Países Bajos, un finalista que construyó su camino a fuerza de eficacia

En el último tiempo, y con Louis van Gaal al mando, Países Bajos recuperó su esencia goleadora, la misma que, en la UEFA Nations League, le dio sus frutos, como el pase al Final Four como el principal y que obtuvo este domingo, gracias a su conquista sobre Bélgica.

Frente a un panorama muy favorable al tener la clasificación prácticamente consumada a la etapa decisiva, la Naranja no se dejó llevar por la relajación en Ámsterdam. Y esto lo demostró con un rendimiento acorde a la altura del partido, que coronó con el gol de Virgil van Dijk, de cabeza.

Con esta victoria, además de obtener el premio mayor, su boleto a la próxima ronda, también cerró una fase sobresaliente en el Grupo A4, la que culminó de manera invicta, con un balance de cinco partidos ganados y un empate peleado con Polonia. A falta de dos zonas por completarse, ya se aseguró terminar con la mayor cantidad de puntos (16).

Dentro de su trayecto, un factor más que destacable de los neerlandeses fue la eficacia de cara al arco rival. Esto se resume con el hecho de haber anotado en los seis partidos de la zona, siendo el único en conseguirlo. En total, marcaron 14 tantos que, por el momento, es la cifra más alta en la Liga A.

A la par de su contundencia, también hubo una insistencia detrás, por parte de los dirigidos por Van Gaal. Según las estadísticas de la agencia Opta, intentaron 85, de los cuales 29 fueron al arco, con una precisión del 47.54%. De la suma, 32 remates fueron desde lejos, mientras que los 53 restantes en el área.

Aunque esta virtud del cuadro naranja nace desde la edición pasada. Es que, junto a su recorrido en el grupo, logró una racha de nueve partidos seguidos en los que anotó, al menos, en una ocasión, siendo su racha más larga en la competición. La suma global fue de 20 conversiones.

El rol defensivo también se destaca en Países Bajos

Entre las armas que construyeron los neerlandeses en la ofensiva, el cuidado de su arco estuvo en su funcionamiento. Y esto quedó retratado en el triunfo sobre los Red Devils, con su arquero, Remko Pasveer, como partícipe esencial.

Tras responder en los momentos indicados y sostener la valla invicta, el guardavallas de Ajax se convirtió en el primero en finalizar sin goles contra Bélgica. El anterior había sido Hugo Lloris, en la semifinal del Mundial de Rusia 2018, y que inció un período de 50 encuentros.

Foto: Dean Mouhtaropoulos/Getty Images