Los Óscar dejan en evidencia con Javier Bardem su poco interés en 'El buen patrón'

·4 min de lectura

Y la Academia española se quedó con las ganas. Los Óscar han dado a conocer sus nominaciones para los premios 2022 sin rastro alguno de El buen patrón en la categoría de mejor película internacional. Sin embargo, su protagonista sí ha conseguido el beneplácito de los prestigiosos premios con la cuarta nominación al Óscar de su carrera. Pero por otra película.

Javier Bardem podría alzar su segunda estatuilla (la primera la ganó en 2008 por No es país para viejos) en la ceremonia que este año se celebra el 27 de marzo por su trabajo en Being the Ricardos. Una elección que en cierto modo, y sin saberlo, hace que la Academia dé la razón a las críticas contra la Academia española cuando escogió a El buen patrón sobre Madres paralelas como representante nacional.

Javier Bardem en El buen patrón (Fernando Marrero)
Javier Bardem en El buen patrón (Fernando Marrero)

El pasado mes de octubre muchos espectadores se llevaron las manos a la cabeza volcando su enfado en Twitter cuando la sátira social de Fernando León de Aranoa fue seleccionada como candidata para los Óscar, debido a que el drama de Pedro Almodóvar era el favorito a raíz de la repercusión y notoriedad que arrastra su nombre. Así lo revelaron las críticas que colmaron la red del pajarito azul cuando ni siquiera se había estrenado El buen patrón en cines, dejando en evidencia que el público está convencido del peso del manchego de cara a los Óscar y lo mucho que su nombre podría abrir la puerta a una nominación asegurada.

Y parece que no se equivocaban. El buen patrón no ha colado en ninguna categoría pero Madres paralelas sí, gracias a una candidatura a mejor actriz para Penélope Cruz. De esta manera, España estará representada por la pareja de estrellas por excelencia con la actriz y su marido nominados al mismo tiempo.

Que Madres paralelas tenía opciones de entrar en los Óscar sin necesidad de ser la candidata oficial española ya se sabía de sobra. Es más, entre los periodistas de cine ya dábamos por hecho las nominaciones cosechadas a Penélope como mejor actriz y Alberto Iglesias a mejor banda sonora. Y es que la Academia tiene debilidad por el manchego, su cine y su musa actual, y gracias a tener distribución en EE.UU. de la mano de Sony, la película tenía asegurada la posibilidad de colarse en alguna categoría.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin embargo, que la Academia haya escogido el trabajo de Javier Bardem en Being the Ricardos sobre El buen patrón habla del poco interés que les habría generado la película española. Tal y como auguraban aquellas críticas.

Por supuesto que Javier merece estar nominado, pero si analizamos ambos trabajos opino que su despliegue de talento es más arrollador en El buen patrón que en el biopic dirigido por Aaron Sorkin.

Veamos. El buen patrón nunca terminó de convencer a muchos críticos como candidata española al tratarse de una sátira política que no acopla con la tendencia de los Óscar de decantarse por dramas sociales, más representativos de los países que las representan. En resumen, la cinta de Aranoa se centra en la historia de un empresario español de básculas llamado Blanco, que de cara a conseguir un premio a la Excelencia Empresarial está dispuesto a hacer todo lo que esté a su alcance, incluso si se sale de lo moralmente ético. De esta manera somos testigos de un relato moral y social sobre la corrupción y el capitalismo en clave de comedia.

Por su parte, Being the Ricardos nos coloca en el centro de la relación entre Lucille Ball (Nicole Kidman) y su esposo Desi Arnaz (Bardem) durante el escándalo que tiñó a la actriz de I love Luci al ser acusada de ser comunista. En esta cinta, el show gira en torno a ella mientras Bardem baila a su alrededor convertido en un showman de talentos varios.

Sin embargo, por mucho que El buen patrón no convenciera de cara a los Óscar sí alberga en su interior una gran interpretación de Javier Bardem, haciendo un desfile de facetas villanescas y pícaras que lo convierten en el foco esencial de la película. Es decir, sin él y su trabajo, El buen patrón no funcionaría igual. Él carga con el peso de la historia, en cómo llega al público, de qué manera y con qué mensaje. Él es el mago que consigue hacer magia cinematográfica. Pero no tanto en Being the Ricardos.

Cartel de Being the Ricardos (cortesía Amazon Prime Video)
Cartel de Being the Ricardos (cortesía Amazon Prime Video)

En dicho biopic, Bardem acompaña a Nicole Kidman con el retrato de un hombre tan poderoso como encantador, tan artista como con aristas, pero es su compañera quien tira de la película hacia delante. Ella es la historia, y en torno a ella giran todos sus arcos dramáticos.

En resumen, soy de las que opinan que Javier Bardem merecía con creces estar nominado por ambas producciones, pero si observamos a las interpretaciones según el logro de cada una dentro de la historia, entonces El buen patrón debería haber sido su candidatura. Con esta conclusión podríamos entonces analizar el poco interés que habría generado El buen patrón a la Academia, nominándolo por una película de tirón comercial de mayor alcance internacional -y por ende mejor para las audiencias de la ceremonia- que por una cinta local que no ha entrado en ninguna otra categoría.

Being the Ricardos está disponible en Amazon Prime mientras El buen patrón estará próximamente en Movistar+.

Más historias que te pueden interesar: