Orgullo LGBT: cómo las nuevas plataformas están abiertas a la apertura de propuestas igualitarias

Paula Olvera

La irrupción de Netflix, HBO y Amazon Prime Vídeo, entre otros servicios de streaming, ha revolucionado la televisión y ha favorecido la representación de diversos colectivos.

El próximo 28 de junio se celebra el Día Internacional del Orgullo LGBT y me complace que al menos en el terreno de la televisión las nuevas plataformas, principalmente Netflix, aunque también HBO, Amazon Prime Vídeo, Movistar+ o Sky, se muestren abiertas a la apertura de propuestas audiovisuales igualitarias.

Miguel Angel Silvestre en Sense 8 (©Murray Close/Netflix)
Miguel Angel Silvestre en Sense 8 (©Murray Close/Netflix)

Los nuevos proyectos han revolucionado el contenido tradicional al que durante décadas los guionistas nos tenían acostumbrados en la pequeña pantalla. No hace tanto se apostaba únicamente por relaciones entre hombres y mujeres, narrándonos historias en las que apenas se profundizaba o daba cabida a las vivencias del colectivo formado por lesbianas, gais, bisexuales y transexuales.

Y cuando, en contadas ocasiones, se arriesgaba en la trama, aún recuerdo el shock generalizado, como aquí en España por la boda ficticia entre Patricia Vico y Fátima Baeza en Hospital Central, serie emitida en Telecinco desde el 30 de abril del 2000 hasta el 27 de diciembre del 2012, o el choque por la consolidación de la relación entre los personajes interpretados por Luis Merlo y Adrià Collado, protagonistas de la ficción de Antena 3 Aquí no hay quien viva. O, a nivel internacional, cuando Kerr Smith lideró en Dawson Crece el primer beso apasionado entre dos hombres en la televisión en abierto de Estados Unidos.

Por suerte, las tornas han cambiado gracias a la irrupción de las nuevas plataformas que, de una manera muy sutil, tratan de enganchar a una audiencia más amplia, aprovechando la necesidad de un momento histórico como éste en el cual se exige asentar la igualdad también en las ficciones y películas. No obstante, este 2019, RTVE se merece un guiño especial porque dedicará al Orgullo una programación muy representativa durante las próximas semanas más allá de la imprescindible serie Nosotrxs somos que ayuda a entender la lucha LGBT. Y es que la cadena pública se ha volcado por completo hasta el punto de que España directo hará un seguimiento intensivo de las celebraciones, a través de conexiones con el pregón de Madrid, o el programa Corazón ahondará mediante reportajes en la historia de visibilidad de rostros conocidos vinculados al colectivo.

NUEVAS PLATAFORMAS

En un periodo donde las denuncias por exclusión y agresiones físicas homófobas hacia el colectivo LGBT siguen siendo una tónica en las redes sociales, así como en los telediarios, los servicios de streaming nos regalan una nueva ventana para contemplar lo diverso que es el mundo y la obligación que tenemos, especialmente las generaciones más venideras, de echar por tierra cualquier sistema que sea hostil con las reivindicaciones de derechos de esta amplia comunidad.

Las producciones más recientes son consecuentes con la nueva realidad, teniendo presente que el Día Internacional del Orgullo LGBT no es una efeméride más, sino el recuerdo permanente de un hito que marcó el inicio del movimiento de liberación homosexual. Porque todavía hoy son muchos los que desconocen que detrás de tanta fiesta se esconde la quincuagésima conmemoración de los disturbios de Stonewall (Nueva York) de 1969 que desembocaron en la lucha por los derechos y la igualdad tras un camino de espinas en el que gais y lesbianas no podían manifestar abiertamente su orientación sexual sin miedo a ser arrestados.

En este sentido, me da la sensación que las series bajo demanda fomentan cada vez más la cultura de no confrontación entre homosexuales y heterosexuales. Se abordan continuamente historias de normalización aprovechando la creciente aceptación de la comunidad LGBT. Así, el hecho de que los nuevos guiones exploten hasta la extenuación la idea de que ninguna persona debe sentirse avergonzada de su condición sexual ni de su rol de género es un concepto que atrapa. Y mucho. Es más, no hace falta pertenecer a este colectivo para sentirse seducido por los nuevos contenidos.

Según el reporte anual de la inclusión LGBTQ en la televisión impulsado por la Alianza Gay y Lésbica contra la difamación, recogido en el trabajo La representación de la homosexualidad en series de televisión del nuevo milenio, en 2016-2017 el porcentaje de personajes LGBTQ regulares fue del 4.8%, frente al 95.4% de personajes heterosexuales.

Dos años después, en un nuevo reporte que publicó la GLAAD, se destaca que los personajes LGBT alcanzan una representación récord en la televisión y que “ABC, CBS, The CW, FOX y NBC son las cinco principales cadenas de transmisión que más transmiten los programas con personajes LGBTQ, siendo The CW el que tiene el porcentaje más alto de personajes LGBTQ habituales en todos sus programas de horario estelar. En cuanto a los servicios de streaming, Netflix es el que más personajes LGBTQ tiene en sus series.

En este punto, he de decir que las nuevas plataformas también han propiciado la aparición de personajes que crean tendencia y que se han convertido en auténticos iconos del colectivo como Omar y Ander de Élite que son interpretados respectivamente por Omar Ayuso y Arón Piper. Los protagonistas de esta serie de Netflix causaron sensación en la primera temporada tejiendo un romance a prueba de obstáculos ya que el primero es un joven musulmán mientras que el segundo sufre una gran presión por pertenecer a una familia acomodada.

