Olympia de Grecia, como Lady Di y Kate Middleton, convierte el vestido de lunares en su gran comodín

·2 min de lectura
Photo credit: David M. Benett - Getty Images
Photo credit: David M. Benett - Getty Images

Grace Kelly, Lady Di, Kate Middleton, Doña Letizia... En las últimas décadas han sido múltiples las royals europeas que han demostrado públicamente su amor por los vestidos con estampado lunares y han llevado esta silueta al centro de todas las miradas. La versatilidad que ofrecen, la capacidad que tienen para levantar cualquier look, encajar en todo tipo de eventos y favorecer a cualquier edad han sido determinantes para hacer de ellos un indispensable en los armarios reales.

Una larga lista a la que recientemente se unía uno de los nombres más aclamados de la nueva generación de royals: Olympia de Grecia. Tras optar por un diseño de Dior para sus vacaciones familiares en Grecia, la it girl ha vuelto a confiar en un vestido de lunares para una nueva salida de fin de semana ratificando lo que era un secreto a voces.

En esta ocasión la hija de Marie-Chantal Miller ha recurrido a un favorecedor vestido corto fruncido atado al cuello y con abertura en la zona frontal en delicado color azul marino con estampado de lunares en blanco. Una propuesta de la firma Magda Butrym que incluía flor de gran tamaño a juego (desmontable).

Photo credit: Instagram @olympiagreece
Photo credit: Instagram @olympiagreece

La pieza en cuestión forma parte de la nueva colección de la casa y está disponible en la página web por 1280 euros.

En la imagen compartida por Olympia de Grecia en Instagram no podemos ver qué calzado ha elegido para completar el outfit, pero cualquier opción de sandalia de tacón en blanco, nude, beige o incluso colores más llamativos en caso de querer convertir los complementos en protagonistas puede ser una buena fórmula para llevar este vestido de lunares.

Si por el contrario queremos llevarlo en el día a día o confeccionar un estilismo más casual e informal las sandalias o zapatos planos también puede ser una buena opción; el vestido ya cuenta con los requisitos necesarios para lograr convertirse en ese punto de alegría que requiere cualquier look.