Olivia Wilde demuestra que el vestido negro no es aburrido con este detalle

·2 min de lectura
Photo credit: Dia Dipasupil - Getty Images
Photo credit: Dia Dipasupil - Getty Images

De la Mostra veneciana al Festival de Cine de San Sebastián y, de ahí, al Lincoln Square Theater a presentar la película Don't worry darling (No te preocupes, querida). A las puertas de estrenar la película que dirige, Olivia Wilde no para. En menos de una semana ya ha estado en tres enclaves diferentes y en los tres ha irradiado estilo con sus looks.

Si en el primero deslumbró con un vestido amarillo de corte griego y, en el segundo, sorprendió enfundada en un atuendo de Valentino de lentejuelas verde, ahora la cineasta y actriz ha vuelto a acaparar la atención con un vestido negro con falda sirena y de manga larga acompañada del elenco de la producción en el photocall del teatro neoyorquino.

image id='96f97266-6690-4a9b-9c73-17bb6948210f' mediaId='af0d938f-853d-40ed-95c4-34f166b0b059' align='center' size='medium' share='false' caption='' expand='' crop='original'][/image]

Con Harry Styles posando también en este mismo evento vistiendo un conjunto de terciopelo y raya diplomática, Olivia Wilde dejó a un lado la excentricidad y decidió apostar sus cartas a la sencillez y discreción, pero no la monotonía, ya que deslumbró al darse la vuelta y enseñar su espalda con maxiescote y lazo, detalle que sumó un punto diferenciador a la prenda.

Photo credit: Kevin Mazur - Getty Images
Photo credit: Kevin Mazur - Getty Images

La que en su día alcanzara la fama, sobre todo, por protagonizar la serie House, se unió a una de las corrientes de moda que imperan este año: la de recuperar las estéticas de los años 2000. Lo hizo sumando una tendencia nostálgica que muchas adolescentes llevaban a comienzos de siglo en su versión de goma para el día a día y en la de madera para las ocasiones más formales: una superposición de brazaletes. Olivia Wilde añadió varios de estos accesorios en sus dos brazos, así como diferentes anillos grandes que dejó ver con sus uñas pintadas en color burdeos.

Quedan tan solo tres días para que la esperada película de Don't worry darling salga a la luz en cines. Una fecha que pondrá el broche final a este frenético ritmo de eventos a los que asisten Olivia Wilde y Harry Styles a propósito de su promoción inaugural.