por su disfunción, pero ésta es un signo de futuro evento cardiovascular”.

“La DE es uno de los primeros síntomas que aparecen  en la enfermedad cardiovascular seria, añade el experto, estadísticamente el paciente  que sufre disfunción eréctil tiene una probabilidad alta de tener un episodio cardiovascular grave; un infarto o un ictus”.

De hecho, según un estudio del Journal of the American Heart Association los hombres que sufren problemas de erección tienen una probabilidad 1,6 veces  mayor de sufrir un episodio cardiovascular grave en los siguientes 4 años.

A partir de los 60 años prácticamente el 50 por ciento de los hombres tienen algún grado de disfunción eréctil

Por otro lado, está ampliamente demostrado que el 80-90 por ciento de los casos tiene una causa orgánica, estando las más frecuentes ligadas a factores de riesgo vascular entre los que cabe destacar la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia o aumento del colesterol en sangre, el tabaquismo y la diabetes.

La disfunción eréctil es un problema que debe ser abordado en pareja “como cualquier patología que nosotros llamamos funcional, no pone en riesgo la vida del paciente ni acorta su expectativa, pero es muy importante en cuanto a su calidad de vida y afecta de manera importantísima a la vida en pareja”, indica el Dr. González-Chamorro.

“La mayoría de los hombres acuden empujados por sus parejas, aunque casi siempre vienen solos y deberían venir más acompañados, es importantísimo que ante problemas de disfunción eréctil los hombres vengan acompañados”.

Consultar vuestros problemas sexuales con el especialista, con naturalidad, y acudir juntos es la manera más efectiva de afrontarlos. (Foto: 123RF)

“La disfunción afecta a la relación de pareja de modo trascendental, a su autoestima, a su percepción de la propia imagen, a su cuidado personal, el hombre que no es capaz de mantener relaciones sexuales se siente en la cuesta abajo”, de ahí la importancia de abordar lo antes posible el problema y hacerlo en pareja.

Según indica el doctor, los pacientes no consultan en la medida esperada, “a partir de 60 años prácticamente el 50% de los hombres tienen un grado de disfunción eréctil por lo que deberíamos ver muchos más pacientes de los que vemos. Con el paso de los años muchos hombres equivocadamente lo asumen como  natural, no lo ven como una enfermedad”. 

Nunca debes culpar y recriminar al otro. Estas actitudes os impiden disfrutar de una vida sexual plena. (Foto: Getty)

Por eso, tras evaluar los factores de riesgo: dislipemia, hipertensión y diabetes, entre otros, el paciente debe cambiar sus hábitos de vida, mejorar el estado de su corazón, y abordar su problema sexual.

¿Se puede curar la impotencia?

Para el experto “cualquier grado de disfunción eréctil tiene solución, es una patología que en ocasiones puede que no se cure pero sí se soluciona” y la pareja juega un papel determinante en la detección y posterior tratamiento.

  • En el primer escalón terapéutico están el tratamiento tópico -la crema-, el tratamiento oral y las ondas de choque.
  • En el siguiente encontramos las inyecciones y los sistemas de vacío.
  • También se puede recurrir al tratamiento sustitutivo con testosterona y al tratamiento psicológico (menos del 5 por ciento).
  • Si se ha fracasado con las medidas anteriores, la cirugía o la prótesis de pene que es un tratamiento muy efectivo “que los pacientes lo puntúan como muy satisfactorio”.

Por último, el caso de que no funcionen estos tratamientos se ha de recurrir al implante quirúrgico de prótesis de pene. Las prótesis son aparatos mecánicos que se implantan quirúrgicamente en el interior del pene y que mediante un mecanismo hidráulico se accionan, a voluntad del paciente, confiriendo al pene la rigidez y longitud necesarias para la penetración. Existen otros tipos de prótesis menos sofisticadas que carecen del mecanismo hidráulico y mantienen permanentemente al pene con la rigidez necesaria para la penetración.

También te puede interesar:

La visita médica más engorrosa para los hombres (y no es el urólogo)

¿Qué alimento ayuda (a los hombres) a durar más en la cama?

Comer nueces puede ayudar a mejorar la calidad del esperma

Otro (falso) producto milagro: el café con ‘viagra natural’ para inducir erecciones, ¡no lo pruebes!