30 horas de tatuaje para tener la misma marca que su hijo y hacerle sentir mejor

M. J. Arias
·2 min de lectura

Derek Prue Jr., de Alberta (Canadá), tiene ocho años y una marca de nacimiento que le cubre gran parte del pecho. No se encuentra cómoda mostrándola. Por eso su padre, para hacerle sentir mejor y que no es el único, se ha sometido a varias sesiones dolorosas para tatuarse la misma mancha sorprendiendo a su hijo, según han explicado ambos a CBC.

En una entrevista concedida recientemente al citado medio, Derek Prue Sr. ha explicado que “sabía que estaba cohibido” por su marca y, al ver cómo reaccionaba en situaciones como estar en la piscina, decidió hacer algo. Y lo que hizo fue contactar con un tatuador y contarle su plan: quería tener la misma mancha que su hijo.

“Recuerdo la primera vez que entré, me acosté y luego, tal vez tres o cuatro horas, pensé: ‘Sí, ¿casi terminamos?' Y Tony dijo: 'Sí, casi hemos terminado... el esquema’”, rememora este padre sobre el proceso, que pensaba que sería mucho más rápido. Tony Gibbert, propietario del estudio Juicy Quill, precisó que esa zona del cuerpo es bastante dolorosa.

Desde la página en Facebook del estudio de tatuaje compartieron también su gesto con una foto de ambos y el siguiente mensaje: “Él es el padre que se tatuó la marca de nacimiento de su hijo, es muy bueno que él pudiera hacer esto para ayudar a su hijo a tener confianza y que pudiéramos ser parte de su historia”.

Fueron más de 30 horas divididas en distintas sesiones a lo largo de varias semanas. Un proceso largo y molesto que, a tenor de la emoción mostrada tanto por el padre como por el hijo en el transcurso de la entrevista, mereció la pena.

Durante la mayor parte del tiempo este padre canadiense mantuvo en secreto lo que estaba haciendo y no fue hasta que casi estaba terminado que se lo enseñó a su hijo. Este ha contado que fue un día cuando estaba jugando con su hermana en la piscina. “Estaba feliz y estaba un poco confundido. No sabía que iba a hacer eso”, ha reconocido el pequeño.

Derek Jr. normalmente lleva camiseta también para nadar, pero ahora le ha reconocido a su madre que siempre que vaya con su padre, ya podrá quitársela. “Solo poder ir a nadar con su papá y quitarse la camisa y estar feliz y cómodo. Estoy feliz de poder ser parte de esto, de alguna manera puedo ayudar con lo que está tratando de hacer”, Gibbert dijo.

EN VÍDEO | Así es Elaine Davidson, la mujer con el cuerpo más perforado del mundo