OVNIS: desde pilotos militares hasta el expresidente Obama alimentan el análisis y la fantasía

·5 min de lectura

Desde hace algunos años, y con especial énfasis en fechas recientes, se han dado a conocer numerosos reportes, testimonios y peticiones de mayor investigación y difusión sobre los encuentros que pilotos de las fuerzas armadas estadounidenses han tenido con objetos voladores no identificados (OVNIS).

La imaginación popular asocia rápidamente la palabra OVNI con visitantes extraterrestres y algunos consideran que esos reportes militares prueban que la Tierra está siendo visitada por alienígenas.

Un objeto volador no identificado avistado por el piloto de un avión militar de EEUU. (Captura de video / NBC News)
Un objeto volador no identificado avistado por el piloto de un avión militar de EEUU. (Captura de video / NBC News)

Con todo, aunque los citados reportes son numerosos y plantean hondas interrogantes, de ellos no se concluye ni se prueba que esos OVNIS sean naves espaciales de civilizaciones extraterrestres.

Pero sí plantean la interrogante de si esos objetos voladores son artilugios de tecnología avanzada dado que los testimonios de pilotos militares que se encontraron con ellos afirman que la velocidad, la trayectoria, los movimientos y la forma de propulsión de esos OVNIS implican capacidades inusitadas.

Si se trata de naves ultrasecretas producidas por una potencia humana o si provienen del espacio exterior está por dilucidarse. Lo cierto es que se trata de fenómenos que están concitando la atención tanto del público como de las autoridades políticas y militares de Estados Unidos.

Un ejemplo de ello es un video de la Marina, recientemente filtrado a los medios, en el que se ve un OVNI de forma circular que vuela sobre el océano cerca de San Diego, California, y luego súbitamente desaparece en las aguas, de acuerdo la televisora NBC News.

Las autoridades han confirmado que esas imágenes fueron tomadas por personal naval en julio de 2019, y quedaron registradas en el centro de información del buque USS Omaha de la Marina estadounidense. Un equipo del Pentágono, especialmente creado para analizar los casos de objetos voladores no identificados, está analizando ese video, indicó NBC News.

En paralelo, testimonios de pilotos militares han indicado que los avistamientos de OVNIS serían cosa frecuente. Por ejemplo, Ryan Graves, piloto de la Marina, dijo recientemente al programa ’60 minutos’ que “todos los días” por al menos “un par de años” tuvo avistamientos de OVNIS en la costa estadounidense del Atlántico. Y tampoco era la primera vez que lo cuenta, pero a diferencia del presente, cuando esos testimonios son tomados más en serio, en el pasado ese tipo de declaraciones eran con frecuencia recibidas con escepticismo o incluso con desdén y sospecha.

Ciertamente, esas afirmaciones alimentan teorías conspirativas y conclusiones sin fundamento, y eso propicia la asociación de esos videos y testimonios con las nociones sobre visitantes alienígenas.

Lo cierto es que, más allá de donde provengan, el gobierno de Estados Unidos al parecer se ha interesado en ello porque esos objetos representan potenciales riesgos para la seguridad nacional.

Que las autoridades se han tomado el asunto con más rigor se ejemplifica con el hecho de que en la reciente ley presupuestal se incluyó una provisión para que, de acuerdo a The Washington Post, el Director Nacional de Inteligencia y el Secretario de Defensa trabajen juntos en “un análisis detallado de los datos e inteligencia sobre fenómenos aéreos no identificados”.

Y en próximas semanas ese reporte ha de ser hecho público, dice el Post, para dar a conocer lo que el gobierno sabe sobre los OVNIS.

Qué es lo que sabe y qué revelará son interrogantes que fascinan la imaginación colectiva. Ciertamente, los OVNIS avistados por pilotos militares, según los testimonios y videos, se desplazan a velocidades extraordinarias, dan giros imposibles para aeronaves conocidas y tienen misteriosos medios de propulsión. No se trataría, se comenta en el Post, ni de drones, ni de globos, ni de chatarra espacial, sino de objetos de nueva tecnología. Si es terrestre o extraterrestre es otro asunto, pero ciertamente pilotos que se toparon con ellos se mostraron sorprendidos, inquietos, incluso vulnerables.

Un piloto, por ejemplo, dijo a ’60 minutos’, que vio a un objeto moverse sobre el agua hasta que desapareció, y luego a los pocos segundos fue detectado de nuevo por el radar del buque USS Princeton a 60 millas (unos 100 kilómetros de allí).

Y un alto funcionario de Defensa de los gobiernos de George W. Bush y Bill Clinton, dijo que “lo que estamos viendo es una cantidad de cosas distintas y diferentes… A veces vemos un objeto de 50 pies (poco más de 16 metros) que puede viajar a velocidades hipersónicas y aparentemente subir a la órbita terrestre y descender de altitudes potencialmente superiores a 100,000 pies (unos 30 kilómetros)”-

El tema tiene ciertamente su lado lúdico-imaginativo, que va desde quienes hayan entretenido o esperanzador imaginar que esos OVNIS son prueba de que existe vida inteligente fuera de la Tierra hasta quienes lo consideran ominoso, peligroso, venga de donde venga. Y otros conectan esos videos y testimonios con teorías sobre presencias extraterrestres y demás, de las que pese a su popularidad carecen de pruebas y estarían en el universo de la fantasía.

Los videos tomados por pilotos militares serían, en cambio, muy reales.

Pero la especulación sobre si hay especímenes de alienígenas guardados en la supuesta Área 51 y otras teorías conspirativas pululan, por convicción o entretenimiento, y de ello no se libra ni el expresidente Barack Obama.

Así, entre broma y seriedad, Obama dijo el pasado lunes durante una participación en el programa de televisión nocturna ‘The Late Show with James Corden’ que “cuando se trata de alienígenas hay algunas cosas que yo simplemente no puedo decirles al aire… La verdad es que cuando llegué a la presidencia pregunté ‘¿hay un laboratorio en alguna parte donde se guarden especímenes de alienígenas y naves espaciales?’. Ellos hicieron un poco de investigación y su respuesta fue ‘No’…”.

Como contrapunto, Obama añadió que “lo que es verdad es que hay imágenes y registros de objetos en el cielo de los que no sabemos exactamente qué son. Cómo se mueven, su trayectoria… No tienen un patrón que sea fácilmente explicable. Así, pienso que la gente se toma eso en serio y trata de discernir qué es. Pero yo no tengo nada que reportarles hoy”.

Lo que Obama y otros expresidentes, y el actual mandatario Joe Biden, saben al respecto es secreto, y ello alimenta la especulación, la científica y la de fantasía. Y lo mismo lo que revelará o se reservará en el mencionado reporte oficial en elaboración.