La fortuna de 25 millones de Pablo Motos: de limpiacristales a 'rey del mambo' en tv

·7 min de lectura

Quién le iba a decir a un jovencísimo Pablo Motos cuando acompañaba a su padre los fines de semana a vender revistas, que años después se convertiría en uno de los nombres más poderosos del mundo de los negocios dentro del sector audiovisual. Apasionado de la música y la radio desde que era un niño, el de Requena tuvo que ir progresando poco a poco y con mucho tesón y esfuerzo hasta llegar al lugar en el que hoy se encuentra, con una fortuna estimada en unos 25 millones de euros, según El País.

MADRID, SPAIN - APRIL 25:  (L-R) Marta Hazas, Pablo Motos, Ursula Corbero and Amaia Salamanca attend 'El Hormiguero' Tv show at Vertice Studio on April 25, 2016 in Madrid, Spain.  (Photo by Juan Naharro Gimenez/Getty Images)
MADRID, SPAIN - APRIL 25: (L-R) Marta Hazas, Pablo Motos, Ursula Corbero and Amaia Salamanca attend 'El Hormiguero' Tv show at Vertice Studio on April 25, 2016 in Madrid, Spain. (Photo by Juan Naharro Gimenez/Getty Images)

Con su productora, 7 y Acción, Motos y su socio, Jorge Salvador, se han convertido en los 'reyes del mambo', televisivamente hablando, y en 2019 facturaron 22 millones de euros, según Formula TV. Pero mucho ha sido el camino recorrido desde hace más de tres décadas por el valenciano, cuyo primer trabajo fue limpiando cristales en el hospital en el que su padre trabajaba durante la semana (los fines de semana vendía revistas). Tras unos cuantos años trabajando (y aprendiendo mucho) en la radio, en 2002 se hizo fuerte en ese medio con No somos nadie, el germen de El Hormiguero, pero en su versión radiofónica en la cadena M80, con el que despertaba a los oyentes con colaboradores que hoy siguen a su lado como Marron o las hormigas Trancas y Barrancas. 

Pero el gran salto lo daría cuatro años más tarde al fichar por la recién estrenada Cuatro para comenzar a emitir en esta cadena privada El Hormiguero, que entonces era parte del catálogo de Gestmusic, productora entre otros formatos de Operación Triunfo. Tan solo un año más tarde, Motos y Salvador, que ya habían formado un buen tandem y con gran éxito en Crónicas Marcianas, fundaron 7 y Acción y comenzaron a producir el espacio hasta hoy en día. Tuvieron que pelear mucho para el que formato llegara a un buen número de espectadores y no fue un camino de rosas durante los primeros años de vida de El Hormiguero. Según El País, cuando Cuatro se unió a Mediaset, el grupo de comunicación les daba 75.000 euros por programa, pero en 2011, cuando la productora les pidió más dinero y un contrato por tres años con la cadena, no llegaron a un acuerdo y se mudaron a la que hasta hoy es su casa, Antena 3. 

MADRID, SPAIN - NOVEMBER 03:  (L-R) Pablo Motos and Pablo Iglesias attend 'El Hormiguero' Tv show at Vertice Studio on November 3, 2015 in Madrid, Spain.  (Photo by Juan Naharro Gimenez/WireImage)
MADRID, SPAIN - NOVEMBER 03: (L-R) Pablo Motos and Pablo Iglesias attend 'El Hormiguero' Tv show at Vertice Studio on November 3, 2015 in Madrid, Spain. (Photo by Juan Naharro Gimenez/WireImage)

Motos convierte en oro todo lo que toca

Y ha sido en la cadena de San Sebastián de los Reyes donde han cosechado más y más éxitos. Con El Hormiguero son líderes cada noche en su franja horaria, no tienen competencia en cuanto a invitados nacionales e internacionales (no hay famoso que no haya pasado por su plató para presentar un libro, una película, un programa e incluso para hacer campaña electoral) y han ido afianzándose como uno de los espacios familiares más queridos por los espectadores que parece no haber tocado techo todavía. Y gracias al exitazo de El Hormiguero, Motos y su socio Salvador tienen en su equipo a más de cien personas trabajando y han podido desarrollar muchos otros formatos (de Otra Movida a Tonterías las Justas pasando por Hipnotízame, Así nos va, Amazonas Clandestino o más recientemente El Desafío, que ya ha grabado su segunda temporada) que les han llevado a facturar algunos años hasta 30 millones, según el citado medio. 

El Hormiguero se ha exportado a otros países como China (solo se les ha 'resistido' Estados Unidos, pese a contar allí con el apoyo del mismísimo Will Smith) y pese a algunos momentos 'polémicos' (como cuando entrevistaron a Santiago Abascal, líder de Vox) y haber sido incluso tildado supuestamente de machista en algunos comentarios, sigue siendo el programa elegido por millones de espectadores. Gracias a su productora y al buen trabajo financiero y creativo que hacen, Motos también ha creado otra empresa para la realización de eventos y publicidad para televisión (que según El País tiene un capital social de 20 millones) que hace tiempo estaba dirigida por su mujer, Laura Llopis, su gran compañera en toda esta aventura vital y laboral y con la que comparte su vida desde hace dos décadas, cuando la conoció mientras ella trabajaba en el departamento de producción de Onda Cero. Laura es hoy jefa de guión de El Hormiguero y su mano derecha en muchos asuntos. 

Un imperio... también inmobiliario

A Pablo no le gusta presumir del imperio que ha conseguido a lo largo de su trayectoria y siempre se muestra como ese joven de origen humilde que ha trabajado duro para conseguir su sueño. Pero lo cierto es que con su fortuna ha ido generando un patrimonio al alcance de muy poca gente. Con su mujer vive en uno de los dos pisos que tiene en la capital. Se trata de un piso de lujo de unos 300 metros cuyo valor ronda los 2 millones de euros en el exclusivo Barrio de Salamanca de Madrid (uno de los más caros de España) y allí, situado a pocos metros del Parque de El Retiro, le pudimos ver durante los días que tuvo que pasar confinado tras contagiarse de coronavirus, la única que vez que Pablo se ha ausentado del plató de El Hormiguero en todos estos años (ni siquiera cuando fallecieron sus padres lo hizo). 

Pero es que además cuenta con dos propiedades en Valencia, así como dos fincas y una casita de campo. Junto a Salvador, que además de su socio es uno de sus mejores amigos, ha adquirido varias propiedades con piscina, barbacoa y vistas al mar en la localidad alicantina de Jávea, donde lleva media vida veraneando y donde cada año le gusta disfrutar de la tranquilidad, los deportes acuáticos y las paellas con sus amigos de toda la vida. Dicen que esas casas podrían llegar a venderse si quisieran en un millón de euros.  

De tocar en fiestas a ganarse un hueco en la radio

Si por algo se caracteriza Pablo Motos es por su humildad a la hora de recordar de dónde viene. Cuando aún iba al colegio empezó a tomar clases de guitarra porque la música formaba parte de su vida desde que era un niño. Incluso formó un grupo siendo adolescente, se ganó la vida yendo a fiestas flamencas donde estaba hasta doce horas tocando este instrumento y llegó a participar en el Festival de Benidorm cuando tenía 28 años como compositor de Sabed amigos, una canción que ganó el primer premio y que aún hoy le siguen recordando entre risas las hormigas de su programa. 

Mientras estudiaba Electrónica para poder conseguir un oficio, Radio Requena, la radio local de su tierra de origen, le vio pinchando en una discoteca y le contrató para presentar un programa cuando tenía 19 años, un trabajo que compaginaba limpiando cristales. De ahí pasó a Radio Nacional en Utiel y Onda Cero Valencia, donde se puso al frente de varios programas (Aquí hay más de uno, Mareando la perdiz y Hacia el dos mil) en los que unía música y humor, dos de las aficiones que hoy sigue manteniendo en su programa en Antena 3. Colaboró con Julia Otero, hoy una de sus grandes amigas, y en 2002 comenzaba con El Hormiguero sin saber que años después haría (y sigue haciendo) historia de la televisión con ese programa en el que los invitados van a divertirse y hacer reír a los que están al otro lado de la pequeña pantalla.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente