Padre e hija rompen el récord mundial Guinness en el medio maratón de Brooklyn

·4 min de lectura
Photo credit: NYRR
Photo credit: NYRR

Hace unos meses, el esposo de Marie-Ange Brumelot, de 29 años, descubrió un récord mundial único: el medio maratón más rápido corrido por un padre y su hijo. Un récord que por aquel entonces era de 2:58:35, establecido por Jonathan Scott y Clare Bovill del Reino Unido el 8 de marzo de 2020.

Marie-Ange ya era una corredora de élite. Terminó como la vigésima mujer en la general en el maratón de Chicago de 2019 con un tiempo de 2:36:23 e incluso fue elegida para representar a Francia en el campeonato mundial de medio maratón de 2020. Su padre, Nicolás Brumelot, de 60 años, también corre. Ha terminado numerosos maratones y ultramaratones, pero solo la mitad: un tiempo de 1:32:04 desde el Medio Maratón de París el 6 de marzo de este año.

Marie-Ange corrió en su mejor marca personal de 1:14:18 en la Media Maratón de Houston 2020, por lo que le dijo a Runner's World que no tenía dudas de que podrían batir el récord si lo intentaban. Ella planeaba correr la Media Maratón de Brooklyn, por lo que se puso en contacto con New York Road Runners (NYRR), quienes estaban encantados de organizar el intento de récord.

Marie-Ange le preguntó a Nicolas si estaba interesado. “Él aceptó de inmediato” dijo. “Así que eso fue todo”.

Ambos comenzó a entrenar, Marie-Ange desde su casa en Catskills de Nueva York y Nicolas desde París. A pesar de que sus métodos de entrenamiento y objetivos individuales eran drásticamente diferentes, siguieron mutuamente sus entrenamientos a través de las redes sociales.

“Estaba tan feliz cuando mi padre se subió a Strava”, dijo Marie-Ange. “Era como, sí, al fin puedo ver lo que está haciendo”.

Antes del día de la carrera, el 21 de mayo, NYRR compartió publicaciones en redes sociales y correos electrónicos para avisar sobre las condiciones metereológicas y adentar a los corredores que sería un día caluroso y húmedo. Los Brumelot no se inmutaron.

“Era abrasador”, dijo Nicolás. “Pero tienes que estar mentalmente preparado para encontrarte con condiciones que no quieres... mentalmente tienes que superar todas estas cosas, salir y hacer tu trabajo”.

Entonces, se colocaron en la línea de salida a las 7 de la mañana, listos para empezar. Marie-Ange estaba acostumbrada a estar en el pelotón de élite y empezó su carrera con normalidad. Pero para Nicolas, que fue colocado allí por NYRR para favorecer el intento de récord, se encontró en un territorio desconocido: "Me sentí bien, pero también incómodo, porque sabía que todos los corredores a mi alrededor y detrás de mí me pasarían muy rápido". Inmediatamente después del disparo de salida, se movió hacia la izquierda para salir del pelotón y poder correr su propia carrera.

Marie-Ange comenzó fuerte, corriendo sus primeros 5 km a un ritmo de 5:31 por milla, pero pasó por una mala racha de 5 km a 10 km, con un promedio de solo 5:51 por milla. “Seguí pensando, tengo que hacerlo bien porque estamos intentado hacer algo grande”. Alguien le adelantó y trató de seguirle para acelerar. Se recordó a sí misma que debía avanzar progresivamente, una estrategia que funcionó, ya que así mantendría un ritmo medio de 5:30 desde allí hasta el final. Finalizó en tercer lugar con un tiempo de 1:13:46. Después, esperó ansiosa la llegada de su padre.

Nicolas corría a buen ritmo, pero recordó la experiencia de una carrera anterior: correr el Ultra Trail Angkor 64K de 2019 con un calor espantoso y una humedad del 100%. A pesar de los flashbacks de pesadilla, logró mantenerse concentrado, hidratándose adecuadamente y pegado a grupos de otros corredores. Finalmente, giró hacia el paseo marítimo de Coney Island que conducía al final de la carrera.

Marie-Ange, sabiendo su tiempo y viendo el de él cuando cruzó la meta, lo abrazó emocionada. Juntos superaron el récord mundial Guinness de la media maratón más rápida de un padre y su hijo con un tiempo combinado de 2:45:32, superando en 13 minutos el récord anterior.

Si bien el récord fue una dulce victoria, tanto Marie-Ange como Nicolas sacaron más provecho de la carrera. Estaban emocionados de tener a toda su familia allí para verlos, quienes corrieron arriba y abajo del campo para animarlos. Nicolás también pudo promocionar las organizaciones benéficas con las que trabaja, Children With Cancer UK, Children With Cancer Ucrania e Imagine For Margo. Ha recaudado 260,000 en total a lo largo de una década corriendo.

En cuanto a si volverán a perseguir el récord, todo es cuestión de qué personas les reten a hacerlo.

“Creo que es un récord justo”, dijo Marie-Ange. “Pero sé que, si por alguna razón alguien más lo bate, volveremos a hacerlo”.

Aunque tengo 60 años, sigo tratando de mejorar y correr más rápido”, dijo Nicholas. “Así que allí estaremos si es necesario para romper el récord de nuevo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente