La pandemia de Covid-19 está provocando que las películas se queden desactualizadas antes de estrenarse

Cine 54
·4 min de lectura

Los blockbusters de 2020 que sufrieron retrasos por culpa de la pandemia comienzan a sufrir las consecuencias del paso del tiempo. No solo llevan meses esperando recuperar lo invertido en la taquilla global, sino que ahora se enfrentan a la necesidad de tener que hacer retoques para mantenerse actualizados.

Es lo que le ha pasado a Sin tiempo para morir

© 2020 Danjaq, LLC and MGM. All rights reserved.
© 2020 Danjaq, LLC and MGM. All rights reserved.

Los amantes del cine tradicional llevan meses esperando la llegada de esa supuesta nueva normalidad que devuelva las grandes producciones a las salas de cine. La crisis sanitaria del coronavirus, el cierre de cines y la incertidumbre sobre el avance de la pandemia hizo que solo cintas como Tenet, Los nuevos mutantes, Los Croods 2 o Wonder Woman 1984 pudieran estrenarse en salas en 2020, mientras que otros títulos como Mulán o Soul decidieron dejar de lado la ventana de exhibición en cines y apostar por un estreno directo en plataformas.

Pero la situación no parece que vaya a cambiar a corto plazo en 2021, lo que ha llevado a otra ola masiva de retrasos a finales de año o incluso a 2022 de películas como Morbius, Kingsman: La primera misión, Un lugar tranquilo o Sin tiempo para morir. Pero aparte de generar un considerable problema para la supervivencia del sector de la exhibición, las propias majors podrían verse con otro inconveniente.

Es probable que, cuando llegue el momento de estrenarlas, algunas de estas producciones luzcan antiguas, agotadas o desactualizadas. Son títulos que empezaron sus campañas de marketing en torno a 2019, promocionándose a lo largo de 2020 y habiendo mostrado suficiente material como para que los espectadores empiecen a tener sensación de hartazgo. Además, cintas como la última entrega de James Bond se enfrentan a problemas mayores, puesto que sus acuerdos de patrocinios podrían incumplir las condiciones impuestas por las marcas.

De hecho, acorde a la información recogida por el diario británico The Sun Sin tiempo para morir tendría que volver rodar algunas de sus escenas para poder cumplir los acuerdos que tiene firmados.

Se entiende que un personaje como James Bond lleva siempre lo último en equipo y tecnología, pero en el momento en el que la película llegue a los cines los artefactos y utensilios que use el agente 007 habrán estado mucho tiempo disponibles en el mercado y ya habrá versiones actualizadas de los mismos. Y claro, a las marcas no les interesa haber pagado altas cantidades de dinero para promocionar viejos productos que lo mismo ni están disponibles cuando los espectadores puedan ver la película.

“Las grandes empresas de tecnología quieren que las estrellas tengan todos los nuevos productos prometedores para ayudar a promocionarlos y venderlos a los fans. Significa que algunas de las escenas tendrán que ser revisadas y editadas con mucho cuidado para actualizar las cosas", explica una fuente cercana al tabloide británico.

El problema es que algunos de esos artefactos eran los últimos modelos cuando comenzó el rodaje. Sin embargo, para cuando la película se estrena parecerá que Daniel Craig y el resto del reparto llevan cosas que han estado disponibles mucho tiempo. No es el propósito de estos acuerdos” añade la fuente. A su vez sentencia que dichas escenas necesitarán ser reeditadas con cuidado para así ser actualizadas.

Según The Sun podría tratarse de artefactos de la marca Nokia, los relojes Omega, zapatillas Adidas y la marca de champagne Bollinger.

Muy posiblemente esta fuera otra de las razones por las que Metro Goldwyn Mayer habría barajado la opción de vender Sin tiempo para morir a una plataforma de streaming. Esta operación se saldó sin éxito, puesto que la productora pedía una cantidad inasumible que giraba en torno a los 600 y 850 millones de dólares, cifra que se equipararía a los beneficios que obtendría en taquilla dando por hecho una recaudación de más de 1.000 millones. (Vía Variety)

Por el momento, Sin tiempo para morir tiene fijado su estreno en cines para el 10 de octubre de 2021, pero como bien lleva ocurriendo durante toda la pandemia, no podemos dar por hecho ni su llegada a las salas de cine ni que vayamos a poder verla en esa fecha. Ahora mismo solo Warner mantiene intacto su calendario tras apostar por un estreno simultáneo en salas y en su plataforma de streaming HBO Max.

Más historias que te pueden interesar: