Ovejero construye una historia colectiva generacional desde la autobiografía

·3 min de lectura

Barcelona, 22 sep (EFE).- El escritor madrileño José Ovejero traza una historia colectiva generacional a partir de la autobiografía en su último libro, "Mientras estamos muertos", que cuenta a través de relatos la historia de una familia de clase obrera que va progresando en los años opresivos del tardofranquismo.

En la presentación a la prensa de "Mientras estamos muertos" (Páginas de Espuma), Ovejero confiesa: "Hasta ahora he trabajado con la imaginación, pero en este caso he invertido las proporciones habituales y he querido poner hincapié en la memoria, sabiendo que cualquier memoria es una reconstrucción, una narración del pasado".

Puesto a reconstruir, pensó el autor de "Mundo extraño" que "una memoria individual es siempre también una memoria colectiva", y por esta razón, aunque al protagonista le suceden cosas, se trata de episodios que también han vivido gente de alrededor del propio Ovejero.

Ve Ovejero paralelismos de su libro con "La familia", de Sara Mesa, "por la forma de construir a través de relatos cortos".

Desde la experiencia ya pasada, Ovejero constata que "en realidad cuando tiras de memoria te das cuenta de que no te acuerdas de las cosas, sino de lo que ves en las fotos".

"Mientras estamos muertos" comienza con el narrador, que se muestra muy crítico con su padre, y en el último relato reconoce que no conoce tanto a su padre, lo que evidencia, según Ovejero, que "ese narrador o el escritor va evolucionando".

Tras morir el padre del escritor, que sufría Alzheimer, Ovejero escribió un diario que luego ha utilizado para el libro.

En esa memoria colectiva que retrata, aparece inevitablemente la llegada al poder del PSOE en 1982, "un hecho con el que daba la impresión de que ya no era necesaria la lucha de la clases, y unas décadas después hemos descubierto que quizá sigue teniendo sentido".

Aunque "no es un libro político, sí hay una reflexión política, sobre la lucha de clases, o sobre la transición entre la dictadura y la democracia", indica el autor.

El escritor madrileño, actualmente instalado en una casa del entorno rural de la Sierra de Gredos, en la provincia de Ávila, observa el crecimiento de la extrema derecha como "un drama nacional y no solo de aquí, porque es un fenómeno mucho más amplio, que de alguna manera ya se había anunciado con Berlusconi o con Trump".

Y añade: "Me parece una absoluta tragedia para el mundo y en concreto para España, donde se esté normalizando el dar voz a los políticos de la extrema derecha".

Frente a la categoría tan depauperada de "autoficción", Ovejero asegura no tener nada en contra del término: "De todos modos, pongamos igual énfasis en los dos elementos de la palabra, la autobiografía, en este caso de alguien que procede de un barrio obrero, y la ficción, necesaria para evocar una experiencia colectiva".

A través de los distintos relatos, Ovejero narra la vida familiar a veces como historia de terror, a veces como comedia, con una mirada que rompe las convenciones del género y de la que se sirve para hablar de tensiones familiares, violencias silenciosas, del deseo de escapar a las limitaciones de clase, y también de amor.

(c) Agencia EFE