Aron Piper y Omar Ayuso en Élite (©Manuel Fernandez-Valdes/Netflix)
Aron Piper y Omar Ayuso en Élite (©Manuel Fernandez-Valdes/Netflix)

Y es que, tal y como se desprende del estudio que MTV, Logo y Viacom realizaron hace unos meses en colaboración con RIWI Corp., la Asociación Internacional de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA), y Advocacy and Services for LGBT Elders (SAGE), “ver a personas y personajes LGTBQ en TV y cine tiene un impacto tan positivo como conocer a alguien que se identifique como tal”.

Es más, según el estudio LGA-RIWI Global Attitudes Survey on Sexual, Gender, and Sex Minorities, in partnership with Viacom, Logo, and SAGE la representación en los medios juega un papel importante en moldear la percepción y actitudes de la gente, y contar historias inclusivas es una prioridad para marcas y pantallas”.

Los recientes títulos de las plataformas han posibilitado incluso que actores como Alejandro Reina de Skam España encuentren en estas propuestas la mejor opción para vivir su sexualidad con naturalidad. Y es que en esta serie de Movistar+, remake de su homónima matriz noruega, al final de la primera tanda Lucas decide colgar un vídeo en su canal de YouTube donde argumenta por qué ha decidido salir del armario, un modo de obrar que coincide con el que llevó a cabo el propio actor cuando tenía 16 años y que se ha hecho público gracias a su participación en esta historia de la plataforma de pago que en la segunda temporada ha recibido críticas muy positivas al estar protagonizada por una pareja de chicas. “Es más el querer contar la experiencia de por qué hay que salir del armario, y qué razones hay bonitas para poder hacerlo, que el hecho de coger y decir que soy gay”, comentaba el intérprete en una entrevista con FórmulaTV.

Recuerdo, sin embargo, que años atrás a Eric Stonestreet, tras interpretar a Cameron en Modern Family, se le cuestionó su condición sexual. "Me tomo como un cumplido que la gente piense que soy gay. Cuando empecé a interpretar a Cameron se convirtió en un tema de conversación, pero soy un actor y es como si me preguntaran si soy un asesino porque salgo matando gente en la televisión”, indicó el actor al diario mexicano El Universal.

En los tiempos que corren nos hemos alejado de estos cuestionamientos absurdos y con la ayuda del lanzamiento de contenidos novedosos hemos abrazado la utopía de nuestros antecesores. En la actualidad ya (casi) nadie se sorprende de que las series aborden sin complejos temas que antaño eran incluso considerados tabú. Netflix se ha convertido en pionera a la hora de hablar de forma clara de la realidad LGTB o incluso el VIH, y cómo convivir con esta enfermedad, como descubrimos en Élite. Las chicas del cable, donde el personaje encarnado por Ana Polvorosa le desvela al interpretado por Ana Fernández que es un hombre encerrado en el cuerpo de una mujer, o Paquita Salas, donde se refleja la homosexualidad del personaje de Lidia San José, son sólo algunos ejemplos de las ficciones que han hablado sobre la diversidad sexual y de género. Y ¡ojo! a nivel internacional el contexto se repite con títulos como Orange is the New Black, Glow o Sense8.

La tendencia de romper con los prejuicios se ha expandido a otras series como Pose de HBO que se ha convertido en un auténtico símbolo del colectivo LGBT. La serie de Ryan Murphy tiene además el honor de ser la producción con más intérpretes transexuales de la historia dando visibilidad a estrellas como MJ Rodriguez e Indya Moore. Una predisposición que también ha mostrado Vis a vis, especialmente durante sus dos últimas temporadas en FOX que contaron con la participación de Abril Zamora, trans en la vida real que ha visibilizado a esta comunidad con su rol de Luna en la serie carcelaria.

Dominique Jackson en Pose (©Copyright 2018, FX Networks. All Rights Reserved)
Dominique Jackson en Pose (©Copyright 2018, FX Networks. All Rights Reserved)

Falta, no obstante, que estas representaciones sean más diversas para que no se perpetúen concepciones erróneas del colectivo que desemboquen en una mayor discriminación hacia el mismo. En otras palabras, sobran los típicos personajes gais amanerados o las lesbianas masculinizadas en las historias televisadas y se precisa trabajar más en la muestra de otras orientaciones e identidades invisibilizadas en la pequeña pantalla como sucede con las personas de género no binario.

A estas alturas, no cabe duda que la cultura LGBT se abre camino gracias, principalmente, a los servicios de streaming que capturan con acierto y sensibilidad la experiencia de enamorarse de una persona del mismo sexo, una circunstancia que experimentan miles de personas a diario. Por todos mis amigos gais y mis amigas lesbianas, mi mayor deseo es que la nueva televisión que nos merecemos se desligue del mundo opresivo en el que todavía vivimos y siga esmerándose en tratar con mimo y sutileza la diversidad sexual con giros atrevidos y, sobre todo, reivindicativos en las tramas de series y películas porque, al fin y al cabo, la ficción no es más que una metáfora de la realidad.

Y a ti, ¿qué te parece que la visibilidad LGBT tenga un peso tan importante en las nuevas plataformas y que éstas hayan ganado terreno al consumo televisivo en abierto? ¿Crees que la sociedad está preparada para la revolución que ha experimentado la televisión en los últimos años?

Para seguir leyendo:

POSE: Lo nuevo de Ryan Murphy es el cambio radical que la televisión necesitaba

El showrunner de Los Simpson afirma que Lisa es bisexual y poliamorosa