Los pagos al FMI podrían generar una fuerte presión sobre las reservas del BCRA

Con el pago del miércoles de unos 1.700 millones de dólares al FMI, el BCRA finalizó con los compromisos de septiembre al organismo con 890 millones de dólares, para finalizar el mes con un total de unos 2.590 millones de dólares llevando el total de reservas internacionales del Central a unos 35.500 millones de dólares la cifra más baja desde que Sergio Massa asumió como ministro de Economía. 

Esto representa un 6 % del PBI mientras que la mayoría de los países del mundo esa relación llega al menos al 20 % del PBI lo que implicaría que el BCRA debería tener más de 100.000 millones de reservas internacionales si se utiliza ese ratio promedio.

Esto provocó que el BCRA perdiera en unos 5.000 millones de dólares si le sumamos los pagos de importaciones lo que implica que pese a comprar más de 5.000 millones de dólares al sector agroexportador las reservas internacionales están en el mismo valor que cuando comenzó a operar el valor de 200 pesos del llamado dólar soja. El problema es que el próximo 6 de octubre vencen otros 1250 millones con el FMI y el 14 vencerán otros 650 millones de dólares más con el organismo.

Estos pagos generan una especie de descalce con respecto al desembolso de unos 3.900 millones de dólares que debería recibir el gobierno pero que dependen de cuándo el directorio del FMI apruebe formalmente las metas del segundo trimestre y por lo que se conoce el gobierno solo no cumplió con la meta de anulación de reservas internacionales pero por ahora el FMI pasará por alto ese incumplimiento ya que las metas fiscales y monetarias estarían cumplidas. Esos dólares podrían llegar recién en octubre por lo tanto podría haber una fuerte presión sobre las reservas internacionales en los próximos días.

Cuál será la política cambiaria a partir de ahora

El gran interrogante para que estas  puedan aumentar de aquí a fin de año está relacionado con el tipo de política cambiaria que funcionará desde el 1 de octubre cuando finalice la posibilidad del sector agropecuario de liquidar dólares a 200 pesos. Hasta ayer a través de ese mecanismo el BCRA lleva comprados unos 5.500 millones de dólares pero desde el gobierno calculan que todavía falta liquidar un 25 por ciento más.  

Hay un dato que se debe tener muy en cuenta con respecto a esos dólares que el BCRA paga a 200 pesos frente a los importadores a los que le vende dólares a 140 pesos. Esto implica una pérdida de unos 330.000 millones para el BCRA que en algún momento habrá que compensarlos. Por lo tanto el BCRA no podrá mantener por mucho tiempo más ese desdoblamiento cambiario invertido y debería ir a un dólar oficial de 200 pesos para no seguir generando más déficit cuasifiscal por vender dólares al sector importador más baratos de los que se los compra a los exportadores.  

Los pagos al FMI podrían generar una fuerte presión sobre las reservas del BCRA
Los pagos al FMI podrían generar una fuerte presión sobre las reservas del BCRA

Los pagos al FMI podrían generar una fuerte presión sobre las reservas del BCRA

Al respecto el analista Salvador Di Stefano señala que en la actualidad los pasivos monetarios del BCRA suman un total de unos 12 billones de pesos, y de ese total 8 billones son remunerados a una tasa nominal anual del 75 % o de más del 100 % si consideramos la tasa efectiva anual. 

"Esto significa que, sin emitir un peso nuevo, a un año vista, los pasivos monetarios podrían ubicarse en unos 16,5 billones de pesos. Por lo tanto si las reservas internacionales se mantuvieran en los niveles actuales de aquí a un año y a solo dos meses de las casi con las elecciones presidenciales del 2023 el valor del dólar paralelo sería de unos 500 pesos. En tanto que si el BCRA siguiera emitiendo pesos  a la velocidad actual los pasivos monetarios a un año podrían ubicarse en torno de $20 billones y si mantenemos las reservas en los actuales niveles el valor del dólar paralelo podría estar cercano a los 580 pesos. La suba sería de un 90 por ciento en el año", explicó el analista.

Lo que viene

A partir de diciembre, el BCRA  debe desembolsar una enorme cantidad de dólares porque se cumplen los 180 días que le impuso a las empresas locales pagar importaciones, si el Banco Central no le da estos dólares a las empresas para pagar lo que adquirieron en el exterior, podríamos entrar en un default comercial, y esto activar a la suba a los dólares alternativos.

En ese contexto el  ministro Sergio Massa junto a su equipo económico siguen analizando las distintas alternativas que tienen como  objetivo encarecer el dólar oficial para que los exportadores liquiden más divisas y también el "dólar tarjeta" ahora llamado "dólar Qatar" para que no se vayan tantos dólares del BCRA por los pagos de pasajes para viajar al exterior y las compras que hacen los argentinos en el extranjero. 

Otra de las grandes dudas es qué pasará en el futuro con el llamado dólar ahorro otra fuente de goteo de los dólares que se van del BCRA por el cual se pueden comprar hasta 200 dólares por mes a un valor de 182 pesos. Pero en el caso de llevar directamente el valor del dólar oficial de 140 a 200 pesos, una devaluación del 40 por ciento, no haría falta aumentar el impuesto país ni la percepción de ganancias ya que todos esos tipos de cambio aumentarían directamente un 40 por ciento porque todas esas cotizaciones están atadas a la evolución del dólar oficial. El dólar tarjeta podría pasar a costar unos 360 pesos frente a los 265 pesos que cuesta en la actualidad.

El interrogante  es cuántos dólares más podría comprar el BCRA hasta fines de diciembre para cumplir con la meta de acumulación de reservas que solicita el FMI. Hasta el momento la liquidación del "Dólar Soja" no reflejó  el impacto de las nuevas medidas restrictivas impuestas por el BCRA al sector sojero pero por el lag de tiempo qué hay entre la venta de los productores a las cerealeras y la liquidación de las exportación de las cerealeras, la reducción de las liquidaciones recién comenzaría a notarse desde la semana próxima.

la liquidación del
la liquidación del

La liquidación del "Dólar Soja" aún no reflejó  el impacto de las nuevas medidas restrictivas impuestas por el BCRA

De todas maneras la disposición del BCRA de prohibir el acceso al Dólar MEP y al Dólar CCL a los productores (personas jurídicas) que hay

an ingresado al Programa de Incremento Exportador, provocó para el equipo,económico un efecto no deseado que es una suba del dólar paralelo al ser la única vía de dolarización para los sojero.  Este suba lo llevó a ubicarse por encima de los niveles pre-dólar "soja" de 285 pesos.