'Pálpito' y el éxito de Netflix al que solo le puedo dar una explicación

·5 min de lectura

De repente y sin aviso, Netflix tiene otro éxito fugaz en gran parte del mundo. Pálpito aterrizó en la plataforma el pasado 20 de abril y al momento de escribir este artículo se ha erigido como lo más popular del servicio en España y otros países como Colombia, Venezuela o Chile, mientras se encuentra en alguna posición del Top10 en otros territorios. Incluso ocupa la plaza #10 en el ranking de Inglaterra y el #3 en EE.UU. cuando se trata de una serie de habla hispana, de esas que no suelen colarse tan fácilmente en este tipo de países de la noche a la mañana.

Sin embargo, Pálpito está lejos de ser la mejor serie del año de la plataforma, siquiera del mes, traduciéndose en un éxito al que solo le puedo encontrar una explicación.

Michel Brown como Simon en 'Pálpito' (Crédito: Gustavo Cabrera/Netflix)
Michel Brown como Simon en 'Pálpito' (Crédito: Gustavo Cabrera/Netflix)

Pálpito está catalogada en Netflix como un thriller de suspenso, sin embargo, su balanza se inclina más hacia el drama desvariado, exprimido y alargado, típico de la telenovela, dando como resultado una trama previsible, sobreactuada y con ráfagas torrenciales de inestabilidad dramática. Creada por un experto en la telenovela televisada como Leonardo Padrón, nos cuenta la historia de una familia destrozada por el terrible crimen cometido contra la madre, a quien una red clandestina de tráfico de órganos secuestra y asesina para trasplantar su corazón a la esposa de un hombre poderoso. La receptora es una fotógrafa con los días contados a raíz de una cardiopatía congénita, completamente ajena a la trama criminal que teje su marido para mantenerla con vida.

El argentino Michel Brown, más recordado por su papel de Franco Reyes en Pasión de gavilanes, interpreta a Simón, ese padre de familia que pasa de pizzero profesional a investigador amateur, escabulléndose en el undergroundcriminal en busca de los culpables del asesinato de su esposa. Pero al tratarse de una telenovela de fondo terminamos siento testigos de una trama que transita por terrenos pantanosos al recurrir a planos sensuales, secuencias sexuales que no vienen a cuento y diálogos apoyados en el dolor de la pérdida o acusaciones que echan culpas como estrategia para la dramatización romántica. Porque en plena historia sobre tráfico de órganos, con un padre de dos niños destrozados por el asesinato de la madre, él va y cae en los brazos de esa mujer con el corazón de la esposa, Camila (Ana Lucía Domínguez), que de alguna manera siente y percibe con su nuevo órgano que existe algo turbio detrás de su supervivencia.

En resumen, Pálpito está compuesta por 15 episodios que estiran la trama como si fuera una de las masas de pizza que prepara Simón: alargando, enrollando y estirando de nuevo, colocando demasiados ingredientes en el horno que dan como resultado un sabor desabrido.

Sebastian Martinez como Zacarias y Ana Lucia Dominguez como Camila en 'Pálpito' (Crédito: Gustavo Cabrera/Netflix)
Sebastian Martinez como Zacarias y Ana Lucia Dominguez como Camila en 'Pálpito' (Crédito: Gustavo Cabrera/Netflix)

Al terminar la serie me costó comprender por qué se encuentra entre lo más popular de Netflix España y tantos países (también en Perú, Argentina, Paraguay, etc.). Sobre todo porque estamos ante una serie que no aporta nada nuevo a los thrillers sobre personajes con trasplante de órganos, cuando existen Chambers o la TV Movie ¿Quién es Julia? de 1986. Que además frivoliza sobre el tráfico añadiendo una trama romántica forzada; que resulta sobreactuada, repleta de personajes caricaturescos -como villanos políticos ambiciosos y engreídos así como criminales de libro masticando chicle con la boca abierta sonriendo de costado- y una trama inestable ante tantos hilos poco creíbles tejiéndola. Los primeros cinco episodios los vi completos buscando comprender el éxito que se cocía a lo largo del fin de semana, pero confieso que no pude con el resto. Tuve que verlos a salpicones, pasando secuencias hasta llegar al final, ante la impaciencia que tanto embrollo innecesario me estaba provocando. Por eso, en un principio, pensé que quizás el furor se debía a la presencia de Michel Brown al tratarse de un actor que muchos recuerdan por Pasión de gavilanes. Sobre todo después de que la telenovela aterrizara en Netflix hace unos meses, colándose entre lo más popular del servicio durante una temporada en algunos territorios.

A su vez, es probable que en lugares como Reino Unido muchos espectadores se hayan dejado llevar por ese tráiler que deja entrever una historia con tintes de thriller dramático y un misterio por resolver, siendo un género de lo más consumido en la plataforma. No obstante, creo que este fenómeno fugaz que ha desbancado a otros éxitos recientes como la quinta temporada de Élite y Anatomía de un escándalo, se debe a un motivo en particular.

Ranking de lo más popular de Netflix España al 25 de abril
Ranking de lo más popular de Netflix España al 25 de abril

Hablo del furor de las telenovelas. No soy amante de este tipo de historias. Jamás lo fui, ni siquiera con las mariposas románticas de la época adolescente. Pero comprendo que tienen un público fiel al que le encanta engancharse a estos romances altamente dramatizados a largo plazo.

Y si observamos el ranking de lo más popular de Netflix podemos ver lo mucho que el furor por las telenovelas ha colmado el streaming. Y es que ya no se trata de ver las producciones turcas en Antena 3 o Telecinco, sino también de rebuscar en el gigante streaming que ha aprovechado el renacer del género para sumarlo a su catálogo. De esta manera, Pálpito lidera en España mientras le acompañan en el Top10 otras telenovelas como Café con aroma de mujer y La reina del Flow. Y lo mismo sucede en otros países de Latinoamérica, donde incluso se suma Betty la fea entre lo más popular del servicio.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Es decir, que una serie inestable y poco recomendable como Pálpito haya logrado colarse como lo más popular de Netflix cuando el 22 de abril se estrenó una joyita imprescindible para los amantes de las buenas series como Heartstopper, me dice que el furor de las telenovelas ha llegado a la cima en el streaming. Porque si no, no me explico cómo ha llegado tan arriba.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente