El oro rapidísimo de Allison Dos Santos tras salvar la vida de una quemadura cuando era un bebé

·3 min de lectura
Photo credit: Andy Lyons - Getty Images
Photo credit: Andy Lyons - Getty Images

Suena el disparo de la final de los 400 metros vallas en el Mundial de Eugene y Karsten Warholm no conoce la mesura. Fiel a su estilo hasta la muerte, el noruego corre desde la curva como si faltaran solo diez metros para terminar, ataca cada valla con decisión, acelera y acelera, y a la entrada de la contrarrecta se ha comido la compensación con Wilfried Happio, el francés que ganó su campeonato nacional con un ojo tapado. Corre la recta en 10,41s, como si no hubiera obstáculos, pero un hombre hace exactamente lo mismo: Allison Dos Santos.

El brasileño espera su momento. A la salida de la última curva, a Warholm le ataca la fatiga y ataca, agotado, la octava valla, de la que sale trastabillado, pierde el ritmo, y cuando ve que a izquierda y derecha todos tienen más fuerzas, que la victoria es imposible, se hunde hasta la séptima posición, 48,42 segundos. El noruego de 26 años, que lo ha ganado todo desde 2017, se vuelve humano un año después de convertirse en un atleta supersónico en Tokio, y reventar el récord mundial, 45,94 segundos, una marca notable hasta para un cuatrocentista de lisos.

El vikingo (y vaya día para Noruega con sus dos superestrellas, Ingebrigtsen no gana el 'milqui' del bronce de Katir) corre su tercera carrera del año. Hace algo más de un mes, en Rabat, no había llegado a la primera valla cuando se desgarra el isquiotibial y empieza una contrarreloj médica por llegar a tiempo a Eugene, pero el atletismo no perdona y le hace pagar su osadía, su forma salvaje de afrontar la final como si nada hubiera pasado, –y en el Europeo de Múnich quiere correr también los lisos, a ver si es posible–, más cuando delante está Allison dos Santos, el talento que ha arrasado en cada carrera de este año: Doha, Eugene, Oslo, Estocolmo.

Photo credit: Steph Chambers - Getty Images
Photo credit: Steph Chambers - Getty Images

El accidente que forjó un carácter introvertido

Aunque las fotos le hagan parecer un atleta máster, Dos Santos, natural de Sao Joaquim da Barra, tiene solo 22 años. Su calvicie es fruto de la tragedia: cuando tenía 10 meses, a su abuela se le cayó la sartén de pescado que estaba cocinando en la cabeza del bebé y el aceite hirviendo quemó parte de su cabeza, brazos y pechos, por lo que estuvo varios meses ingresado de gravedad. Las consecuencias físicas del accidente forjaron en él un carácter acomplejado y tímido: le avergonzaba ir a la pista y tenía que taparse siempre con una gorra.

Con todos esos obstáculos, el talento estaba ahí. En 2017 ganó el Mundial sub-18 en Nairobi y un año después ya bajaba de los 50 segundos con sus piernas larguísimas. Su explosión llegó en realidad después de la pandemia, y en los Juegos Olímpicos de Tokio asaltó el podio en la final más rápida de la historia, la del récord mundial de Warholm, los 46,17s del estadounidense Rai Benjamin y su bronce en 46,72s, el récord de Sudamérica.

Photo credit: ANDREJ ISAKOVIC - Getty Images
Photo credit: ANDREJ ISAKOVIC - Getty Images

El 2022 ha sido su año, y su regularidad en los 47 segundos explotaron en una final en la que mantuvo su cadencia rítmica entre vallas hasta el final, fue el único en completar la última recta, cuando ataca el cansancio, en menos de 13 segundos y paró el cronómetro en 46,29 segundos, el récord de los campeonatos y la tercera mejor marca de la historia tras las dos primeras de Tokio.

Photo credit: Sam Barnes - Getty Images
Photo credit: Sam Barnes - Getty Images

La prueba vive una revolución absoluta: los tres atletas han superado ya varias veces el récord mundial de Kevin Young en Barcelona 92, con el que nadie pudo hasta el año pasado. En Eugene, hasta cinco atletas bajaron de los 48 segundos: el local Benjamin se tuvo que conformar con 46,89s y otro estadounidense, Trevor Bassit, le quitó sobre la misma línea el bronce a Happio por dos centésimas con 47,39s.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente