Olvida 'El juego del calamar', tu nueva obsesión asiática es 'Dr. Brain'

·5 min de lectura

Justo cuando la manía por El juego del calamar comenzaba a darnos un respiro (a casi dos meses de su estreno), llega otra serie coreana con todas las papeletas para ocupar su lugar. El fenómeno de las historias asiáticas no ha hecho más que empezar con todas las plataformas streaming invirtiendo en aquel lado del mundo con un hambre de éxito voraz (Netflix, Disney, Apple TV+, etc. están ahora mismo instalando oficinas o apostando en producciones por allí), y después del punto de inflexión que ha marcado la serie más vista en la historia de Netflix ya tenemos otra serie capaz de servir de reemplazo.

Les hablo de Dr. Brain, una historia que mezcla drama, misterio e intriga, con toques de fantasía, ciencia ficción y situaciones imposibles que la convierten en la serie más imprevisible del momento. Y por eso, la más adictiva.

Imagen de Dr. Brain (cortesía de Apple TV+)
Imagen de Dr. Brain (cortesía de Apple TV+)

Después de caer rendidos ante la idea extrema que propuso El juego del calamar, su furor viral en redes sociales y las sorpresas que fuimos descubriendo tras su visionado, es hora de mirar hacia delante. Y afortunadamente no hizo falta mucho tiempo para encontrar una nueva obsesión asiática.

Dr. Brain es la nueva serie de Apple TV+, la plataforma que muchos miran de reojo como la hermana pequeña de la industria streaming pero que cada vez comienza a dar más la nota. Es decir, tendrá pocas series de producción propia pero tienen su punto. La gran mayoría son recomendables según el género que representen, como es el caso de Ted Lasso, Servant, Mythic Quest, Defender a Jacob, Fundación, Dickinson, Little America, Schmigadoon! y otras. Dr. Brain es la primera serie coreana de Apple TV+, estrenada justamente para coincidir con el lanzamiento del servicio en Corea del Sur. Al momento de escribir este artículo ya tenemos dos capítulos disponibles en la plataforma (de los seis que la conforman, estrenando uno nuevo cada viernes a primera hora).

Para empezar quiero dejar claro que Dr. Brain y El juego del calamar son series completamente diferentes. No les hablo de una serie que repite la idea de los juegos de supervivencia como hicieron otras historias resurgidas a raíz del éxito del calamar como Alice in Borderland. Ni tampoco se trata de una tentativa menos interesante como fue Mi nombre, que simplemente le sirvió a Netflix como método para aprovechar el éxito de El juego del calamar pero con una serie menos sorpresiva, sólida y con un buen primer episodio para el enganche fácil, pero carente de la misma originalidad.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

No, Dr. Brain vive en otras ligas. Pero ni es un drama ni ciencia ficción. Es una mezcla de todo un poco, con dosis de thriller, misterio y bizarradas para dejarnos a cuadros. En esta serie creada por Kim Jee-woon -un maestro del terror y thriller sangriento, director de 2 Hermanas (2003) entre muchas otras- descubrimos a un protagonista inusual: un científico especializado en el cerebro que padece de un trastorno de sociopatía, sin empatía ni expresión de sentimientos. Lee Sun-kyun se mete en la piel de Sewon, un hombre al que conocemos desde pequeño siendo testigo de la muerte accidental de su madre para convertirse de repente en objeto de estudio debido a su cerebro peculiar.

De esta manera descubrimos que a eso se dedica de adulto. Es un médico brillante que está desarrollando un experimento que pretende trasladar recuerdos de un cerebro a otro. El experimento es un éxito en ratones, sin embargo el hospital se niega a permitirle experimentar en humanos hasta que no siga el protocolo pertinente. Algo que puede llevar un par de años. Pero Sewon está impaciente. Su hijo ha muerto hace poco tiempo en una explosión y su esposa está en una especie de coma. Algo le dice que hay un misterio por resolver, algo no le cuadra sobre lo sucedido y emprende entonces el experimento en sí mismo con tal de conseguir los recuerdos de otros que puedan darle pistas suficientes.

Pero el experimento está en sus primeras fases. Ni siquiera él conoce las consecuencias o efectos secundarios que puede tener, derivando así en una serie plagada de sorpresas donde el protagonista juega a Frankenstein trasplantándose recuerdos de aquí y allí, viviendo alucinaciones y transformaciones sensoriales completamente inesperadas para el espectador. Todo esto mientras vamos desenmarañando con él el misterio que pretende descifrar.

Imagen de 'Dr. Brain' (cortesía de Apple TV+)
Imagen de 'Dr. Brain' (cortesía de Apple TV+)

Es cierto que por momentos la serie puede rozar el absurdo (al igual que El juego del calamar lo hizo en alguna ocasión… ejem, ¿el final?), pero esa es su intención. Dejarte a cuadros, sorprender de golpe y sin aviso. De esta manera, y en dos episodios, no decae en ningún momento. Todo lo contrario, se la pasa sorprendiendo con cada giro argumental que va dando.

Cuando se estrenó El juego del calamar enseguida surgieron artículos enumerando historias similares dado que el público estaba buscándolas para continuar el fenómeno, y había muchas (Alice in Borderland, Cube, 3%, Battle Royale, Los juegos del hambre, por nombrar algunas). El juego del calamar es original en cuanto a la labor que hizo su creador diseñando una serie que escondía decenas de sorpresas, pero no es que su premisa principal lo fuera. Existen muchísimas historias distópicas con juegos de supervivencia en cine y series. Pero no creo que exista nada como Dr. Brain en las plataformas modernas. Esta especie de Origen con un toque de Frankenstein y otro tanto de Línea mortal y hasta La mosca es una verdadera apuesta adictiva, tan absurda como inteligente, para quedarse completamente prendado cada semana.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente