Paco León debuta en Hollywood como villano: "Hay algo de mafia innato en mí"

·4 min de lectura

Madrid, 16 jun (EFE).- Con el pelo teñido de rubio platino, pegando tiros y persiguiendo a Nicolas Cage a toda velocidad por Mallorca, Paco León debuta en Hollywood haciendo de villano en una comedia autoparódica sobre el protagonista de "Leaving Las Vegas" (1995) o "Cara a cara" (1997) que llega este viernes a los cines.

"Me ha divertido mucho y he descubierto que hay algo de mafia innato en mí, creo que de herencia materna", ha dicho a Efe el actor y director sevillano, que hizo de su madre, Carmina Barrios, la protagonista de su debut detrás de las cámaras, "Carmina o revienta", hace ahora una década.

En unos meses, después del verano, León estrenará -en cines y en Netflix- su cuarto largometraje como director, "Rainbow", una versión libre y contemporánea de "El mago de Oz", pero esto no le ha impedido seguir trabajando como actor en filmes como "El insoportable peso de un talento descomunal", junto al chileno Pedro Pascal y el estadounidense Neil Patrick Harris.

"Normalmente cuando me llega una propuesta de casting en inglés digo que no, porque no hablo inglés", sostiene. Pero tanto la directora de casting como su agente le insistieron y, dado que el personaje tenia "un tamaño controlable", se animó a enviar un vídeo de prueba.

"Es muy fuerte que vengan de fuera los americanos a darme un papel de malo, supongo que es la falta de prejuicios, desde fuera se ve todo más limpio", asegura.

Los directores Tom Gormican y Kevin Etten ponen a Nicolas Cage a hacer una versión ficticia de sí mismo, un actor endeudado hasta las cejas que, a cambio de un millón de dólares, acepta viajar a Mallorca para asistir a una fiesta de un cumpleaños de un excéntrico multimillonario llamado Javi (Pascal) muy fan de su trabajo.

La situación da un giro inesperado cuando Cage es reclutado por la CIA para investigar el secuestro de "la hija del presidente de Cataluña" en el que parecen estar implicados tanto Javi como su primo Lucas (León).

"La película tiene tres capas, por un lado está el tema autobiográfico y metafísico, con un Nicolas Cage que se desdobla en dos -aparece una versión joven de sí mismo que le da consejos-, luego la comedia de aventuras de colegas que se drogan y por último la película de acción de Nicolas Cage de toda la vida, con tiros y un malo que hay matar", resume León.

Para el actor, trabajar junto al protagonista de la que asegura es una de sus películas preferidas, "Corazón salvaje" (1993), de David Lynch, ha sido un placer, aunque se considera "poco mitómano".

"Eso me salvó, porque al fin y al cabo es una estrella de Hollywood, que es historia del cine, una familia entroncada con la aristocracia de la cinematografía mundial, pero yo le veía como un compañero y ya está".

León define a Cage como "superprofesional" aunque fuera de rodaje no tuvo mucha ocasión de convivir con él, algo que sí hizo con otros compañeros de rodaje, en especial con Pedro Pascal. "Nicolas estaba como aparte, en modo leyenda 24 horas".

"Es un tío excéntrico, especial pero muy trabajador, obsesivo, lo tiene todo medido, se sabe la película entera antes de hacerla, muy metódico y profesional", afirma.

Sobre "Rainbow", que será su primera incursión como director en terreno ajeno a la comedia, apunta que irá tanto a cines como a Netflix. "En la producción están implicadas Telecinco y Netflix y han encontrado un encaje que me parece muy conveniente", afirma quien fue precursor de la estrategia multiplataforma con su opera prima hace una década.

En la actual revolución de la distribución audiovisual, León defiende una salida en la que "todo pueda convivir" y apoya las reivindicaciones de los productores independientes en relación con el proyecto de ley Audiovisual, aprobado por el Congreso y pendiente de tramitación en el Senado.

"Ser productor de cine independiente en España es completamente heroico y esto (la ley) lo pone más complicado porque sitúa al mismo nivel a los estudios de Atresmedia o Telecinco que a los productores independientes de verdad", opina.

Para el actor sevillano, triunfos como el de "Alcarrás" en la pasada Berlinale son "un orgullo nacional" equiparable a una victoria de Nadal en Roland Garrós o a que el Real Madrid gane una Copa.

"No se considera así porque el cine no tiene el mismo reconocimiento popular, pero desde las instituciones debería protegerse sobre todo ese tipo de cine, que es la parte más débil de la industria, pero también es industria y muy necesaria".

Magdalena Tsanis

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente