El padre del sanitario de 26 años fallecido a los ‘irresponsables del COVID’: “No merecen que se jueguen la vida por ellos"

M. J. Arias
·3 min de lectura

Pablo Riesgo tenía 26 años, era auxiliar de enfermería en el hospital de Jove de Gijón y hace unos días fallecía convirtiéndose, según publica La Nueva España, en la persona más joven fallecida relacionada con la pandemia del coronavirus. Aunque aún faltan los resultados de la autopsia, el desconocimiento del comportamiento del COVID y el hecho esta enfermedad le mantuviese ingresado 12 días en la UCI hace solo unos meses, hacen sospechar a que ahí podría estar la razón de su repentino e inesperado fallecimiento.

La tarde de este lunes, a las puertas del hospital donde trabajó y falleció, compañeros, amigos y familiares se reunieron para darle un último adiós y rendirle homenaje. Entre los asistentes se encontraba su padre, Luis Manuel Riesgo, quien, entre lágrimas, no pudo contener la emoción de ver a tanta gente congregada por su hijo asegurando que él, en su “sencillez”, probablemente “nunca se imaginó el pobre tanto cariño”.

En medio del dolor y el recuerdo, Riesgo envió un mensaje contundente a quienes se saltan las normas sanitarias poniéndose en riesgo a sí mismos y al resto. Dijo, incidiendo en que no quería “generalizar”, que “todos esos irresponsables que no cumplen las normas no merecen que, si caen en la UCI, esta gente [los sanitarios allí congregados] se juegue la vida por ellos”.

Con el sonido de una gaita de fondo, el citado medio asturiano recoge el mensaje que también quiso enviar Héctor Fabio Vega López, amigo y compañero del auxiliar de enfermería fallecido, a ese mismo grupo al que se dirigía el padre de Pablo Riesgo. Recordaba la importancia de “que se mantengan las distancias, que respetemos todo y que esto sirva de lección” en especial “para los que hacéis fiestas, pasáis de todo y encima lo subís a las redes sociales. Es triste que un compañero nuestro tenga que morir y otros tengáis tanta suerte”.

A través de la lectura de un comunicado, los compañeros del joven fallecido le recordaron con cariño y respeto y le prometieron que seguirán “funcionando como si fuéramos uno, por ti. Siempre estarás en nuestra cabeza y en nuestro corazón. Jamás te olvidaremos”.

Pablo Riesgo se contagió durante la segunda ola del coronavirus y en el mes de noviembre pasó 12 días ingresado en la UCI del hospital de Gijón en el que trabajaba como consecuencia de una neumonía bilateral por la que necesitó oxígeno, según recuerda La Nueva España. Se recuperó, y aunque con alguna secuela, había recibido el alta hace semanas y se había llegado a reincorporar a su puesto. Sin embargo, hace unos días comenzó a sentirse mal por un cuadro hematológico. En principio no se relacionó esta patología con haber pasado el COVID.

Aún así, desde el citado medio asturiano señalan que la falta de información sobre las posibles secuelas a largo plazo del coronavirus hacen que no pueda descartarse una posible relación entre su muerte y la enfermedad. Por eso se ha ordenado la realización de una autopsia. Los resultados de la misma quizá puedan aclarar más sobre las causas de su muerte.

EN VÍDEO | España recibe las primeras vacunas de AstraZeneca