Olivia Wilde confirma desde Venecia que las 'balayage' no han muerto

·3 min de lectura
Photo credit: Alessandra Benedetti - Corbis - Getty Images
Photo credit: Alessandra Benedetti - Corbis - Getty Images

La proliferación de nuevas técnicas para la realización de mechas, como las babylights o el melting, la técnica conocida como el balayage de 2021, ha desbancado ligeramente las balayage, un fenómeno que llegó muy fuerte y se mantuvo en la cúspide de las tendencias durante muchos años.

Tras su popularidad llegaron otras versiones como el contouring capilar, que permanece como una de las técnicas más usadas en los salones. Sin embargo son muchas las voces que afirman que las balayage han pasado a mejor vida. Y es que la tendencia marca coloraciones mucho más suaves en las que el rubio se funde delicadamente con la base natural, algo que no ocurre en el balayage, una técnica en la que los medios y las puntas quedan notablemente más claras que las raíces.

Photo credit: Alessandra Benedetti - Corbis - Getty Images
Photo credit: Alessandra Benedetti - Corbis - Getty Images

Contra todo pronóstico, la actriz Olivia Wilde ha desmentido esta desaparición de las mechas que tantos suspiros arrancaron. Lo ha hecho desde la ciudad que se está llevando toda la atención durante estos días. La actriz y directora, que presenta estos días en el Festival de cine de Venecia su película Don't worry darling, se dejó ver con un llamativo look verde firmado por Chanel con el que destacaron sus mechas balayage.

Si estás pensado que puede ser casualidad, no lo es. En este tipo de apariciones tan mediáticas, todos los detalles de la estética de las actrices se cuidan al milímetro. Durante los días previos se hacen varias pruebas con distintos estilismos, peinados y maquillajes. Entre ellos, los asesores de la celebrity en cuestión, deciden junto a ella cuál será el look final.

Photo credit: Stephane Cardinale - Corbis - Getty Images
Photo credit: Stephane Cardinale - Corbis - Getty Images

Olivia ha llevado su característica melena por debajo de los hombros, semiondulada y ha coloreado los medios y las puntas con un rubio dorado que destaca los volúmenes de su rostro y agrega luminosidad a sus facciones. A pesar de que los rubios más fríos son los más solicitados, la realidad es que deberíamos buscar la tonalidad que mejor empasta con los colores que se encuentran de forma natural en nuestra piel, ojos y el propio cabello. Y si estos son cálidos, lo más recomendado es que apostemos por un rubio cálido, como ha hecho Olivia.

¿Qué diferencia hay entre balayage y babylight?

Se trata de dos técnicas muy diferentes. En la primera se deja la raíz natural, o en un tono más oscuro, y la claridad se concentra de medios a puntas, creando un degradado, natural e integrado. Son el resultado de haber suavizado al técnica de las mechas californianas en las que el contraste entre medios y puntas era mucho mayor y estaba menos integrado.

Por el contrario, el babylight es una técnica que imita el cabello natural de los bebés y, por tanto, se trabaja desde arriba, en mechones muy finos, tratando de aportar claridad a toda la melena, desde la raíz a la punta. Para no crear un efecto artificial, se debe trabajar con un tono –o como mucho dos– por debajo del color de la base, si no, el resultado será demasiado artificial y recordará a las mechas chunky que relevaron a las mechas californianas y que ahora están volviendo. Por su naturaleza, las mechas babylights están pensadas para cabellos castaños o rubios oscuros.