Los países más golpeados por el cambio climático

Una mujer y su hija penan por la muerte Orlando López Martinez, esposo y padre, quien falleció a los 48 años al no poder recibir una hemodiálisis, producto de la devastación dejada por el huracán María en Puerto Rico. Foto: Ramón Espinosa/AP.

Todos en el planeta Tierra terminamos sufriéndolo, pero ciertas zonas dentro del globo terráqueo han tenido una especial mala fortuna a la hora de ser escenario de eventos meteorológicos derivados del cambio climático.

En estos puntos, fenómenos como los huracanes o las sequías han sido especialmente severos y se han producido con una mayor frecuencia, afectando de manera considerable a la población y generando tristes cifras de desplazados y hasta de muertos.

Precisamente a partir de los índices de fallecimientos provocados por el clima extremo ha sido concebido el Índice Global de Riesgo Climático, que fue publicado por la organización ambiental y de desarrollo Germanwatch.

Cifras aterradoras del impacto del cambio climático

De acuerdo con esas conclusiones, en el período comprendido entre 1998 y 2017 nada menos que 526.000 personas perdieron la vida debido al clima extremo, al tiempo que las pérdidas económicas ascendieron a 3,47 billones de dólares.

Pero determinadas comunidades fueron las que sufrieron un mayor impacto de estos fenómenos cada vez más perniciosos. En 2017, por ejemplo, Puerto Rico, Sri Lanka y República Dominica fueron los territorios que más padecieron los efectos negativos de eventos climáticos extremos relacionados con el cambio climático.

Uno de estos fue el huracán María, que causó daños inmensos en Puerto Rico y Dominica entre mediados de septiembre y principios de octubre de ese año. Tan solo en la Isla del Encanto se reportaron 2.975 fallecimientos, según el documento, así como daños sustanciales en su infraestructura y su red eléctrica.

Myanmar, Dominica y Honduras experimentaron la mayoría de las muertes por eventos climáticos extremos entre 1998 y 2017. Imagen: Statista.

Pero en un periodo mucho más amplio, el comprendido entre 1998 y 2017, Puerto Rico también sufrió el mayor impacto general del clima extremo, con la triste aportación de 4.000 de sus habitantes perdiendo la vida y daños que equivalen al 4% de su Producto Interno Bruto.

Sin embargo, en lo que concierne a las muertes, Myanmar encabeza la lista para ese periodo de veinte años. En el país asiático se reportan unos 7.000 fallecimientos anuales como promedio.

En 2008, esta nación fue devastada por el tifón Nargis, fenómeno que dejó un saldo de 140,000 personas fallecidas y nada menos que 2.4 millones de desplazados.

Visto de otra manera, Myanmar contabilizó nada menos que 14.39 muertes por cada 100,000 habitantes, a una distancia descomunal del país que ocupa el segundo lugar, la isla caribeña de Dominica, ubicada justo sobre la ruta habitual de los huracanes que se forman en el océano Atlántico, con 4.72 fallecidos.

En tercer lugar se encuentra Honduras, un país caracterizado por su pobreza y su ausencia de infraestructuras, lo que lo vuelve especialmente sensible ante la llegada de ciclones tropicales e incluso de lluvias intensas que no alcanzan la categoría de un huracán. En este país centroamericano azotado por la precariedad, la corrupción y la violencia se reportan 4,22 muertes por cada 100,000 habitantes.

En cuarto lugar estaría Puerto Rico, con 4,06 fallecimientos atribuibles al clima extremo, tras lo cual aparecen Nicaragua (2,95), Haití (2,92), Micronesia (2,40), República Dominicana (2,29), Rusia (2,04) y Granada (1,92).  

Estados Unidos ocupó el puesto número 80, con 0.15 muertes por cada 100,000 habitantes.

Los países más pobres, los más vulnerables ante el cambio climático

La publicación destaca que son los países más pobres los que sufren un impacto mucho mayor ante estos desastres naturales, por lo que el informe quiere poner el acento sobre su particular vulnerabilidad ante el cambio climático en el planeta.

Sin embargo, esta situación no es exclusiva de las naciones más desfavorecidas. Los países desarrollados también sufren, y Francia es un ejemplo notable, con casi 20,000 muertes relacionadas con tormentas, pero sobre todo con las olas de calor que lo han azotado en las últimas dos décadas.

Artículos relacionados: