Qué fue el ‘pánico satánico’ que retrata la nueva temporada de ‘Stranger Things’

·4 min de lectura
Photo credit: Netflix
Photo credit: Netflix

Todo empezó durante los últimos años 60 y los 70. El asesinato de Sharon Tate y varias personas más por parte de los seguidores de Charles Manson en 1969 hizo salir a todo un país, a golpes y cuchilladas, del sueño hippie de los años 60. De repente, parecía que estaba ocurriendo “algo más” de lo que salía por la tele, que era posible que en los márgenes de la sociedad estuviera creciendo una maldad y un culto a la misma que nadie parecía haber predicho y que además estaba a punto de estar absolutamente fuera de control.

Después llegaron las películas: ‘El exorcista’ (1971), ‘The Wicker Man’ (1973), ‘La profecía’ (1976)… Parecía que el demonio estaba aquí “con nos”. También algunos hechos reales, ampliamente publicitados por los medios de comunicación daban alas a estos temores. Entre ellos uno de los más terribles es la masacre de Jonestown en 1978, donde 913 miembros de la secta Templo del Pueblo se suicidaron en masa en la Guyana. Fue una época además de asesinos en serie como el asesino del zodíaco o el asesino del alfabeto (que nunca fueron detenidos), Ted Bundy, John Wayne Gacy o El Hijo de Sam.

Photo credit: Bettmann - Getty Images
Photo credit: Bettmann - Getty Images

Todos estos hechos hicieron que Estados Unidos se sumiera en una especie de psicosis colectiva en la que parecía que el demonio estaba por todas partes en forma de asesinos, ceremonias secretas, mensajes subliminales y sectas satánicas en las que, según contaban, militaban los más poderosos, pero en las que también podían estar involucrados nuestros vecinos.

El miedo pronto trajo las campañas, las acusaciones formales, las denuncias. Se calcula que durante el “pánico satánico”, como se llama a este periodo que se extendió desde los años 80 hasta finales de los 90, se realizaron más de 12.000 denuncias (nunca demostradas) de extrañas maniobras maléficas.

‘Stranger Things’, la serie de Netflix que ha demostrado como ninguna una maestría fuera de lo común para reconstruir los años 80, no podía ser ajena a este extraño periodo y en su última temporada, que acaba de estrenarse, incluye una trama en la que uno de los personajes se ve afectado por esta epidemia de histeria colectiva que se ensañó especialmente con los juegos de rol, el rock y los videojuegos. El club de ‘Dragones y Mazmorras’ en el que militan Mike y Dustin, será objeto de sospecha por parte de algunos de los vecinos del pueblo en el que viven.

Esta desconfianza hacia el mítico juego de rol, que tiene un importante papel en la serie, también ocurrió en la vida real y, de hecho, todavía persiste en las mentes de muchas personas.

Los padres de muchos de los chavales que en los años 80 invertían horas y horas en aquellas partidas llenas de orcos y magos, desconfiaban de algo que no entendían en absoluto. A nivel nacional, se realizaron campañas de protesta y “prevención” sobre los supuestos mensajes maléficos ocultos que contenía el juego. Quizá el mejor ejemplo de ellas fue la que puso en marcha Pat Pulling, una mujer de Richmond, Virginia, que estaba convencida de que el triste suicidio de su hijo había estado provocado por ‘Dragones y Mazmorras’, demandó a la compañía que lo comercializaba y fundó una asociación que pedía la prohibición de los juegos de rol.

Aunque este episodio de histeria satánica se fuera diluyendo con el cambio de siglo, muchos expertos opinan que, de alguna forma, algunos de sus rasgos siguen estando muy presentes en diversos estratos de la sociedad, como por ejemplo los grupos de ultraderecha norteamericanos, que defienden la existencia de QAnon, una supuesta trama secreta organizada por las personas que realmente controlan el mundo contra Donald Trump y sus seguidores.

En definitiva, el ‘pánico satánico’ fue solo otro capítulo más en la historia de las persecuciones paranoicas que se han ido dando a lo largo de la historia en el país del sueño americano. En el siglo XVII fueron las persecuciones a mujeres acusadas de ser brujas en Salem, Nueva Inglaterra, y durante los años 50, el Macartismo y los juicios irregulares contra personas sospechosas de ser comunistas.

El hecho de que ‘Stranger Things’ haya decidido retratar en esta última temporada el absurdo del ‘pánico satánico’, no hace más que demostrar la valía y la ambición de una serie que siempre quiere ir algo más allá del simple entretenimiento.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente