La pícara vida de Mateo Alemán

·3 min de lectura

Sevilla, 11 jun (EFE).- Mateo Alemán, autor de una de las grandes novelas de la picaresca española, estuvo preso en la cárcel de Osuna por una pelea, vivió en Granada, tuvo numerosas deudas y, también por economías, riñó con su madre, según datos descubiertos por el archivero sevillano José Cabello Núñez.

Hasta 17 documentos que no habían sido estudiados con anterioridad relativos a la vida de Mateo Alemán, de sus padres y de su hermano Juan Agustín, ha localizado en distintos archivos de Sevilla Cabello Núñez, quien en los últimos años también ha encontrado hasta 33 documentos sobre Miguel de Cervantes, tres de ellos con la firma del autor del Quijote.

El investigador ha dicho a Efe que, precisamente, con Mateo Alemán pasa como con su coetáneo Cervantes, que hay muy poca documentación relativa a sus vidas, a diferencia de lo que sucede con otros autores del Siglo de Oro como Quevedo, Lope de Vega, Góngora y Calderón de la Barca.

Cabello Núñez, archivero de La Puebla de Cazalla (Sevilla), ha destacado que, con la escasa documentación conocida sobre Mateo Alemán sus biógrafos y los estudiosos de su obra concluyen que su gran novela "La vida del pícaro Guzmán de Alfarache" es, en buena medida, autobiográfica, además de, como apunta el investigador sevillano, "el primer superventas de la literatura del Siglo de Oro español.

Los documentos hallados por el investigador sevillano corroboran esta idea porque iluminan varios periodos de la vida de este escritor de "compleja personalidad" y de "vida agitada y aventurera", así como sobre sus estudios de Medicina y sus "difíciles relaciones familiares", sobre todo con su madre, de la que llegó a obviar el apellido.

Todas esas circunstancias, ha asegurado Cabello Núñez, "de un modo u otro quedaron reflejadas en sus escasas obras".

Entre los documentos hallados ahora hay peticiones de licencia para poder viajar a Indias, contratos de compraventa y arrendamiento de inmuebles y cartas de pago y de poder, entre los que destaca un poder notarial de julio de 1592 en el que se declara residente en Granada, una estancia del todo desconocida hasta ahora.

Entre los papeles con más datos está el testamento de la madre de Mateo Alemán, doña Juana del Nero, que por sí solo deja constancia del alejamiento que tuvo en vida con su hijo Mateo, en favor de su otro hijo, Juan Agustín, y que incluye un memorial que detalla todos los gastos efectuados en favor de Mateo desde su infancia hasta su madurez, con idea de que contabilicen como herencia.

Entre esos gastos figuran las cantidades que los padres de Mateo Alemán dedicaron a que pudiera labrarse un porvenir como médico, pero también las cantidades invertidas en ropas -calzas, jubón, saya, capa, camisas y un arca de madera donde conservarlos- y en libros de estudio, además del pago de algunas deudas contraídas por el escritor y los ocho ducados que su madre hubo de pagar "cuando mi hijo riñó y estuvo preso".

También se consignan en esos documentos la compra de una mula, los gastos que generó en sus primeros años de estudiante y que recibió toda la biblioteca de su padre al morir éste, valorada en 60 ducados.

El encarcelamiento al que se refiere en el testamento la madre de Alemán fue en la villa Sevilla de Osuna, otro dato que se desconocía hasta ahora, no así su paso por la cárcel de Sevilla, en la que también estuvo preso, como Cervantes, con quien tiene otros paralelismos, según Cabello Núñez, como haber muerto casi con la misma edad, 67 años Alemán y 69 Cervantes, y haberlo hecho ambos en la pobreza.

Alfredo Valenzuela

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente