La pandemia ha acercado a los españoles a sus parques nacionales

Agencia EFE
·2 min de lectura

Llera (Badajoz), 16 feb (EFE).-Los parques nacionales españoles registraron el año pasado más visitas de las que suelen tener habitualmente, sobre todo concentradas en los meses de verano, beneficiados por el frenazo que la pandemia ha dado a los viajes al exterior.

La directora del Organismo Autónomo de Parques Nacionales, María Jesús Rodríguez, en declaraciones a Efe, ha destacado que ese incremento de las visitas se ha notado especialmente en los parques del interior.

En este sentido ha puesto el ejemplo del parque de Cabañeros, en Castilla-La Mancha, “que ha tenido unas visitas que no las había tenido nunca”.

Otro de los parques nacionales con mayor presión ha sido el de Sierra de Guadarrana, en Madrid, donde “también se ha notado mucho las ganas que los ciudadanos tienen de salir al aire libre y de pasar un día con la naturaleza”.

Sin embargo, Rodríguez ha dejado claro que el éxito de los parques nacionales no se debe medir en términos absolutos por el número de visitantes, “porque son unos espacios que tienen un valor incalculable en cuanto a la naturaleza que albergan y eso es sensible”.

Por ello, ha abogado en la necesidad de facilitar el acceso y el uso de los parques nacionales, “pero también garantizando la conservación de los ecosistemas que ahí están”.

Reconoce que no todos los parques nacionales tienen la misma fragilidad de su ecosistema, “pero tenemos que llegar a ese índice de saber hasta dónde tienen que facilitarse ese uso público y tiene que priorizarse esa conservación, que es para lo que están”.

En su visita a Extremadura para asistir a la suelta de dos linces ibéricos nacidos en cautividad en el valle del Río Matachel, una de las zonas donde más está creciendo la población de estos felinos, la directora de Parques Nacionales se ha referido al debate sobre la caza en estos entornos.

“Es un debate, yo creo, un poco ficticio”, porque desde que se aprobó la primera ley y el primer reglamento de parques nacionales en 1918 ya prohibía la caza en estos espacios, algo que en lo que toda la legislación posterior ha abundado, señala.

“Otra cosa es que no se haya aplicado correctamente la legislación, pero quiero decir que es una cosa que ya se asumía desde el principio”.

En este sentido, ha aclarado que ahora se ha terminado la última moratoria que la ley de parques nacionales de 2014 establecía en seis años, “pero el espacio en el cual no se puede cazar es un espacio mínimo comparado con el territorio cinegético que hay en nuestro país”.

Los parques nacionales son el 0,7 por ciento del territorio, “creo que la incidencia es mínima”, ha dicho María Jesús Rodríguez.

(c) Agencia EFE