Organiza tu calzado con estas ideas prácticas y creativas

Zapatos desordenados, pares sueltos en cualquier lugar de la casa, calzado desubicado dentro de los armarios… organizar nuestros complementos, y en este caso en concreto los zapatos, no es siempre tarea fácil. Se trata de una de las piezas de nuestra indumentaria, cuya colocación se convierte, en la mayoría de los casos, en el auténtico talón de Aquiles de nuestro vestidor. La buena salud de un ropero comienza, sin duda, en la apariencia que tenga su zapatero, aunque en ocasiones, el calzado salga del armario para ubicarse dentro de otra de las áreas de la casa. Una realidad que contribuye a que, finalmente, nuestras sandalias, zapatillas y stilettos acaben esparcidos por toda la casa. Es fundamental, por tanto, encontrar el lugar adecuado para guardar nuestro calzado. Una tarea que, lejos de ser un trabajo engorroso y complicado, puede convertirse, incluso, en una original alternativa decorativa. Toma nota de estas originales ideas.

VER GALERÍA

caja de madera como zapatero

En estantería: Los zapatos limpios y bien cuidados pueden ser, un bonito complemento deco a la vista en nuestro hogar. Para organizar nuestro calzado en una estantería vista en una habitación vestidor o en el dormitorio se recomienda colocar los que utilicemos más a la altura de nuestra vista y los que empleamos con menos frecuencia en los estantes más bajos o más altos.

VER GALERÍA

cajas de zapatos con fotografías

Cajas decorativas: Las cajas son una de las mejores opciones para organizar nuestros salones, sneakers o sandalias. Las de cartón decoradas tendrán un extra de practicidad y atractivo si pegamos en el borde de la misma, la fotografía del calzado en cuestión que se encuentre en el interior. En su versión de plástico, te permite, además ver su interior sin necesidad de etiquetas. Otra opción muy estética para guardar nuestros zapatos favoritos son las cajas de madera. Si optamos por las más grandes, podemos separar nuestros zapatos por modelos y así tenerlos mucho mejor ubicados.

VER GALERÍA

cesto de mimbre para zapatos

Cestas de mimbre: Redondas, cuadradas, rectangulares… las cestas de mimbre son una opción muy acertada cuando queremos guardar nuestros zapatos en espacios como el salón o el recibidor. Colocar nuestro calzado para estar por casa en uno de estos recipientes a la entrada de nuestra casa evita, además, que se ensucie con el polvo o el agua que traemos del exterior y así mantener más limpia la casa. Cuadradas, redondas, rectangulares, con forma de maleta, cualquier cesto de mimbre añade además un toque cálido a cualquier área de nuestro hogar.

Viejos Cajones: Emplear viejos cajones de cómodas vintage o mesitas de noche retro como zapateros improvisados es otra de las alternativas más originales y sostenibles de organizar el calzado. Colocados en una estantería o bajo los pies de la cama, evitaremos que nuestros zapatos queden dispersos en el salón o en cualquier estancia donde recibimos visitas.

Recibidor: Organizados en el estante bajo de un banco, en pequeños baúles o colgados de la pared, los zapateros son una opción perfecta para un recibidor en el que, además podemos colgar abrigos y tener todo lo necesario para salir a la calle al alcance de nuestra mano.

Tubos de resina: Es una opción ideal para la habitación de los más pequeños. Convertir viejos tubos de PVC o resina en improvisados zapateros colgados de la pared consigue además que los niños se diviertan recogiendo su calzado. Si además los pintamos de colores o con nuestros dibujos favoritos, esta opción confiere, además, un extra de colorido a sus dormitorios.