Los Óscar se exponen a las críticas por no llevar mascarillas ante las cámaras

·4 min de lectura

La ceremonia de los Óscar de este año será muy distinta a lo que estamos acostumbrados, cortesía de la pandemia de Covid-19. Al igual que otras celebraciones, galas y eventos, los premios más prestigiosos del mundo del cine han tenido que adaptarse a las nuevas circunstancias, primero retrasando la gala hasta el 25 de abril y luego cambiando sus normas al permitir, de manera excepcional, el acceso de películas estrenadas en streaming sin pasar por los cines.

Sin embargo, la Academia ha tomado una medida diferente a otras galas hermanas y que podría colocarla en el centro de las críticas en la madrugada del próximo lunes: los invitados no llevarán mascarillas durante la emisión del evento.

© Jennifer Graylock/jpistudios.com; Gtres
© Jennifer Graylock/jpistudios.com; Gtres

Así lo anunciaron los responsables de la ceremonia a los nominados, publicistas y representantes, según informa Variety en exclusiva; citando que al tratar el evento como una producción (de cine o televisión), no es un requisito que las personas que aparezcan en cámara lleven mascarilla. Sin embargo, cuando los invitados no sean enfocados por las cámaras sí les pedirán que las lleven puestas. Es decir, por ejemplo, durante los cortes publicitarios.

A diferencia de otros años cuando llenaban el Teatro Dolby al máximo, los Óscar de la pandemia se celebrarán entre el teatro habitual y la Estación Union del centro de Los Angeles, y tan solo contarán con 170 personas en la audiencia. Además, no aparecerán todos al mismo tiempo, sino que al llegar al evento les harán entrega de un itinerario que especificará personalmente las rotaciones de cada uno.

Al llegar a la estación, todos los asistentes estarán obligados a pasar por un control de temperatura y deberán hacerse al menos tres test Covid en los días previos a la ceremonia. Sin embargo, en la reunión detallada por Variety no se especificó qué días o con qué antelación a la gala se haría el último test o si existen planes de aislamiento previo entre el último test y la ceremonia.

En esta ocasión habrá una alfombra roja reducida con tres fotógrafos y un número limitado de medios haciendo entrevistas a los nominados, con un puñado de representantes estadounidenses y prensa de Japón, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia, Brasil, España, México y Australia. Eso sí, deberán mantener una distancia de 2 metros con los entrevistados. Mientras que los ganadores ofrecerán ruedas de prensa y entrevistas como de costumbre pero de manera virtual.

Además, aquellos nominados que no puedan viajar a EE.UU por compromisos laborales o cuarentenas según países, podrán conectarse a la ceremonia a través de conexiones vía satélite. Esta es una medida que la Academia cambió en las últimas semanas. En un principio habían dado a conocer que no permitirían conexiones vía Zoom, pero tras recibir quejas por parte de estudios y publicistas que veían imposible que sus artistas pudieran viajar, la Academia cambió de parecer.

Los responsables de la gala, entre los que se encuentran el director Steven Soderbergh, no han querido dar más detalles sobre cómo se verá la ceremonia. De momento se han mostrado un tanto crípticos en sus declaraciones, y por lo tanto se desconoce cuál será la estética del evento. Sabemos que conectarán con los dos escenarios, que contarán con invitados sin mascarilla en las butacas, rotando su aparición ante las cámaras y con los nominados que puedan asistir en persona. Sin embargo, todavía desconocemos si mantendrán distancia de seguridad entre butacas o si con los test será suficiente para permitir cierta cercanía.

Por lo que podemos deducir, es probable que veamos una gala dividida entre dos escenarios, con los invitados rotando en la Estación Union del centro de Los Angeles -al tratarse de un espacio más pequeño que el inmenso teatro Dolby con su capacidad para 3.400 personas (y así evitan la extrañeza visual de ver al inmenso salón prácticamente vacío)- mientras la entrega de premios tendría lugar en el teatro habitual.

No obstante, y a pesar de tener las medidas definidas, el que los invitados aparezcan sin mascarilla durante la emisión televisada podría provocar un aluvión de críticas a nivel internacional. No sería de extrañar que los espectadores que desconozcan las medidas adoptadas vuelquen su indignación en redes sociales, así como sucedió en España, por ejemplo, cuando Victoria Abril apareció sin mascarilla y dando su discurso negacionista en la rueda de prensa de los premios Feroz. Teniendo en cuenta la susceptibilidad que rodea el tema de la pandemia en todo el mundo, será importante que los encargados de la ceremonia expliquen las medidas a los televidentes antes de que se arme la hecatombe viral.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente