Ortega Cano se apoya en su hijo y presume de ser un 'padrazo' en plena crisis con Ana María Aldón

·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

José Ortega Cano está intentando recuperar su rutina este mes de septiembre después de un verano movido. Con Gloria Camila encerrada en 'Pesadilla en el paraíso', su hijo José Fernando en una clínica de rehabilitación y sus hermanos sin querer saber nada de él, el torero está cada día más solo, y es que sus crisis con su mujer, Ana María Aldón, ha desgastado mucho su relación. Tanto, que muchos hablan ya de separación y divorcio inminentes. Sin embargo, al diestro aún le queda un pilar en el que apoyarse: su hijo pequeño, José María.

Ortega se dejó ver esta lluviosa mañana de 13 de septiembre acompañando al pequeño a clase en su colegio de Madrid, donde cursa 4º de primaria, y con un bonito beso bajo el paraguas se despidió de él, le dio la mochila, que llevó Ortega durante el camino, y también le ofreció un paraguas plegable para que el pequeño no se mojara.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

El torero demuestra, así, ser un auténtico 'padrazo', ya no sólo por el hecho de llevarle al colegio y cuidarle como se ve que le cuida, sino porque también salta a la vista que intenta dejarle al margen de sus problemas sentimentales en la medida de lo posible, ya que con 9 años, aunque aún sea un niño, se entera de todo. Algo que el pequeño, sin duda, agradecerá cuando sea más mayor.

Ortega se mostró serio en todo momento, y es que no está pasando por su mejor época. Su mujer confesó que ha tirado la toalla con su matrimonio, y el torero ya demostró que no puede más con la tensa situación que hay en su casa y en su matrimonio. Además, tampoco le ayuda que Rocío Carrasco haya hablado del accidente mortal que protagonizó en 2011 y por el que acabó en la cárcel, y es que remover tiempos oscuros del pasado no siempre es plato de buen gusto, a la vez que Gema Aldón, hija mayor de Ana María, ha despotricado contra él y sobre sus problemas matrimoniales. Sin duda, el torero tiene muchos frentes abiertos, pero poder recuperar la rutina seguro que le ayuda a mantener la cordura.