Onicomicosis: lo peor de estos hongos no es que afeen tus uñas

¿Frágiles, con manchas y estrías? Los problemas en las uñas pueden ser síntomas de otras enfermedades. Atención a estos aliados

¿Uñas débiles, quebradizas y manchadas?  Es un problema más frecuente de lo que imaginamos y para muchas personas es una enfermedad muy embarazosa que puede causar un verdadero impacto en la calidad de vida del afectado. (Foto: Getty)

Practicar deporte, elegir un calzado inadecuado, una higiene incorrecta o haber sufrido varios traumatismos a lo largo de los años, pueden ser varias razones por las cuales mucha gente sufre onicomicosis, una infección común que afecta a las uñas de las manos y los pies, causada por hongos, mohos o levaduras.

Esta infección afecta a las uñas de los pies, debido a su crecimiento más lento y a que suelen estar sobre todo expuestas los organismos que las provocan. Una afección que no sólo tiene consecuencias negativas en la salud de quien la sufre, si no que, además, repercute en su calidad de vida, tanto por las molestias que genera como por su efecto antiestético.

Hay varios síntomas que nos ayudarán a detectar la onicomicosis (hongos en las uñas): el desprendimiento de la uña, cambio de color, engrosamiento o estrías. Inicialmente se manifiestan por la aparición de manchas blancas o amarillas en el extremo de la uña. En algunos casos, la uña puede llegar a desprenderse del dedo.

Otros síntomas de esta infección son fragilidad, decoloración, aumento de grosor y rotura de la uña. (Foto: Getty)

Algunas enfermedades, como las vasculares o las que afectan al sistema inmunológico, predisponen a la aparición de infección por hongos en pies y manos. Todas estas patologías coinciden en la baja oxigenación de las uñas o en la disminución de las defensas del organismo, lo que hace aumentar el riesgo de infección. Un ejemplo de ellas es la diabetes, por lo que quienes padecen esta enfermedad deben ser especialmente cuidadosos con sus pies y manos.

Atención a las pedicuras y manicuras: hay que acudir a establecimientos acreditados. (Foto: Getty)

Para poder prevenir la aparición de onicomicosis es preciso mantener la higiene, evitando la proliferación de los hongos o de las bacterias. Lavarse las manos y los pies y secarlos bien cada vez; evitando así la humedad que deteriora la cutícula y propicia infecciones. Usar calcetines adecuados de algodón y calzado no demasiado ajustado que permita al pie respirar y transpirar. Evitar bañarse descalzo en vestuarios o gimnasios, ni compartir toallas con personas infectadas.

Además, para evitar tener unas uñas débiles, quebradizas y manchadas conviene aplicar aceites hidratantes, ¡también en las cutículas! Y es aconsejable tomar nutricosméticos con activos que protegen la queratina.

En el tratamiento de la infección por hongos en manos y pies se utilizan productos tópicos, es decir se aplican directamente sobre la uña. Por ejemplo, utilizando una o dos veces por semana productos como Locetar podrás regenerar de manera completa la uña y las zonas afectadas. Dependiendo de la gravedad de la infección y de la rapidez del crecimiento de la uña, el tratamiento podrá durar alrededor de seis meses en el caso de las uñas de las manos, y alrededor de doce para las de los pies.

Aplícalo en tres pasos fáciles y rápidos:

  1. Lima de forma suave la zona afectada de la uña con el fin de disminuir su espesor, reduciendo la cantidad de hongos y mejorando la penetración del producto.
  2. Limpia la superficie con una de las toallitas limpiadoras.
  3. Aplica el barniz en toda la superficie de la uña con ayuda de la espátula de la tapa y cerrando bien el frasco. Déjalo secar durante 3 a 5 minutos aproximadamente, y una vez seco, puedes aplicar esmalte de uñas.

También puedes probar tratamientos médico-estéticos como PinPointe, en Felicidad Carrera, para erradicar estas infecciones por hongos en las uñas. Es el único laser aprobado por la FDA para este fin que elimina los  hongos en una sola sesión de forma indolora.

En cualquier caso recuerda que no debes tapar ni maquillar lo que no está sano. No ignores el problema y acude al especialista.Si existe algún trastorno en una uña que parece que no se va por sí solo o que está asociado con otros signos y síntomas, es necesario consultarlo con el médico o el dermatólogo para que lo evalúe.

También te puede interesar:

¿Cuidas tus pies como se merecen?

Hongos en las uñas, más que un problema estético

Si estás enferma, tus uñas te lo dirán