De 'Operación Triunfo' al psicólogo: da igual cuándo leas esto

·5 min de lectura

A principios de este año nos hacíamos eco de la camada de juguetes rotos que, a priori, había dejado la undécima entrega de Operación Triunfo (OT). Y es que el talent show musical, cuya última edición emitida se vio muy afectada por la pandemia de coronavirus, despertó el interés de una minoría de espectadores. A pesar de las expectativas del público, el retorno del formato a Televisión Española (TVE) evidenció que el concurso necesitaba un descanso televisivo. No obstante, hay una hornada de concursantes que parece haber pagado el pato después de que no se hayan aprendido las lecciones del pasado. Y es que, al final y al cabo, el programa se estrenó en el año 2000 por lo que ha llovido mucho desde entonces.

A colación de esta avaricia por explotar el formato cabe resaltar el reciente testimonio de Anne Lukin en el portal FórmulaTV, donde la joven confiesa abiertamente que necesitó ayuda psicológica tras participar en OT 2020. Lo más curioso es que no es la única concursante que ha acabado en un psicólogo tras formar parte de este fenómeno televisivo.

©José Irún/RTVE
©José Irún/RTVE

Desde su debut en TVE el 22 de octubre de 2001, OT ha emitido once ediciones. Si bien la primera entrega, como se recoge en el recomendado documental OT: la película, se convirtió en un éxito sin precedentes, lo cierto es que la undécima emisión de este concurso de talentos dejó un sabor agridulce entre los fans. El programa en cuestión se estrenó el 12 de enero de 2020 y, por primera en la historia, se extendió hasta el 10 de junio del mismo año debido a la emergencia sanitaria. Los datos de audiencia enseguida reflejaron el rechazo por parte de la audiencia respecto a otras temporadas más memorables. La pandemia de coronavirus, las continuas polémicas que rodearon a algunos concursantes y, en definitiva, la promesa de un formato renovado que finalmente no fue para tanto, mermaron el interés de los espectadores por esta popular apuesta televisiva.

Ahora bien, ¿cómo afectó esta experiencia a los propios concursantes? Pues bien, una respuesta aproximada la encontramos en el testimonio de Anne Lukin. Esta cantante navarra, la más joven de la edición, se convirtió en la quinta expulsada del concurso y, si bien desde entonces algunos espectadores le habían perdido la pista, ahora ha regresado a la actualidad con unas declaraciones que invitan a la reflexión.

Aprovechando la presentación de su primer disco, titulado Al día siguiente, Anne Lukin ha confesado a FórmulaTV que necesitó ayuda psicológica tras participar en OT 2020. “OT para mí ha sido una experiencia vital y es con lo que ha empezado todo. El hecho de salir del programa y empezar como esta nueva vida, empezar a descubrir esta forma de vivir nueva, para mí supuso muchas dudas e incertidumbre al principio”, ha apuntado primeramente.

En la entrevista Anne Lukin se ha quejado de que, tras su expulsión, los medios de comunicación se centraran en preguntarle por la historia de amor que mantuvo con Gèrard en la Academia e igualmente se ha mostrado un tanto molesta de que el propio programa no primara el talento frente al morbo. Esta es una de las cosas que más me sorprendía, hasta qué punto tenía peso el factor reality. Porque yo pensaba que pesaba mucho más la música, también porque entré de una forma inocente”.

Seguidamente la cantante navarra reconoce que cuando salí del programa estaba hecha polvo. Me vino muy bien la cuarentena porque me costó tiempo asimilar todo. No fue salir y tenerlo todo tan claro sino un proceso lento. En realidad ha sido rápido porque ha sido en un año, pero han sido como cinco a la vez”.

En este marco ha confirmado que “es un cambio, lo mires por donde lo mires, y yo también he necesitado ayuda psicológica. De hecho, siempre lo digo, ojalá todos tuviéramos la suerte y el privilegio de tener un psicólogo por el simple hecho de tener alguien con el que hablar, que no te juzga y que te ayuda a expresarte y a materializar y a verbalizar todo lo que tienes en la cabeza que, a veces, es mucho. Y aunque sea poco, me parece un servicio que debería estar muchísimo más extendido y muchísimo más normalizado. Así como cuidamos mucho la salud corporal, la mental también hay que cuidarla”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Lo cierto es que la vivencia de Anne Lukin no suena extraña puesto que no es la primera concursante de OT que ha tenido que recurrir a un psicólogo para gestionar la fama y, en suma, la vorágine derivada de su desembarco televisivo. Si nos remontamos a la primera edición, la propia ganadora, Rosa López, habló sin tapujos sobre si recibió ayuda de profesionales: “¡Hombre claro! De cara a la prensa quieres que todo sea maravilloso, pero por supuesto todos necesitamos ayuda psicológica. Yo necesité la ayuda de mil psicólogos”, comentó la conocida como Rosa de España a Europa Press.

Nuria Fergó, también de la primera edición, recientemente admitió ante Fran Rivera en Rivera y amigos que sus problemas con la fama le condujeron directamente al psicólogo. “Me costó bastante al principio, obvio. Tuve que ir a un psicólogo y no he dejado de ir cada vez que lo he necesitado para desahogarme, para explicarles las sensaciones y el agobio que tenía. Porque, de la noche a la mañana, de ser anónima a ser conocida y no poder bajar a comprar el pan”. En este caso lo más significativo es que no se trata de la primera vez que la concursante andaluza comparte que ha sufrido en sus propias carnes las secuelas del fenómeno puesto que en OT: El Reencuentro abordó la misma circunstancia.

Pero hay más ejemplos. Si nos trasladamos a Operación Triunfo 2017, que resultó un pelotazo después de que el concurso se mantuviera alejado de la pantalla por un tiempo, son varios los concursantes que también han tenido que hacer frente a sus emociones en un psicológico. Sin ir más lejos, a la ganadora Amaia Romero le costó adaptarse a la repentina llegada de la popularidad tras coronarse como la vencedora del concurso televisivo, como declaró en Lecturas. De igual manera, la subcampeona Aitana también se sinceró sobre todo lo que se le vino encima después de que su sueño se hiciera realidad en el programa. Teniendo en cuenta que en la actualidad la benjamina de Operación Triunfo 2017 se ha erigido como una de las artistas más reconocidas de nuestro país, la cantante ha tenido que hacer terapia.

"Es como si nos hubieran quitado un antifaz y nos hubieran enseñado la realidad, no comprendía nada, y la persona que mejor te puede ayudar en estos casos es un psicólogo, es algo completamente normal. Cuando salí de la academia necesité ayuda tanto yo, de manera individual, como mi familia, para entender todo lo que estaba pasando, qué nos sucedía a cada uno de nosotros y los procesos que estábamos siguiendo. Porque esto no es algo que impacte sólo a nivel personal, sino a todo tu entorno, y yo no podía quedarme en una realidad paralela", relató Aitana a la revista GQ.

En la misma línea Roi, de la citada edición, también explicó a FórmulaTV por qué necesitó ayuda psicológica: “Para afrontar lo que sabía que venía”. El gallego comentó que había acudido a firmas de discos en las que se acumulaban miles de personas y que no comprendía cómo en otras iban menos fans. “Asimilar eso realmente es pura lógica pero mi mente lo podía hacer difícil. Podía castigarme”, agregó a la vez que confirmó cómo los profesionales le dieron unas pautas y que, desde entonces, siente menos presión.

En resumen, como se extraen de las declaraciones de Anne Lukin así como de los testimonios pasados de otros participantes que han normalizado el hecho de acudir a un psicólogo, se percibe que no es oro todo lo que reluce en OT. En otras palabras, que a más de un concursante del programa le ha costado gestionar la situación y las críticas. Porque, al fin y al cabo, esta experiencia televisiva les cambió literalmente la vida y les resultó un shock afrontar de nuevo el mundo real tras convivir tantas horas delante de las cámaras.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©José Irún/RTVE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente